Monumento a los Descubrimientos

Monumento a los Descubrimientos, Lisboa.

El Monumento a los Descubrimientos (en portugués, 'Monumento aos Descobrimentos'), popularmente conocido como Padrão dos Descobrimentos (ver padrão), es un monumento construido en 1960, en la margen del río Tajo, en Belém, Lisboa, para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante.

Fue encargado por el régimen de António de Oliveira Salazar, tiene 52 metros de altura y celebra a los marineros, patrones reales y todos los que participaron en el desarrollo de la Era de los Descubrimientos. Los autores de la obra fueron el arquitecto José Ângelo Cottinelli Telmo y el escultor Leopoldo de Almeida.

Un poco de historia

Detalle del monumento en su lado oeste.

Fue erigido por primera vez en 1940, con carácter efímero, como parte de la Exposición del Mundo Portugués, y sus autores son el arquitecto Cottinelli Telmo (1897–1948) y el escultor Leopoldo de Almeida (1898–1975). Su construcción definitiva se remonta a 1960, cuando se celebró el 5º centenario de la muerte de Enrique el Navegante.[1]

Other Languages