Monasterio de los Jerónimos de Belém

Para el convento de Madrid, véase San Jerónimo el Real.
Monasterio de los Jerónimos y Torre de Belém en Lisboa
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad

Jerónimos April 2009-4.jpg
Vista de la fachada

Portugal location map.svg
Monasterio de los Jerónimos

Coordenadas 38°41′51″N 9°12′24″O / 38.6975, 38°41′51″N 9°12′24″O / -9.2066666666667
País Flag of Portugal.svg Portugal
Tipo Cultural
Criterios iii, vi
N.° identificación 263
Región Europa y América del Norte
Año de inscripción 1983 (VII sesión)
[ editar datos en Wikidata]

El Monasterio de los Jerónimos de Santa María de Belém es un antiguo monasterio de la Orden de San Jerónimo y que se ubica en el barrio de Belén, en Lisboa, Portugal.

Diseñado en estilo manuelino por el arquitecto Juan de Castillo, fue encargado por el rey Manuel I de Portugal para conmemorar el afortunado regreso de la India de Vasco de Gama. Se fundó en 1501 sobre el enclave de la Ermida do Restelo en lo que fue la playa de Restelo, ermita fundada por Enrique el Navegante, y en la cual, Vasco de Gama y sus hombres pasaron la noche en oración antes de partir hacia la India. La primera etapa constructiva de la iglesia nueva comenzó en 1514 y fue ampliándose y modificándose hasta el siglo XX. Se financió gracias al 5% de los impuestos obtenidos de las especias orientales, a excepción de los de la pimienta, la canela y el clavo, cuyas rentas iban directamente a la Corona.

El estilo manuelino se caracteriza por la mezcla de motivos arquitectónicos y decorativos del gótico tardío y del renacimiento. Destacan los portales principal y lateral, el interior de la iglesia y el magnífico claustro. Las capillas de la iglesia fueron remodeladas en puro estilo renacentista en la segunda mitad del siglo XVI y contienen las arcas funerarias de Manuel I y su familia, además de otros reyes de Portugal.

En los Jerónimos se hallan también las tumbas (neomanuelinas) del navegador Vasco da Gama y el poeta Luís de Camões. En una capilla del claustro descansan, desde 1985, los restos del escritor Fernando Pessoa.

En un anexo construido en 1850 se ubica el Museo Nacional de Arqueología, el Museu da Marinha se encuentra en el ala oeste.

En diciembre de 2007 se firmó en este monasterio el Tratado de Lisboa, un acuerdo de la Unión Europea que sustiyute la Constitución Europea y reforma los tratados que estaban vigentes.[1]

Este monasterio, al igual que la cercana Torre de Belém y el Monumento a los Descubrimientos simboliza la Era de las exploraciones portuguesa y se cuenta entre las principales atracciones turísticas de Lisboa. Junto con la Torre de Belém, el monasterio de los Jerónimos fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983.[2]

Los arquitectos

Estatua del rey Manuel I de Portugal, el principal patrocinador del monasterio. La figura detrás del rey es el santo Jerónimo.

La primera etapa constructiva se encargó al arquitecto de origen francés, el maestro Diogo Boytac (o Boitaca), autor de la primitiva iglesia de Jesús de Setúbal. Su proyecto no fue llevado a cabo pues fue sustituido por el proyecto del siguiente arquitecto, Juan de Castillo. Boytac trabajó en el edificio en los años de 1514 y 1516. Planificó la obra siguiendo las normas imperantes del momento por toda Europa del gótico final. De esta etapa poco queda hoy.

En 1516 le sucedió en las obras Juan de Castillo (en Portugal era conocido como João de Castilho). Juan de Castillo era de origen español según acredita un documento en que sus parientes dicen Juan de Castillo era natural de la Merindad de Trasmiera del reino de Castilla… concretamente de Castillo, pequeña localidad de la comarca de Trasmiera en Cantabria. Se sabe que trabajó en España hasta 1505. Con Castillo la obra comienza en su mayor diménsión y se corresponde con las mejores partes del edificio en estilo manuelino conjugándolo con el plateresco y estructuras renacentistas. Bajo su dirección se construyó la iglesia con las más osadas bóvedas, el claustro, la sacristía, la sala capitular y el refectorio.

A la muerte del rey Manuel (1521) las obras no se paralizaron y continuarón en tiempos del rey Juan III, hasta que más tarde continuaron con el arquitecto español Diego de Torralva en 1544. La fecha aparece grabada en la piedra. La diferencia de estilo de este arquitecto con respecto al los anteriores se muestra sobre todo en el gran friso alto realizado por Diego de la Zarza y en la introducción de los medallones vueltos de lado.

El monasterio fue confiado a los jerónimos, que estuvieron en él hasta 1833 en que fueron expulsados por la autoridad civil.

Other Languages