Monumento a Washington

Monumento a Washington
(Washington Monument)
Registro Nacional de Lugares Históricos Bandera de Estados Unidos
Memorial Nacional
Washington Monument Dusk Jan 2006.jpg
Ubicación
Coordenadas 38°53′22″N 77°02′07″O / 38°53′22″N 77°02′07″O / -77.035244444444
Ubicación Washington D. C.
National Mall
Datos generales
Superficie 0,429 km²
Construido 01848-01-31 31 de enero de 1848 (inicio)
01888-10-09 9 de octubre de 1888 (finalización)
Arquitecto Robert Mills
Nombramiento 01885-02-21 21 de febrero de 1885 (dedicación)
Administración Servicio de Parques Nacionales
[ editar datos en Wikidata]

El Monumento a Washington (Washington Monument) normalmente hace referencia al gran obelisco blanco localizado en el extremo al oeste del National Mall de Washington D. C. Es un monumento conmemorativo al primer presidente de los Estados Unidos y líder del revolucionario Ejército Continental, George Washington, que ganó la independencia del país luchando frente a los británicos en la Guerra de la Independencia. En 1884, el monumento se convirtió en la estructura más alta del mundo, hasta que se construyó la Torre Eiffel en 1889.

El monumento está elaborado en mármol, granito, piedra arenisca y tiene una altura de casi 170 metros. Fue diseñado por Robert Mills, un prominente arquitecto estadounidense de la década de 1840. La construcción comenzó en 1848 y se terminó en 1884, casi 30 años después de la muerte del arquitecto. Esta tardanza se debió a la falta de fondos originados por la Guerra Civil estadounidense. La diferencia en el tipo de mármol (visible aproximadamente a partir de una altura de unos 50 m) delimita la construcción inicial de la segunda etapa de construcción.

Motivación del monumento

Cuando la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos acabó, no había nadie en los Estados Unidos al que se tuviese más respeto que George Washington. Los estadounidenses celebraron su habilidad para ganar la guerra en inferioridad de armamento y con hombres inexpertos, y admiraban su decisión de rechazar un salario y aceptar solamente ingresos por sus gastos. Su admiración creció aún más cuando se supo que rechazó el proyecto de algunos de sus hombres de hacerle rey del nuevo país. No fueron solo las cosas que hizo, sino la forma en que las hizo. Abigail Adams, la mujer de John Adams, lo describió como “educado con dignidad, afable sin familiaridad, distante sin arrogancia, sereno sin austeridad, modesto, sabio y bueno”.[nota 1]

Washington se retiró a su plantación en Mount Vernon después de la guerra, pero pronto tuvo que decidir sobre su vuelta a la vida pública. Se hizo evidente que los Artículos de la Confederación (Articles of Confederation) habían dejado al gobierno federal muy debilitado, sin poder subir los impuestos, regular el comercio o controlar las fronteras. Muchos como James Madison empezaron a pedir una convención que aumentase la fuerza del gobierno. Washington no tenía muchas ganas de ir, ya que tenía asuntos de negocios en Mount Vernon. Finalmente decidió ir, ya que "ver a la nación contenta... es el deseo de mi alma", y así trabajó como representante de Virginia. Durante el verano de 1787 el resto de delegados lo eligieron para presidir las deliberaciones que, finalmente, darían lugar a la Constitución de los Estados Unidos de América.[nota 2]

El Monumento a Washington se ve reflejado en el "estanque del reflejo" (Reflecting Pool), un estanque rectangular alargado hacia el oeste, en dirección al Monumento a Lincoln.

Una parte clave de la constitución fue el establecimiento del cargo de presidente de los Estados Unidos. Nadie parecía más cualificado para el puesto que Washington, y en 1789 comenzó el primero de sus dos mandatos. Usó el respeto que su pueblo le tenía para desarrollar el respeto hacia sus nuevas funciones, aunque al mismo tiempo intentó acallar los miedos de aquellos que consideraban que el poder del presidente se convertiría en tan fuerte como el del rey contra el que habían luchado. Así intentó crear el tipo de gobierno sólido que creyó que la nación necesitaba, apoyando un banco nacional, recogiendo impuestos para pagar los gastos, y fortaleciendo el Ejército y la Armada. Aunque mucha gente quiso que se quedase un tercer mandato, en 1797 se retiró otra vez a Mount Vernon.[nota 3]

Washington murió súbitamente dos años más tarde. Su muerte provocó gran tristeza, y surgieron los intentos de honrarle. Ya en 1783, el Congreso Continental decidió «Que fuese erigida una estatua ecuestre de George Washington en el lugar donde se estableciese la residencia del Congreso». La propuesta proclamaba grabar en la estatua: «en honor de George Washington, el ilustre comandante del Ejército de los Estados Unidos de América durante la guerra que justificó y aseguró su libertad, soberanía e independencia». Aunque es fácil entender porque no ocurrió nada mientras el gobierno no tuvo una sede permanente, tampoco hubo progresos cuando el Congreso se estableció en Washington D. C.[nota 4]

Diez días después de la muerte del presidente Washington, un comité del congreso recomendó otro tipo de monumento. John Marshall, un representante de Virginia que sería juez presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos, propuso que se erigiese una tumba en el Capitolio de los Estados Unidos. Pero la falta de fondos, el desacuerdos sobre el tipo de monumento que honraría mejor al primer presidente del país, y la reticencia de la familia a trasladar el cuerpo detuvieron cualquier tipo de progreso en el proyecto. En los años venideros no hubo ningún tipo de avance.[nota 5]

Other Languages
العربية: نصب واشنطن
Bahasa Indonesia: Monumen Washington
Bahasa Melayu: Monumen Washington
norsk nynorsk: Washingtonmonumentet
Simple English: Washington Monument
slovenčina: Washington Monument