Movimiento Revolucionario Túpac Amaru

Movimiento Revolucionario Túpac Amaru
Flag of the MRTA.svg

Activa 22 de enero de 1984 - 22 de abril de 1997
País Bandera de Perú  Perú
Tipo Terrorista[2]
Acuartelamiento Desconocido
Equipamiento Armas de guerra y dinamita
Comandantes
Comandantes
notables
Víctor Polay Campos (líder y fundador, actualmente preso y condenado a 35 años de prisión)
Cultura e historia
Mote MRTA
Lema Patria o Muerte, Venceremos
Colores Rojo, blanco y negro
[ editar datos en Wikidata]

El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) fue una organización subversiva peruana de corte marxista-leninista, guevarista y antiimperialista[10]

El MRTA se sirvió de asesinatos selectivos, emboscadas y atentados con coches bomba para atacar principalmente a instituciones armadas del Estado (el ejército y la policía). Al mismo tiempo, funcionaron guerrillas emerretistas uniformadas en las regiones de la selva alta peruana.
A diferencia de Sendero Luminoso, y en forma similar a otras organizaciones armadas americanas con las que mantuvo vínculos, el MRTA reivindicaba sus acciones y sus miembros usaban distintivos para diferenciarse de la población civil. En general se abstuvo de atacar a la población inerme y en algunas coyunturas dio muestras de estar abierto a negociaciones de paz. Sin embargo, como indica la CVR, el MRTA incurrió también en acciones criminales, asesinato de civiles, toma de rehenes y la práctica sistemática del secuestro, crímenes que violan la libertad de las personas y el derecho internacional humanitario que el MRTA afirmaba respetar. Cabe resaltar también que el MRTA asesinó a disidentes de sus propias filas,[11] y que hubo algunos combates entre el MRTA y Sendero Luminoso.

El MRTA fue liderado por su fundador Víctor Polay Campos hasta su recaptura y encarcelamiento en julio de 1992, secundado en la línea de mando por Peter Cárdenas Schulte, jefe de los llamados comandos especiales del MRTA. Tras la captura de Polay, asumió como líder el insurgente Néstor Cerpa Cartolini hasta su muerte en la Operación Chavín de Huantar el 22 de abril de 1997, cuando las fuerzas armadas peruanas recuperaron el control de la Embajada Japonesa en Lima tomada por asalto el 17 de diciembre de 1996 por un comando de 14 guerrilleros del MRTA, liderados por el mismo Cerpa Cartolini.

En la actualidad, esta organización se encuentra desarticulada en el plano militar, pero hay indicios de que algunos de sus exmiembros estuvieron intentando reconstruir una estructura organizativa al menos hasta la primera década del siglo XXI,[14]

Principales acciones terroristas

Las acciones más importantes de este grupo fueron asesinatos de policías, militares y civiles [ cita requerida], atentados con coches bomba, secuestros, el derribo de torres de alto voltaje e incursiones con armas de guerra en centros urbanos, incluyendo a Lima. Dichas acciones fueron el principal mecanismo para hacer notar su descontento con sectores públicos y privados peruanos. Se estima en 1039 las víctimas de sus acciones a lo largo de los años, un 1,5 % del total de víctimas de la guerra interna en Perú (1980-2000), de acuerdo con la Comisión de la Verdad. A diferencia del movimiento senderista, los miembros del MRTA vestían uniforme durante las acciones militares para no ser confundidos con la población civil en las zonas altoandinas, pero en las ciudades se encubrían entre la población civil.

La práctica del secuestro

Cuando la privación a la libertad personal se realiza por un grupo armado de manera generalizada o sistemática, constituye un crimen de lesa humanidad.[16] por lo que sus objetivos eran usualmente empresarios de grandes negocios.

A partir del secuestro del empresario televisivo Héctor Delgado Parker (1989) el MRTA implantó en Lima las llamadas "cárceles del pueblo", socavones excavados en sótanos de domicilios particulares. Eran espacios reducidos, precarios e insalubres, en donde los secuestrados eran sometidos a interrogatorios llamados "juicios populares" a la espera del pago por el rescate. En la práctica eran auténticos centros de tortura física. Esta práctica se hizo extensiva en los años 1992 y 1993, tras lo cual disminuyó su número.[17]

Los miembros del MRTA actuaban con gran precisión al momento de la aprehensión de sus víctimas. En muchos casos, disparaban a sangre fría contra quienes trataban de impedir el secuestro o incluso contra sus víctimas si estas ofrecían resistencia, como fue el caso del empresario vidriero Pedro Miyasato Miyasato, realizado el 22 de abril de 1993.[18] Además, según la CVR, el cautiverio implicó tratos crueles, inhumanos y degradantes [ cita requerida].

Acciones contra minorías sexuales

Según Movimiento Homosexual de Lima (MHOL) se calcula que las víctimas mortales por parte de Sendero Luminoso y el MRTA durante el conflicto armado interno alcanzarían la cifra de 500 personas.[19]

El 31 de mayo de 1989, un grupo de seis emerretistas ingresó violentamente a un bar en la ciudad de Tarapoto y asesinó a ocho travestis. Pocos días después, el semanario Cambio, órgano oficioso del MRTA, reivindicó la acción y alegó que se debió a la supuesta protección que las fuerzas del orden dispensaban a «estas lacras sociales, que eran utilizadas para corromper a la juventud». El semanario también mencionaba un asesinato de similares características acaecido en febrero del mismo año, cuando el MRTA ejecutó «a un joven "homo" muy conocido en Tarapoto».[20]

Toma de la residencia del embajador de Japón

El 17 de diciembre de 1996, un grupo armado de 14 miembros del MRTA, al mando de Néstor Cerpa Cartolini, tomó la residencia del embajador japonés en Lima y capturó a 800 rehenes pertenecientes a los sectores más encumbrados de la vida política y económica peruana, siendo la última gran acción terrorista en la historia de Perú. El MRTA exigió, como condición para liberar a los rehenes, que el gobierno peruano, presidido en ese momento por Alberto Fujimori, liberara de las cárceles peruanas a 462 integrantes de este grupo subversivo, exigencia rechazada por el gobierno. El mismo día de la toma, los insurgentes emerretistas liberaron a todas las mujeres y niños así como a aquellos hombres no considerados "objetivo" por el MRTA que se encontraban retenidos en la embajada, como un gesto humanitario, quedando un total de 72 rehenes en su poder. A partir de esta incursión y de su exigencia, empezaría la desarticulación total del MRTA.

El hecho tuvo como desenlace el asalto de la embajada por fuerzas especiales del Ejército del Perú, en un operativo llamado por el ejército como Operación Chavín de Huántar el 22 de abril de 1997. Durante el operativo militar, murieron los 14 guerrilleros incluyendo a Cerpa Cartolini, un rehén (Dr. Carlos Giusti Acuña, Vocal de la Corte Suprema) y dos comandos (Teniente Coronel Juan Valer Sandoval y Teniente Raúl Jiménez Chávez). Investigaciones posteriores y las declaraciones de testigos indican que Eduardo Cruz Sánchez, alias Tito, el segundo jefe del comando del MRTA, se encontraba vivo y habría intentado rendirse.[23]

Other Languages
hrvatski: MRTA
srpskohrvatski / српскохрватски: Revolucionarni pokret Tupac Amaru
українська: Тупак Амару (рух)