Monasterio de San Miguel de las Dueñas

Monasterio de San Miguel de las Dueñas
Monumento Histórico-Artístico
San Miguel de las Dueñas 02.JPG
TipoMonasterio
AdvocaciónSan Miguel de las Dueñas
UbicaciónBandera de España San Miguel de las Dueñas, España
Coordenadas42°34′59″N 6°31′23″O / 42°34′59″N 6°31′23″O / -6.52306
Uso
CultoIglesia católica
DiócesisAstorga
OrdenCongregación Cisterciense de San Bernardo
Arquitectura
ConstrucciónSiglo X-siglo XVIII
Estilo arquitectónicoBarroco
Identificador como monumentoRI-51-0007265

El Monasterio de San Miguel de las Dueñas es un cenobio femenino de la Congregación de Monasterios de Monjas Cistercienses de San Bernardo situado en la población homónima de la comarca de El Bierzo de la provincia de León (Comunidad de Castilla y León, España). Aunque fundado en el siglo X, el conjunto arquitectónico que ha llegado a nuestros días corresponde fundamentalmente a los siglos XVII y XVIII.

Historia

El Monasterio debió ser fundado entre los años 970 y 980 por el tenente del Castillo de Luna y alférez real, el conde Gonzalo Bermúdez, favorito de Ramiro III de León. Su advocación original era San Miguel de Almázcara y su comunidad era masculina, de monjes benedictinos. El texto más antiguo que documenta su existencia, custodiado en el Archivo de la Catedral de León, está fechado en 998; en él se da parte de cómo Bermudo II, sucesor de Ramiro III, castigó a D. Gonzalo con la confiscación de bienes por la revuelta que éste había protagonizado desde el castillo de Luna. Uno de los bienes confiscados era el Monasterio berciano, entregado por el monarca a Sampiro, notario real y posteriormente obispo de Astorga.

Con esta fundación monacal se pretendía repoblar y explotar los recursos de la zona, en la cuenca del río Boeza, y así reforzar el reino cristiano asturleonés frente a la cercanía del imperio musulmán. En torno al Monasterio fue conformándose un núcleo de población campesina. En el siglo XI quedó sujeto al control secular del Infantado. En 1152 la infanta D. Sancha Raimúndez, apoyada por su hermano, Alfonso VII el Emperador, restauró el cenobio, lo dotó de grandes heredades e instaló en él una comunidad de monjas sujetas a los abades del Monasterio de Santa María de Carracedo. Cuando años después la abadía carracetense adoptó la regla del Císter, el Monasterio de San Miguel, como su filial, hizo lo propio. Así, desde principios del siglo XIII el cenobio de Almázcara quedó bajo la jurisdicción de San Bernardo. A partir de este momento, pasó a ser conocido como San Miguel de las Dueñas

Las dueñas de San Miguel ejercían el señorío jurisdiccional y territorial dentro de un coto monástico definido por la infanta D. Sancha. Atrajeron repobladores campesinos y acrecentaron su patrimonio, en tierras bercianas y también por la cuenca del Órbigo, el Eria y el Tera, fijando la administración del abadengo. Las Bernardas gozaron de la protección regia desde tiempos de Fernando III el Santo.

Cabecera de la iglesia.

San Miguel sufrió importantes altibajos en los siglos venideros. A finales del siglo XV, la crisis general por la que atravesaba la Orden Cisterciense no excluyó a la casa berciana. En 1505 San Miguel fue reducido a priorato dependiente del, también berciano, Monasterio de San Guillermo de Villabuena (fundado en 1229), exclaustrado y sus rentas destinadas al colegio que los cistercienses establecieron en Salamanca.

Hacia 1525 el Monasterio de Villabuena quedó arrasado en una crecida del río Cúa y las monjas de San Miguel hubieron de regresar a su antigua casa. Fue el comienzo de una nueva etapa de prosperidad, en la que las monjas ampliaron la fábrica arquitectónica con la construcción de nuevos claustros e iglesia, y consolidaron su hacienda y patrimonio. En el siglo XIX, la Desamortización acarreó a las monjas una exclaustración que se prolongó durante 26 años.

Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento Histórico-Artístico Nacional desde 1992, en 2000 el monasterio leonés integró en su comunidad a cinco de las seis hermanas procedentes del clausurado Monasterio de San Bernardo, o de las Bernardas, de Alcalá de Henares. La iglesia experimentó una intervención restauradora en 1998.