Muertes en la carrera espacial

Laika

Laika fue el primer ser vivo que completó un vuelo orbital. Laika fue recogida en las calles de Moscú, junto a otros perros. Los animales fueron entrenados para resistir encerrados en habitáculos pequeños, con aceleración, ruidos y vibraciones.

Fue lanzada con el Sputnik 2 el 3 de noviembre de 1957. La nave no disponía de sistema de regreso a la Tierra, por lo que estaba condenada a morir en el espacio. En un primer momento se dijo que la perra había muerto envenenada de forma controlada, aunque la verdadera causa de la muerte no fue revelada sino hasta décadas después del vuelo (2002). Ésta fue, probablemente, una combinación del estrés sufrido y el sobrecalentamiento ocasionado tal vez por un desperfecto del sistema de control térmico de la nave. Aunque Laika no sobrevivió al viaje, su experiencia demostró que era posible que un organismo soportase las condiciones de microgravedad, abriendo camino así a la participación humana en vuelos espaciales. Tras Laika, no se volvió a lanzar otro ingenio sin un sistema que asegurase el regreso del animal, aunque de los doce perros que la URSS envió en total al espacio sólo cinco llegarían vivos de vuelta a la Tierra.


Other Languages