Monumentos neoclásicos de Zaragoza

Fachada neoclásica de la Catedral de la Seo.

A pesar de la difícil posición en que quedó el antiguo reino de Aragón tras su posicionamiento al lado del pretendiente de la Casa de Austria a la Corona española y su derrota frente al que fuera rey, Felipe V, la Ilustración acabó encontrando terreno fértil en Zaragoza. Importantes ministros y mecenas (El Conde de Aranda, Ramón Pignatelli) dan impulso a las ideas de fomento del bien público. Empresas como el del Canal Imperial de Aragón y algunos palacios dieciochescos que se salvaron de la ruina de los Sitios de Zaragoza, testimonian este hecho.

Es también el siglo del relevo definitivo en la devoción popular, que se decanta hacia el templo del Pilar y el culto mariano, frente al pasado medieval y la cabeza eclesiástica y política que representaba La Seo. Gracias a sufragios en gran medida populares, se emprende en este periodo la reforma barroca de la basílica pilarista, con proyecto inicial de Ventura Rodríguez, que incluye una capilla para la Virgen del Pilar de factura excelente y materiales nobles. La obra, en su mayor parte, concluye en 1765.

La ciudad experimenta reformas en su urbanismo y se proyectan jardines de traza racionalista. Así ocurre con el Salón de Santa Engracia, embrión del actual Paseo de la Independencia.

Puerta del Carmen

Puerta del Carmen.jpg
  • Confluencia entre Paseo de Pamplona y Avenida César Augusto

La puerta del Carmen fue construida en el año 1789 por el arquitecto Agustín Sanz e inaugurada en el año 1792. Era una de las doce puertas de entrada a la ciudad (cuatro romanas y ocho medievales) mostrándose ahora de forma aislada en el Pº María Agustín de Zaragoza.

La puerta tiene estructura de arco de triunfo romano con un arco central y dos menores laterales. Sin gran interés arquitectónico, tiene el valor histórico de haber sido testigo de acontecimientos trascendentes para la ciudad. Durante la guerra de los sitios (1808-1809) la puerta sirvió de bastión a la resistencia aragonesa quedando las huellas de los proyectiles todavía visibles en su estructura. También fue la puerta a través de la que entró ejército en la ciudad en 1838 durante la Primera Guerra Carlista.

La Puerta del Carmen recibió el título de monumento nacional en la exposición hispano-francesa de 1908 y es Bien de Interés Cultural.


Other Languages