Monumentos barrocos de Zaragoza

Tramo central de la fachada barroca de la Basílica del Pilar.

El barroco se extiende en Zaragoza simultáneamente con el resto de España durante el segundo tercio del siglo XVII. Sin embargo, el estilo no sufrirá una auténtica eclosión hasta el reinado de Carlos II de España. Si durante el siglo XVII habían predominado los edificios civiles como la Lonja o las casas-palacio, ahora tomarán protagonismo las edificaciones religiosas. Este cambio se explica porque, a pesar de la falta de dinero, las pestes, guerras y la violencia en general, llevaron a la gente a pedir la protección divina, ganando el clero en dinero y poder. A esto hay que unir las corrientes del pensamiento de la Contrarreforma, que seguían teniendo vigencia.

Los edificios se caracterizan por las fachadas sobrias de ladrillo, que sólo se alegran en las portadas, a menudo adornadas con estatuas. En cambio, el interior suele estar muy adornado con bóvedas decoradas con yeserías, retablos policromados y dorados y grandes pinturas. Durante esta época también se modernizaron muchas de las iglesias mudéjares, adaptando el interior y las portadas al gusto barroco, como ocurriría con San Miguel de los Navarros, San Gil Abad, La Magdalena, San Nicolás de Bari y San Felipe.

Las obras señeras del estilo en Zaragoza son sin duda la basílica d el Pilar, con una obra maestra que es la Santa Capilla, y la torre de la Seo.

Basílica de Nuestra Señora del Pilar

0849 pilar ebro 2004.png
  • Plaza del Pilar

La Catedral-Basílica de Nuestra Señora del Pilar es la segunda catedral de Zaragoza. Es el templo barroco más grande de España y uno de los más importantes de su época. Está considerado como el primer templo mariano de la Cristiandad, puesto que en él se conserva y venera la columna (o pilar) que según la tradición fue puesta por la Virgen María, que, viviendo aún en Jerusalén, se habría aparecido en carne mortal al apóstol Santiago el día 2 de enero del año 40 a. C.

María habría mandado construir una pequeña capilla para guardar la columna, edificándose posteriormente una iglesia románica, luego una mudéjar, que fue destruida por un incendio, siguiéndole una iglesia gótica, precursora de la actual de estilo barroco debida a Francisco de Herrera, por iniciativa de don Juan José de Austria, que ordenó el comienzo de las obras en 1681. El templo fue proyectado por el prestigioso arquitecto real, Francisco de Herrera, y más tarde le siguió el arquitecto Felipe Sánchez. Fernando VI ordenó en 1754 la construcción de la Santa Capilla, encomendando la obra al arquitecto Ventura Rodríguez, que amplía el templo hasta alcanzar las actuales dimensiones: 130 m. de largo por 67 de ancho, coronado por once cúpulas, diez linternas y cuatro torres. El interior de las cúpulas y bóvedas fue ideado para ser pintado al fresco, aunque sólo lo están las que rodean y coronan la Santa Capilla, obra de los Hermanos Bayeu, una de ellas, la que lleva el nombre de Reina de los Mártires, fue pintada por el Francisco de Goya.

Escudo de España (mazonado).svg
Bien de interés cultural


Other Languages