Monte Medulio

Según las fuentes clásicas el monte Medulio es el lugar en dónde transcurrió la batalla de los últimos guerreros galaicos, cántabros y astures[2] en el año 22 a. C. frente a las legiones romanas de Cayo Furnio y Publio Carisio, y donde los últimos guerreros resistentes se suicidaron durante el sitio.

Ubicación

Su situación geográfica hoy en día es todavía controvertida, siendo múltiples localizaciones y montes de la geografía norpeninsular, candidatos a haber albergado el histórico monte, el cual se ha convertido en un icono de tintes cuasi-mitológicos. A continuación se exponen algunas de esas localizaciones, propuestas por investigadores, especialistas o aficionados, con la contribución de la tradición popular;

En Asturias

Según algunos, se ubicaría en las montañas del concejo de Lena,[4] ( Asturias).

En León

Algunas interpretaciones de las fuentes clásicas lo ubican en la Sierra de la Lastra (a caballo entre El Bierzo, León y Valdeorras, Ourense), donde hay varios vestigios: calzadas, restos del foso, quicios de puertas; este lugar está cerca de las minas de oro que también explotarían los romanos, lo cual explicaría la toponimia del lugar; otras interpretaciones creen encontrarlo en las montañas de la Sierra de los Ancares, ubicada entre El Bierzo y Lugo.

En Galicia

Sin embargo Paulo Orosio lo situaba cerca del río "Minio", ("Minio flumini inminenten"), que pudo haber sido el Miño lo que lleva a Vicente Risco a descartar esta última ubicación, que considera una justificación previa a la teoría de Sarmiento relativa a que el antiguo Miño era el Sil, lo cual considera poco probable en favor de otras posibles ubicaciones como el Monte Medelo, en Santa Cruz de Arrabaldo ( Orense) (sostenido por Boán y que también cuenta con el argumento de la toponimia a su favor); Cabeza de Meda (en la Baja Limia, y sostenido por Cortés, Cornide y Murguía), los Montes Aloia (en Tui) o Santa Tegra, en La Guardia (Pontevedra) (por Schulten).[5]

Modernos estudios establecen una hipótesis que lo situaría en uno de los Montes de la Sierra del Caurel ( Lugo);[2] y en el que se descubrieron vestigios romanos como un águila imperial de bronce procedente de un estandarte. Otros datos que se esgrimen a su favor es la localización de difícil acceso del Caurel, y su situación entre varios campamentos romanos de la época, Lugo, Astorga y Braga, además de la profusión en los alrededores de tejos, árboles de cuyo fruto supuestamente tomarían el veneno mortal, en los alrededores del monte.

Otra reciente teoría especula con su ubicación en Pereiro de Aguiar, ( Orense), en un monte que lleva por nombre "O Castelo", y en el que, al pie de un antiguo camino real llamado "Portocarro", se puede leer, grabada en una gran roca, la inscripción "Sicenata Pacata" (quietos y pacificados), en caracteres latinos e indígenas.[7] Además, sirve de sustento a esta teoría la frase de Orosio "Ulteriores Gallaeciae Partes”, que identificaría, según los autores, la parte oriental de la Gallaecia romana,que era algo mayor a la Galicia actual.

Otros autores aseguran haberlo encontrado en la Sierra de la Lastra (en Valdeorras cerca de la frontera de las provincias de León y Orense).

En Cantabria

También en 1982 el jesuita Eutimio Martino, en su obra Roma contra Cántabros y Astures, señala a la Sierra de Peña Sagra, en Cantabria, como posible localización del citado monte. Para ello se apoya en la, según él, defectuosa interpretación de la palabra "Praetera", (Además) en los textos de Orosio. La expresión, nos dice Martino, "ha sido interpretada como indicio de que el autor cambia en este punto de escena, desplazando la narración a Galicia y al río Miño". El autor lo considera excesivo para justificar la coherencia de un salto de una guerra que se desarrolla en Cantabria a tierras gallegas.[8]

A ello le suma el argumento toponímico, cuya mayor objeción sería el ya mencionado Minium flumine inminentem; ello lo resuelve Martino afirmando que el nombre original del río Deva (en Cantabria) era precisamente Minius. Para ello recoge un punto colindante al Deva, llamado Rumenes, lo que considera una contracción de "Rius Minius"; además del nacimiento de dicho río en " Peña Remoña" (antiguamente Remoño), topónimo documentado desde 1081 que lo acercaría a "río Miño"; el autor aduce que en muchos de los nacimientos de ríos es precisamente donde se conserva el nombre original del mismo.[9]

Para la etimología del monte toma diferentes nombres de arroyos, "arroyo de Bedul, de los Abedules, ambos afluentes del Tanea; río Bendul", todos ellos relacionados con el Abedul, concluyendo que el topónimo Medulio habría de proceder del Abedul; "del céltico betulla, abedul, se pudieron derivar +Betullius, +Metullius, y, por fin, la forma latina transmitida por las fuentes, Medullius.", además de afirmar que el topónimo del Valle de Bedoya, provendría de "Valle Medullea, o Medullia, de donde resulta Valle de Bedoya".[10]

A estos argumentos, se le unen lo que parecen ser restos de un foso de asedio romano, similar al señalado en el Caurel.[11]

Asimismo Joaquín González Echegaray señala otras tres posibles ubicaciones en Cantabria: la Sierra del Escudo de Cabuérniga, Peña Cabarga y el macizo del Dobra (con el que coincidiría la extensión de quince millas romanas del foso de asedio).[12]

En Palencia

Baldomero Enrique Sendino Martín de Valmaseda ha publicado el trabajo "Un topónimo Medulio en el siglo XII" que abre una nueva posibilidad, en el Monte los Cintos de Becerril del Carpio en el norte de Palencia, antigua Cantabria.[ cita requerida]

Other Languages
português: Monte Medúlio