Municipalismo libertario

El municipalismo libertario es una idea de organización política basada en instituciones asamblearias de índole vecinal que, practicando la democracia directa, se federarían en una confederación de municipios o comunas libres, siendo una alternativa al Estado centralizado. Formulada a partir de la tradición localista y municipalista del anarquismo, fue esbozada contemporáneamente por Murray Bookchin.[1]

Principios y objetivo

Está influido por la ecología social y no es sólo una estrategia alternativa al sindicalismo libertario, sino también una crítica al énfasis en lo económico de éste. Para el municipalismo lo importante ya no es sólo la esfera económica, sino la convivencia, en la que ve o pretende el motor del cambio. En este sentido, el municipalismo lucha por la liberación de los municipios, convirtiéndolos en insumisos al poder estatal, con el fin de, llegado a un punto, la organización municipal alternativa –de igual corte federalista- sea un contrapoder eficaz al Estado centralizado y al sistema económico relacionado a este ( mercantilismo, corporativismo, etc.). En este proceso, los municipios libertarios, antes de conseguir el cambio social global, irían definiendo una nueva forma de vida y comunidad practicando los valores éticos y organizativos libertarios y redefiniendo, de igual modo, las relaciones de los humanos en los ecosistemas. Formarían una confederación de municipalidades que terminarían resultando en una ruptura con el Estado-nación. No conviene confundirlo con el municipalismo no libertario, que es el fomento interesado de un determinado reparto de circunscripciones que, sobre la base de efectos distorsores provocados entre otras causas por la Ley D'Hondt, favorece principalmente a los partidos mayoritarios a la hora de repartir los escaños.

Other Languages