Movimiento activista pedófilo

Este artículo trata de la pedofilia como una reivindicación sexual; para la perspectiva médico-legal sobre el tema, véase pedofilia.

El movimiento activista pedófilo, referido por algunos partidarios como el «movimiento del amor hacia los niños», es un movimiento social que abarca una variedad amplia de opiniones y aboga por la aceptación social de la atracción romántica y/o sexual de los adultos hacia los niños (véase pedofilia) y por específicos cambios en las leyes criminales y respuestas culturales que conciernen a la pedofilia. Actualmente se criminaliza la práctica de esta conducta por considerársela como un trastorno o patología sexual.

Las metas del activismo pro-pedofilia incluyen:

  • La derogación de las leyes de edad de consentimiento, a efectos de eliminar de la legislación el uso de la edad como un criterio válido para identificar el abuso sexual infantil o, como una medida provisoria, la disminución progresiva de esa edad.
  • La eliminación de la clasificación de la pedofilia como una parafilia por parte de la Organización Mundial de la Salud, la American Psychiatric Association (Asociación Americana de Psiquiatría) y otras instituciones altamente reconocidas.

Los activistas pro-pedofilia también promueven el uso de eufemismos tales como “pedosexual”, “boylove(r)”, “girllove(r)”, y “childlove(r)”,[3]

Definición de pedofilia

La definición de pedofilia es fundamental para el estudio y el entendimiento de las vindicaciones de los activistas pedófilos, y puede variar según el país, el idioma, el criterio utilizado y las leyes locales sobre la edad de consentimiento, siendo más relevantes aquí la definición científica y la definición jurídica.[4]

La definición científica es aquella de la Organización Mundial de la Salud[5]

La definición jurídica considera la pedofilia como la atracción sexual de los adultos por cualquier niño o adolescente bajo la edad mínima para el consentimiento sexual, según las leyes de cada país o jurisdicción. Las relaciones sexuales con personas por debajo de esta edad son legalmente consideradas como abuso sexual.

Por su parte, los activistas pedófilos afirman que «el deseo afectivo-sexual (de los pedófilos) hacia los niños es comparable al de cualquier otra orientación sexual» y exigen que no se relacione la pedofilia con los abusos sexuales ni se consideren sistemáticamente abusivas las relaciones afectivo-sexuales entre adultos y niños.

Other Languages