Movimiento Rupestre

El Movimiento Rupestre es un colectivo musical mexicano surgido a finales de 1983 en el cual un grupo de artistas que, a falta de recursos para formar bandas con instrumentos eléctricos, presentaron su propuesta sólo acompañados de su guitarra, un teclado o armónica y cuya riqueza estriba en sus letras, muchas veces complejas y más cercanas al folk. Este movimiento buscaba espacios en la ciudad donde pudieran tocar su música. Una de las primeras presentaciones como Rupestres se llevó a cabo en la presentación del libro Crines en la sala Ollin Yoliztli, siendo el Tríptico Rupestre conformado por Rafael Catana, Rodrigo González y Fausto Arellín, quien más que tener una presentación individual acompañaba a los otros dos músicos en sus canciones.

El apelativo “Rupestre” fue finalmente forjado por Rodrigo de Oyarzabal tras sintetizar el nombre de un ciclo de conciertos que se realizarían en el Museo del Chopo durante la dirección de Angeles Mastretta, los días 15,16 y 22 de noviembre de 1983 por iniciativa de Jorge Pantoja quien solicitó a Rafael Catana y Rodrigo González un título para el ciclo de tocadas, quienes lo nombraron 2º Festival de la Canción Rupestre. El ciclo de 54 días sería ambientado por 7 cantantes: Rodrigo González y Roberto González el primer día, el segundo día tocarían Jaime López, Cecilia Toussaint, Eblem Macari, Rafael Catana, Mario Mota y Fausto Arrellín, el último día Guillermo Briseño, Alejandro Lora, Roberto Ponce y el grupo Zen estarían en el escenario.

El también llamado «Colectivo Rupestre» definido así por Rodrigo González ( Rockdrigo): «¡Las novias van y vienen, pero las pajas no se detienen! que no tenemos voz de tenor y que no componemos como los grandes de la sabiduría estética, y que no tenemos un equipo electrónico sofisticado de sintetizadores y efectos muy locos. Somos rupestres porque somos músicos marginados y queremos romper con el panfleto y la etiqueta que casi todos los artistas acostumbran usar para identificarse con los demás. No contamos con los suficientes recursos económicos para grabar profesionalmente y mucho menos, para ser completamente independientes, vivimos de la música y pretendemos darle un nuevo enfoque para hablar más de lo cotidiano, de lo espiritual y lo urbano.»

Entre los compositores y cantantes representativos de este movimiento se encuentran Rodrigo González, Fausto Arrellín, Nina Galindo, Carlos Arellano, Armando Rosas, Roberto Ponce, Roberto González, Rafael Catana Gerardo Enciso y ahora en estos nuevos tiempos el movimiento rupestre toma su "segundo aire" con músicos como Armando Palomas Miguel Ramirez kaminadordebanketas y Jesus Alvarado por mencionar algunos.

Manifiesto Rupestre

"No es que los rupestres se hayan escapado del antiguo Museo de Ciencias Naturales ni, mucho menos, del de Antropología; o que hayan llegado de los cerros escondidos en un camión lleno de gallinas y frijoles.

Se trata solamente de un membrete que se cuelgan todos aquellos que no están muy guapos, ni tienen voz de tenor, ni componen como las grandes cimas de la sabiduría estética o (lo peor) no tienen un equipo electrónico sofisticado lleno de sinters y efectos muy locos que apantallen al primer despistado que se les ponga enfrente. Han tenido que encuevarse en sus propias alcantarillas de concreto y, en muchas ocasiones, quedarse como el chinito ante la cultura: nomás milando. Los rupestres por lo general son sencillos, no la hacen mucho de tos con tanto chango y faramalla como acostumbran los no rupestres pero tienen tanto que proponer con sus guitarras de palo y sus voces acabadas de salir del ron; son poetas y locochones; rocanroleros y trovadores. Simples y elaborados; gustan de la fantasía, le mientan la madre a lo cotidiano; tocan como carpinteros venusinos y cantan como becerros en un examen final del conservatorio..."[1]


Other Languages