Museo

El Louvre ( París), el museo más visitado del mundo durante 2009.[1]

Un museo (del latín musēum y este a su vez del griego Μουσείον) es una institución pública o privada, permanente, con o sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y su desarrollo, y abierta al público, que adquiere, conserva, investiga, comunica, expone o exhibe, con propósitos de estudio y educación, colecciones de arte, científicas, entre otros, siempre con un valor cultural, según el Consejo Internacional de Museos (ICOM).[2] La ciencia que los estudia se denomina museología, la técnica de su gestión museografía y la administración de los mismos, museonomía.

Los museos exhiben colecciones, es decir, conjuntos de objetos e información que reflejan algún aspecto de la existencia humana o su entorno. Este tipo de colecciones, casi siempre valiosas, existen desde la Antigüedad: En los templos se guardaban objetos de culto u ofrendas que de vez en cuando se exhibían al público para que pudiera contemplarlos y admirarlos. Lo mismo ocurría con los objetos valiosos y obras de arte que coleccionaban algunas personas de la aristocracia en Grecia y en Roma; los tenían expuestos en sus casas, en sus jardines y los enseñaban con orgullo a los amigos y visitantes. Es en el Renacimiento cuando se da el nombre de "museo" tal y como lo entendemos hoy a los edificios expresamente dedicados la conservación y exposición de sus colecciones permanentes. Por otra parte están las galerías de arte, donde se muestran pinturas y esculturas, en exhibiciones temporales, sin que necesariamente posean colecciones permanentes. Su nombre deriva de las galerías (de los palacios y castillos), que eran los espaciosos vestíbulos de forma alargada, con muchas ventanas o abiertos y sostenidos por columnas o pilares, destinados a los momentos de descanso y a la exhibición de objetos de adorno, muchas veces obras de arte.

Un museo en la actualidad es un establecimiento complejo que requiere múltiples cuidados. Suele estar dotado de una amplia plantilla de trabajadores de las más diversas profesiones. Generalmente cuentan con un director y uno o varios conservadores, además de restauradores, personal de investigación, becarios, analistas, administradores, conserjes, personal de seguridad, entre otros. Los expertos afirman que el verdadero objetivo de los museos debe ser la divulgación de la cultura, la investigación, las publicaciones al respecto y las actividades educativas. En los últimos años ha surgido la idea de las exposiciones itinerantes en las que museos de distintas ciudades aportan algunas de sus obras para que puedan verse todas reunidas en un mismo lugar.

Actualmente existen una gran variedad de museos: museos de arte, museos históricos, museos de cera, museos de ciencias y técnica, museos de historia natural, museos dedicados a personalidades y museos arqueológicos, por nombrar solo algunos.

En 1977 la ONU declaró el 18 de mayo como Día Internacional de los Museos.

Museo Marítimo de Szczecin, Polonia.

Historia

En su origen, un museo era un templo de musas, un lugar sagrado que ellas frecuentaban, y no hay que olvidar que, en su origen, las musas eran las diosas de la memoria. Más tarde, en Alejandría durante la época de la dinastía Ptolemaica, Ptolomeo I,[3] levantó un museo dedicado al desarrollo de todas las ciencias y servía además para las tertulias de los literatos y sabios que vivían allí, bajo el patrocinio del Estado. En aquel museo se fue formando poco a poco una importante biblioteca: la Biblioteca de Alejandría.

Los escritores latinos señalan la existencia de un significado adicional de "museo". Todo parece indicar que así llamaban en la antigüedad romana a unas grutas con unas características especiales, y que, situadas dentro de las villas, sus propietarios las utilizaban para retirarse a meditar.

Las primeras colecciones del arte las encontramos en los peristilos de los templos antiguos. Delfos, la ciudad de los oráculos, se gloriaba de poseer un tesoro de esta especie repartido en tantas salas como diversos pueblos había: el templo de Juno en Samos y la Acrópolis de Atenas estaban llenos de obras maestras del arte. Los sucesores de Alejandro Magno se esforzaron en reunir esculturas de todas clases. Con ellas hacían más ostentosas sus marchas de triunfo y además las empleaban en el embellecimiento de sus capitales: el arte, en estas ocasiones, daba vida y movimiento al cuadro.[4]

Roma siguió este ejemplo. Las imágenes de los dioses de los pueblos vencidos formaron parte del cortejo del vencedor y vinieron en el mismo lugar que los prisioneros. Entre los emperadores romanos, Nerón hizo venir de Delfos 500 estatuas para adornar su palacio imperial y aumentar el lujo y la pompa del mismo. Todo esto, sin embargo, no formaba aún lo que llamamos hoy un museo. Los edificios públicos y los palacios estaban adornados con mucho gusto. El arte se mezclaba allí con la naturaleza viva.

Al principio del siglo XV, Roma solo poseía cinco estatuas antiguas de mármol y una de bronce. Bien pronto se abrió en Florencia una nueva era para las artes. En el siglo de los Médici les dio un impulso poderoso. Cosme I de Médici se dedicó a reunir antigüedades y echó así los cimientos del célebre museo de Florencia.[4]

Varias familias nobles de Roma y de Italia participaron de esta inclinación: se emprendieron con algunas excavaciones y se continuaron con perseverancia. Estas colecciones empezaron a formarse al mismo tiempo que las de medallas. La familia de Este fue la primera que formó un gabinete de piedras grabadas: las inscripciones que en ellas se leían oscilaron hasta el más alto punto el interés y la curiosidad. La civilización que entonces renacía necesitaba para enlazarse con la civilización antigua y descansar así sobre una base de todas las máximas que la antigüedad había dejado escritas. El gusto por las medallas y las piedras grabadas trajo bien pronto en pos de sí el de las estatuas: estas, sin embargo, permanecieron largo tiempo donde podían servir de adorno en las bibliotecas, en los salones de los palacios de los príncipes y gustaba aún el verlas en parajes abiertos. Bajo este punto de vista, la disposición de las antigüedades en la ciudad borgesa era admirable: desgraciadamente, cuando volvieron a Italia las preciosidades que se le habían arrancado, no pudo reclamar sus despojos, porque Francia las había comprado.[4]

El Museo Ashmolean de Arte y Arqueología, situado en Oxford, abrió sus puertas en 1683, cuando la universidad de dicha ciudad decidió mostrar al público la colección que Elias Ashmole le había legado cuatro años antes. El edificio destinado a alojarla, se convirtió así en el primer lugar de exposición abierto al público de forma permanente.[6]

Luego de la Primera Guerra Mundial (1918) surgió la Oficina Internacional de Museos, la cuál estructuró los criterios museo gráficos cuyos programas y soluciones técnicas son vigentes hoy en día. En 1945 surge el Consejo Internacional de Museos (ICOM, por sus siglas en inglés) y en 1948 aparece la publicación periódica Museum mediante la cual se difunden hasta hoy en día las actividades de los museos en el mundo.

Other Languages
Afrikaans: Museum
Alemannisch: Museum
aragonés: Museu
العربية: متحف
ܐܪܡܝܐ: ܒܝܬ ܥܬܩܐ
azərbaycanca: Muzey
башҡортса: Музей
Boarisch: Museen
беларуская: Музей
беларуская (тарашкевіца)‎: Музэй
български: Музей
বাংলা: জাদুঘর
brezhoneg: Mirdi
bosanski: Muzej
català: Museu
کوردیی ناوەندی: مۆزەخانە
čeština: Muzeum
kaszëbsczi: Mùzeùm
Чӑвашла: Музей
Cymraeg: Amgueddfa
dansk: Museum
Deutsch: Museum
Zazaki: Muze
Ελληνικά: Μουσείο
emiliàn e rumagnòl: Muśèo
English: Museum
Esperanto: Muzeo
eesti: Muuseum
euskara: Museo
فارسی: موزه
suomi: Museo
français: Musée
Frysk: Museum
Gaeilge: Músaem
贛語: 博物館
Gàidhlig: Taigh-tasgaidh
galego: Museo
Avañe'ẽ: Musaróga
客家語/Hak-kâ-ngî: Pok-vu̍t-kón
עברית: מוזיאון
हिन्दी: संग्रहालय
hrvatski: Muzej
Kreyòl ayisyen: Mize
Հայերեն: Թանգարան
Bahasa Indonesia: Museum
Interlingue: Muséo
Ido: Muzeo
íslenska: Safn (stofnun)
italiano: Museo
日本語: 博物館
Basa Jawa: Muséum
ქართული: მუზეუმი
қазақша: Мұражай
한국어: 박물관
Latina: Museum
Ladino: Muzeyo
Lëtzebuergesch: Musée
Limburgs: Museum
lietuvių: Muziejus
latviešu: Muzejs
मैथिली: सङ्ग्रहालय
Basa Banyumasan: Museum
Malagasy: Donia
олык марий: Тоштер
македонски: Музеј
മലയാളം: സംഗ്രഹാലയം
монгол: Музей
Bahasa Melayu: Muzium
Malti: Mużew
မြန်မာဘာသာ: ပြတိုက်
مازِرونی: موزه
Plattdüütsch: Museum
Nedersaksies: Muzijom
नेपाली: संग्रहालय
Nederlands: Museum
norsk nynorsk: Museum
norsk bokmål: Museum
occitan: Musèu
ਪੰਜਾਬੀ: ਅਜਾਇਬਘਰ
polski: Muzeum
پنجابی: میوزیم
português: Museu
Runa Simi: Musiyu
română: Muzeu
русский: Музей
русиньскый: Музей
саха тыла: Түмэл
Scots: Museum
srpskohrvatski / српскохрватски: Muzej
Simple English: Museum
slovenčina: Múzeum
slovenščina: Muzej
shqip: Muzeu
српски / srpski: Музеј
Basa Sunda: Musium
svenska: Museum
Kiswahili: Makumbusho
తెలుగు: సంగ్రహాలయం
тоҷикӣ: Осорхона
Tagalog: Museo
Türkçe: Müze
татарча/tatarça: Музей
українська: Музей
oʻzbekcha/ўзбекча: Muzey
Tiếng Việt: Viện bảo tàng
Winaray: Museyo
ייִדיש: מוזיי
中文: 博物馆
Bân-lâm-gú: Phok-bu̍t-koán
粵語: 博物館