Monasterio de Vallbona de les Monges

Real Monasterio de Santa María de Vallbona
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
VallbonaConjunto.jpg
Vista de conjunto
Declaración 3 de junio de 1931
Figura de protección Monumento
Código RI-51-0000698
Coordenadas 41°31′29″N 1°05′18″E / 41.52460556, 41°31′29″N 1°05′18″E / 1.08828889
Ubicación Vallbona de las Monjas, Flag of Spain.svg  España
Construcción siglo XII- siglo XIV
Estilos predominantes gótico
[ editar datos en Wikidata]

El Monasterio de Vallbona de las Monjas[5]

Historia

Vista del Monasterio de Santa María de Vallbona.

Fundación y orígenes

De una primitiva agrupación de anacoretas mixtas, fundada en el año 1153 por Ramón de Vallbona bajo la regla de San Benito, en 1175 sólo permanecía en el lugar una comunidad femenina que decidió acogerse a la observancia del Císter. Contaban para su establecimiento con los terrenos cedidos para ello en 1163 por el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV.[6] Para dirigir la comunidad se incorporó al año siguiente procedente del Monasterio de Santa María de la Caridad de Tulebras ( Navarra) su primera abadesa: Oria Ramírez (1176-1180). Pronto adquirió el monasterio gran reputación y atrajo a su seno damas de la nobleza catalana. También se granjeó el favor real, demostrado con sus visitas por Alfonso II el Casto y su esposa Sancha de Castilla o Jaime I el Conquistador, quienes no sólo se alojaron en el cenobio en repetidas ocasiones sino que patrocinaron su construcción. Del papa Inocencio III recibió en el año 1198 y 1200 la inmunidad y protección de bienes y una bula otorgada por el mismo papa en 1201 que regulaba la clausura y aseguraba su independencia del episcopado. Gracias a las numerosas propiedades recibidas por donaciones y testamentos entre ellos, el del propio conde Ermengol VII, fue formándose entre los siglos XII y XIII el gran dominio del cenobio sobre todo en el Condado de Urgel, se consiguió el reconocimiento jurídicamente bajo el mandato de la abadesa Saurena de Anglesola (1379-1392) quien compró al rey Pedro III de Aragón la jurisdicción civil y criminal de todas las posesiones del monasterio por 22.000 sueldos barceloneses, éstas adquisiciones permitieron el establecimiento de la baronía de Vallbona y convirtieron en el centro de la vida política y jurídica al monasterio de todas las villas y términos que lo integraban. Formaban la comunidad en esta época 150 religiosas, la mayoría pertenecientes a linajes de la nobleza catalana, como los Cardona, Cervera, Queralt, Boixadors, Anglesola, etc.

Decadencia y resurgimiento

Maqueta del monasterio, en Catalunya en Miniatura.

La guerra civil de 1462-1472 y posteriormente el Concilio de Trento ( 1545- 1563) tuvieron una notable repercusión sobre la abadía: por uno de sus acuerdos se prohibía la existencia de comunidades femeninas en lugares despoblados, lo que obligó a las monjas en 1573 a ceder parte de sus tierras a gentes venidas de otros lugares, principalmente habitantes de Montesquiu, para que pudieran asentarse en su entorno y crear así un núcleo de población que derivó en el actual Vallbona de las Monjas.

Para la fundación de esta población se habilitaron toda la serie de edificaciones externas de que disponía el monasterio, parecidas a las que aún perduran en los de Poblet o Santes Creus, por lo que queda en este monasterio, además de la iglesia y el claustro, únicamente las dependencias estrictamente monacales. Los tiempos siguientes no fueron muy buenos, en el siglo XVII tuvo litigios con su propia orden, principalmente con Santa María de Poblet, los tributos que tenían que pagar dejaban en mal lugar su economía que se unieron a los estragos causados por la Guerra de los Segadores ( 1640-1652), seguida por las guerras de la Sucesión (1705-1717) y la Guerra del Rosellón (1788-1795), mantuvieron numerosos pleitos con las villas pertenecientes a su baronía, a causa de la desamortización de Mendizábal y la Exclaustración, se ausentaron del monasterio durante seis meses con lo que pudieron continuar con la vida monacal y no sufrieron tantos daños como los monasterios de Poblet o de Santes Creus. El monasterio sigue albergando hoy una comunidad de monjas cistercienses como lo ha hecho ininterrumpidamente desde su fundación, con la sola excepción del periodo de la Guerra Civil Española.

Con las nuevas obras realizadas, se han habilitado unas habitaciones para servicio de hospedaje que junto con trabajos de cerámica, tratamiento de textos y partituras de música por ordenador y las visitas turísticas del monasterio representan una buena fuente de ingresos para la comunidad.

Escritorio

Su biblioteca junto con el scriptorium alcanzaron gran fama, copiados e ilustrados por las antiguas religiosas se conservan catorce códices del siglo XIII, que se conservan en el archivo con gran cantidad de documentos antiguos de gran interés para la historiografía comarcal y nacional. Relevante fue también su farmacia, que abastecía a todos los pueblos de la baronía con documentación del siglo XV.

Other Languages