Movimiento Ibérico de Liberación

Movimiento Ibérico de Liberación
Operacional 1971 - 1973
Regiones activas Cataluña ( España)
Ideología Comunismo consejista
[ editar datos en Wikidata]

El Movimiento Ibérico de Liberación-Grupos Autónomos de Combate (MIL) fue una organización anticapitalista activa durante los inicios de la década de 1970 en Cataluña. Uno de sus miembros, Salvador Puig Antich, fue condenado a muerte en un consejo de guerra y ejecutado a garrote vil el 2 de marzo de 1974.

Ideología e historia

Influenciado por las experiencias de los Consejos Obreros, el MIL rechazaba cualquier actividad política o sindical, y preconizaba la agitación armada y la propaganda escrita para agudizar la lucha de clases y la emancipación de la clase obrera contra el capitalismo, por una sociedad comunista libertaria.

Eran un reducido grupo de activistas, que nunca sobrepasó la decena de militantes.[1] Eran jóvenes, hombres y mujeres, procedentes de la clase media barcelonesa como los hermanos Oriol, Ignasi i Jordi Solé Sugranyes, Santiago Soler Amigó, Josep Lluís Pons Llobet y Salvador Puig Antich, amigos o hermanos entre sí. El MIL contaba también con el apoyo de otros grupos de jóvenes libertarios del sur de Francia (como Jean-Marc Rouillan y Jean Claude Torres), organizados por Oriol Solé a raíz de su exilio en Toulouse.

El MIL inició sus actividades en febrero de 1971, estructurándose en Grupos Autónomos de Combate (GAC). Sus acciones consistían en atracos a sucursales bancarias. Con el dinero robado editaban publicaciones clandestinas, creando las ediciones "Mayo del 37" (ex miembros del MIL continuaron publicando textos hasta 1975). Además, ayudaban a los comités de huelga y a los obreros represaliados.

Veían su grupo como un «grupo de apoyo» a la lucha obrera, que debía huir de crear intereses internos. Los MIL no se consideraron un grupo en la línea del FRAP o ETA. Nunca atentaron contra fuerzas de seguridad ni pusieron bombas,[2] aunque tuvieron algún plan para hacerlo.

Pronto se evidenciaron las contradicciones entre sus miembros sobre cómo organizar la lucha, hasta el punto de que el grupo decide disolverse en agosto de 1973. Apenas un mes después, tres de sus componentes, Salvador Puig, Oriol Solé y José Luis Pons, serían detenidos en Barcelona y enviados a prisión. Otros consiguieron huir a Francia y continuaron el combate a través de los Grupos de Acción Revolucionaria Internacionalista (GARI), realizando acciones de denuncia sobre el régimen franquista para llamar la atención internacional sobre sus compañeros encarcelados en España.

Salvador Puig Antich fue ejecutado a garrote vil en la cárcel Modelo de Barcelona el 2 de marzo de 1974, después de ser condenado por la muerte del agente Francisco Anguas, de la Brigada Político-Social de Barcelona, en la reyerta y tiroteo que se produjo durante la operación de su detención.

Oriol Solé Sugranyes murió en abril de 1976 en las montañas navarras próximas a Burguete, a causa de los disparos de la Guardia Civil. Intentaba llegar a Francia, después de participar en la fuga de la Cárcel de Segovia con un grupo de presos de ETA y de otras organizaciones antifranquistas.

José Luis Pons Llobet fue condenado a casi 60 años de prisión.[1]

Other Languages