Mujer fatal

Mata Hari, bailarina exótica y espía convicta cuyo nombre se hizo sinónimo de mujer fatal en la Primera Guerra Mundial.

Una mujer fatal —de la expresión francesa femme fatale— es un personaje tipo, normalmente una villana que usa la sexualidad para atrapar al desventurado héroe. Se la suele representar como sexualmente insaciable. Aunque suele ser malvada, también hay mujeres fatales que en algunas historias hacen de antiheroínas e incluso de heroínas. En la actualidad, el arquetipo suele ser visto como un personaje que constantemente cruza la línea entre la bondad y la maldad, actuando sin escrúpulos sea cual sea su voluntad.

Historia

Las mujeres fatales han existido, en una u otra forma, en la mitología y el folclor en prácticamente todas las culturas. Entre los primeros ejemplos están la diosa sumeria Ishtar y la bíblica Dalila. La mujer fatal se hizo omnipresente en la cultura occidental a finales del siglo XIX y principios del XX, y aparece en las obras de Oscar Wilde, Edvard Munch y Gustav Klimt, entre otros. Algunos consideran esta popularización como una reacción a los movimientos feministas y al cambio de roles de la mujer en el tiempo. Con la introducción del cine negro en los años 1940, la mujer fatal empezó a florecer en la cultura pop, apareciendo en thrillers de espionaje e historietas como The Spirit de Will Eisner, o Terry y los piratas de Milton Caniff.

En el mundo anglosajón, la mujer fatal es con frecuencia de origen extranjero. Con frecuencia se la retrata como una especie de vampiro sexual, cuyos oscuros apetitos se creía que eran capaces de arrebatar la virilidad y la independencia de sus amantes, convirtiéndolos en una máscara vacía de sí mismos. Solo escapando de sus abrazos podía rescatarse al héroe. En este sentido, en la jerga estadounidense antigua se solía llamar a las mujeres fatales vamps, una palabra asociada con las modas de los años 1920. El término vamp era un apócope de vampire, ‘ vampiro’, llamado así porque los personajes extraían la vida de sus víctimas no necesariamente bebiendo su sangre sino mediante explotación sexual y económica. Un retrato clásico de mujer fatal fue el personaje de Justine en El cuarteto de Alejandría de Lawrence Durrell.

En la ópera y el teatro musical, la mujer fatal suele ser interpretada por una mezzosoprano dramática y es a veces contraste o la enemiga de la ingenua o la dama en apuros.

La imagen arquetípica de la dominatrix sadomasoquista enfundada en cuero negro que se genera en Europa hacia los años 30 del siglo XX constituye otra derivada del mito de la mujer fatal.[1]

Algunos argumentan que este personaje tiene su contrapartida masculina. Algunos ejemplos podrían ser Heathcliff de Cumbres Borrascosas o muchos de los héroes de los libros de Lord Byron.

Las ninjas femeninas, llamadas Kunoichi, representadas en incontables ocasiones, son famosas y legendarias por ser entrenadas con métodos propios de las mujeres fatales, usando su sexualidad con la misma fluidez que sus mortíferas habilidades para asesinar.


Other Languages
azərbaycanca: Füsunkar xanım
brezhoneg: Femme fatale
català: Femme fatale
کوردیی ناوەندی: فیتنە
čeština: Femme fatale
Deutsch: Femme fatale
English: Femme fatale
Esperanto: Fatala virino
euskara: Femme fatale
فارسی: شهرآشوب
français: Femme fatale
Gàidhlig: Tè-bhuairidh
galego: Muller fatal
עברית: פאם פאטאל
hrvatski: Fatalna žena
italiano: Femme fatale
한국어: 팜 파탈
lietuvių: Femme fatale
Nederlands: Femme fatale
norsk bokmål: Femme fatale
polski: Femme fatale
português: Mulher fatal
română: Femeie fatală
srpskohrvatski / српскохрватски: Fatalna žena
српски / srpski: Фатална жена
svenska: Femme fatale
Türkçe: Femme fatale
українська: Фатальна жінка
中文: 致命女郎