Movimiento mod

Una fotografía de dos «mods» a mediados de los años 1960 en una Scooter personalizada.

El mod (del inglés «modernist», «modernista») es una subcultura que se originó a finales de los años 1950 en Londres, Inglaterra y alcanzó su punto máximo entre principios y mediados de la década de 1960, y su sofisticación definió la revuelta juvenil de esa época.[3]

Los elementos significativos del movimiento «mod» incluían varios aspectos. Por ejemplo, la moda, a menudo trajes hechos a medida.

Otro aspecto importante era la música, incluyendo el nuevo jazz que venía desarrollándose durante la década de los 50 ( bebop, cool, «modern jazz»), el soul afroamericano, el ska jamaicano, parte de la música beat británica, rhythm and blues estadounidense y su variedad británica o los sonidos de bandas de garage rock estadounidenses y canadienses.

Otro aspecto común era la pasión por las motocicletas Scooter.

La escena «mod» original también fue asociada con bailar toda la noche en las discotecas, avivado por las anfetaminas.[4] Desde mediados de la década de 1960 en adelante, los medios de comunicación utilizaron a menudo el término «mod» en un sentido más amplio para describir cualquier cosa que era considerada popular, de moda, o moderna.

Hubo un «revival mod» en el Reino Unido a fines de los años 1970, que fue seguido por un «revival mod» en Norteamérica a comienzos de la década de 1980, particularmente en el sur de California.[6]

El ideal «mod» nunca murió, simplemente se reinventó a sí mismo de diferentes formas: desde el Londres de finales de los años 50, con los «beatniks» de Soho y su gusto por el bebop, y desde los elegantes «mods» de comienzos de los 60 hasta la aparición de los movimientos skinhead y suedehead que inspiraron la música y el estilo de bandas de los años 80 como Madness, The Beat y The Specials. Está presente también en la escena británica del «northern soul», que vio a miles de jóvenes en el norte de Inglaterra dedicar sus vidas a comprar los más raros discos de soul estadounidense; los «soulboys» de Essex de finales de los 70, los «casuals» de ropa deportiva de comienzos de los 80 y la escena del acid house de finales de esa década. Los «mods» aún viven, en muchos discípulos del hip hop que usan la imagen de los primeros modernistas del jazz. Diferentes nombres, diferentes ropas, diferentes estilos musicales, pero todos unidos por una perspectiva singular de su estilo de vida.

Hoy faltan los presupuestos para vivir como los primeros pioneros del estilo, pero se pueden expresar de otra manera. Hay que seguir adelante. En el fondo esto también es modernismo.

Orígenes

El movimiento «mod» surgió en el Reino Unido y los Estados Unidos en 1960. Los «mods» primigenios eran chicos de clase media que vestían de forma impecable, ya que en un principio, la mayoría eran hijos de familias que se dedicaban al negocio de la sastrería, por lo que tenían acceso a las últimas tendencias en ropa que llegaban al continente europeo, y mostraban interés por las nuevas modas que llegaban, tales como los trajes entallados italianos, y estilos musicales como el soul afroamericano, como el «modern jazz» y el rhythm and blues. Está muy extendida la creencia de que tanto «mods» como sus rivales los «rockers» surgieron a partir de los teddy boys, una subcultura que floreció en Inglaterra en la década de 1950. Los «teddy boys» estaban influidos por el rock and roll estadounidense, vestían al estilo eduardiano y lucían peinados de estilo tupé.

Originalmente el término «mod» describía a los seguidores del «modern jazz», como contraposición a «trad», empleado para calificar a los seguidores del jazz tradicional. Finalmente la definición se extendió más allá del ámbito musical, para incluir otros elementos de la moda y el estilo de vida, como la indumentaria europea continental o el gusto por las motocicletas Scooters. Los «mods» también estaban interesados por el pop art, el cine de la nouvelle vague francesa y la filosofía existencialista. La novela «Absolute Beginners» escrita por Colin MacInnes en 1959 ha sido citada frecuentemente como un retrato de la cultura juvenil londinense de finales de los años 50, que fue la semilla de la escena «mod» en la década siguiente.

Los «mods» frecuentaban clubes («Twisted Wheel Club»), donde podían escuchar su música, lucir su indumentaria y mostrar nuevos pasos de baile ante otros «mods», mientras que por el día desarrollaban trabajos como empleados de oficina o dependientes. Para poder mantener ese ritmo de vida frenético, recurrían frecuentemente al consumo de anfetaminas. En el relato «Underground de Mediodía» incluido en el libro de Tom Wolfe publicado en 1968 La banda de la casa de la bomba y otras crónicas de la era pop se describe el estilo de vida de los «mods» londinenses.

Según fue desarrollándose este estilo de vida y fue extendiéndose a los adolescentes británicos de todos los estratos sociales, los «mods» expandieron sus gustos musicales más allá del jazz y el rhythm and blues, adoptando el soul - particularmente los sellos Tamla-Motown, Atlantic Records y Stax Records-, el ska jamaicano y el bluebeat. Además surgieron diversos estilos de música beat y R&B británicos, con grupos musicales como Small Faces, The Who, The Animals, The Yardbirds, The Kinks y Spencer Davis Group. Otras bandas menos conocidas asociadas con la escena «mod» fueron The Action, The Zombies, Gerry and the Pacemakers, Zoot Money, The Creation y John's Children. Además, programas televisivos con actuaciones de los grupos de moda, cobraron gran popularidad, como «Ready Steady Go!», cuya presentadora, Cathy McGowan, llegó a ser conocida como la «Reina de los Mods» -sobrenombre otorgado en ocasiones a la cantante soul británica Dusty Springfield y a la modelo Twiggy-, siendo un hecho insólito para la época el que una presentadora de televisión tuviera acento obrero.

Su vehículo habitual era la motocicleta Scooter, típicamente Lambretta o la Vespa. La principal razón del uso de la «scooter» radicaba en que el transporte público dejaba de operar relativamente temprano y las «scooters» eran más baratas que los coches. Después de que se instituyera una ley exigiendo, al menos, un espejo retrovisor en cada moto, los «mods» añadieron cantidades ingentes de ellos a sus vehículos -siendo habitual incluso llevar más de 10- como una forma de burla hacia la nueva ley; también las decoraban con adornos elegantes. Estos adornos fueron típicos durante los años 1963 y 1964, aunque se retornó a una estética más sencilla y minimalista posteriormente. Un ejemplo se puede ver en la portada del disco de Quadrophenia, de The Who, en la que aparece el personaje principal de la ópera rock, Jimmy, mirando sus cuatro espejos retrovisores.

Los «mods» siempre se han unido por la música. El nombre que los identifica proviene de su interés por la moda y las nuevas tendencias y de su fanatismo por el «modern jazz», aunque también se hicieron adeptos a otras corrientes 'modernas' de la época como el arte, la literatura y la filosofía.

Los jóvenes seguidores de otra subcultura juvenil conocida como «rockers» -asociada con motos y cuero- en ocasiones tuvieron enfrentamientos violentos con los «mods», que degeneraron en batallas campales en ciudades costeras vacacionales, como Brighton, Margate y Hastings en 1964. A consecuencia de estos acontecimientos hubo cierto debate social sobre la 'juventud moderna' en el Reino Unido durante los primeros años de la década de 1960. Estos conflictos inspiraron la novela de Anthony Burgess La naranja mecánica, en la que su antihéroe es una especie de «mod» futurista, y la película Quadrophenia, inspirada en el álbum homónimo de The Who.

Other Languages
asturianu: Movimientu mod
català: Mod
čeština: Mod (subkultura)
euskara: Mod
magyar: Mod
italiano: Mod
日本語: モッズ
lietuvių: Modai
Nederlands: Mod (subcultuur)
norsk nynorsk: Mod-kulturen
norsk bokmål: Mod (subkultur)
polski: Mods
português: Mod
русский: Моды
slovenčina: Mods
svenska: Mods
中文: 摩斯族