Movimiento Humanista

Primer congreso de la Internacional Humanista, en Florencia (Italia), 1989.

El Movimiento Humanista, también llamado Nuevo Humanismo, Humanismo Universalista o Movimiento Siloísta, es una corriente de opinión con presencia en más de 100 países[2]

El fundador del Movimiento Humanista es el escritor argentino Mario Luis Rodríguez Cobos, más conocido por su seudónimo literario Silo. En referencia al seudónimo de este autor, el movimiento a veces es conocido como «movimiento siloísta».

El Movimiento Humanista trabajaría, según sus publicaciones, para resolver los grandes problemas humanos, tanto del individuo como de la sociedad, para lo cual propone el llamado «humanismo universalista». No es una institución, aunque ha dado lugar a numerosas agrupaciones y organizaciones. Tampoco pretende hegemonizar a las distintas corrientes humanistas y humanitaristas, diferenciándose muy claramente de todas ellas ya que ―aunque las considera un esfuerzo loable― cree que no se enfocan a modificar las estructuras que generan los males que ellas remedian. En todo caso, establece relaciones puntuales con todas las agrupaciones progresistas sobre la base de criterios de no discriminación, reciprocidad y convergencia de la diversidad.

Doctrina

Graffiti en La Coruña, España en apoyo a Silo, fundador del Movimiento Humanista.

El Movimiento Humanista es una corriente de opinión formada por quienes coinciden en puntos básicos respecto al ser humano y a la acción a desarrollar para orientar cambios positivos en el individuo y la sociedad. También se llama así al conjunto de personas que participan de las propuestas del Nuevo Humanismo plasmadas en el Documento del Movimiento Humanista.

La filosofía humanista se inspira en la doctrina siloísta en donde el ser humano aparece abierto al mundo, con intencionalidad para actuar sobre su propio destino y el lema central de «nada por encima del ser humano y ningún ser humano por debajo de otro».

Los Seis Puntos del humanismo

Estos seis puntos del humanismo constituyen la base de su doctrina social y de su compromiso de acción en el mundo.

  • Propicia la ubicación del ser humano como valor y preocupación central, de tal modo que nada esté por encima del ser humano, ni que un ser humano esté por encima de otro.
  • Afirma la igualdad de todas las personas y trabaja por la superación de la simple formalidad de iguales derechos ante la ley avanzando hacia un mundo de iguales oportunidades para todos.
  • Reconoce la diversidad personal y cultural afirmando las características propias de cada pueblo y condenando toda discriminación que se realice en razón de las diferencias económicas, raciales, étnicas y culturales.
  • Auspicia toda tendencia al desarrollo del conocimiento por encima de las limitaciones impuestas al pensamiento por prejuicios aceptados como verdades absolutas o inmutables.
  • Afirma la libertad de ideas y creencias.
  • Repudia no solamente las formas de la violencia física sino todas las otras formas de violencia económica, racial, sexual, religiosa, moral y psicológica, como situaciones cotidianas arraigados en todas las regiones del mundo.
Other Languages