Movimiento anglicano de Continuación

El Movimiento Anglicano de Continuación es un grupo de iglesias cristianas herederas de la tradición anglicana, que bajo el liderazgo y la dirección del Obispo Albert Arthur Chambers se separaron de la Comunión Anglicana de Canterbury o de alguna provincia de ella debido a su rechazo hacia lo que perciben como un alejamiento de la ortodoxia por la iglesia oficial de Canterbury. El movimiento se originó primero en la Iglesia Episcopal en los Estados Unidos de América (ECUSA) y también en la Iglesia Anglicana del Canadá. Las iglesias relacionadas en otros países, como la Iglesia Católica Anglicana en EE.UU , Canada y Australia y la Iglesia de Inglaterra (Continuación) fueron fundadas posteriormente. Las políticas y doctrinas oficiales de las Provincias de la Comunión Anglicana que más han contribuido al surgimiento y fundación de iglesias de "Continuación" han sido la aprobación del sacerdocio femenino y la introducción de versiones revisadas heterodoxas del Libro de Oración Común, que desechan las ediciones históricas, ortodoxas y clásicas del L.O.C. de 1928 para América y de 1962 para Canadá.Una de las carecteristicas fundamentales de la Iglesias Continuantes Anglicanas es una teología y cuerpo doctrinal basado en la Afirmación de San Louis, y la Sucesión Histórica del Ministerio, que emerge directamente de las Consagraciones hechas por el Obispo Albert Chambers.

Establecimiento

En 1976, la Convención General de la Iglesia Episcopal en los Estados Unidos de América aprobó la ordenación de mujeres al sacerdocio y al episcopado, del mismo modo, adoptó provisionalmente un nuevo y doctrinalmente polémico Libro de Oración Común, más tarde reconocido como "Versión de 1979". Durante el año siguiente (1977), varios miles de clérigos y laicos episcopalianos discrepantes de aquellas decisiones y acciones respondieron con un encuentro en San Luis (Missouri), bajo el auspicio de la Fraternidad de Clérigos Preocupados (Fellowship of Concerned Churchmen) llamado Congreso de St. Louis en donde adoptaron su declaración teológica fundamental, la Afirmación de San Luis. Tal documento expresaba su determinación de "seguir en la fe católica, el orden apostólico, la adoración ortodoxa y el testimonio evangélico de la iglesia anglicana tradicional, haciendo todas las cosas necesarias para la continuación de la misma".

Tras esta reunión surgió de hecho una nueva iglesia con el nombre provisional de Iglesia Anglicana en América del Norte. El primer obispo de esta iglesia fue el reverendísimo Charles D. D. Doren, consagrado por un obispo emérito de ECUSA, el reverendísimo Albert Chambers, junto el Obispo Francisco de Jesus Pagtakhan de la Iglesia Católica Independiente de Filipina y, aunque se le esperaba como tercer obispo participante en la consagración de Doren, el reverendísimo Mark Pae, de la Iglesia Anglicana de Corea envió en su lugar una carta de consentimiento. Las consagraciones de obispos en el anglicanismo normalmente implican la participación de tres obispos ya consagrados como una garantía de los méritos del candidato, pero hay muchos casos en la historia de la Iglesia en que solo un obispo pudo consagrar, y éstas no han sido consideradas consagraciones inválidas por el solo hecho de faltar alguno de los tres obispos acostumbrados.

Durante el proceso de ratificar la Constitución de la nueva iglesia, se desarrollaron varias disputas entre las diócesis involucradas, lo que resultó en dos nuevas iglesias estadounidenses y una canadiense. Estas son: la Iglesia Anglicana Católica, la Diócesis de Cristo el Rey (más tarde renombrada como Provincia Anglicana de Cristo el Rey), y la Iglesia Católica Anglicana del Canadá. Varios años después de estos hechos, se fundó también la Iglesia Episcopal Unida de América del Norte.

Other Languages