Monasterio de La Rábida

Monasterio de Santa María de la Rábida
Monumento histórico y artístico de la Nación
(23 de febrero de 1856)
Rabida1.jpg
Tipo Monasterio
Advocación Santa María
Ubicación Bandera de España La Rábida, Palos de la Frontera ( Huelva), España
Coordenadas 37°12′28″N 6°55′33″O / 37.20780278, 37°12′28″N 6°55′33″O / -6.92591667
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Huelva
Orden Franciscanos
Arquitectura
Construcción Siglo XIV- siglo XV
Estilo arquitectónico Gótico- Mudéjar
[ editar datos en Wikidata]

El monasterio de Santa María de la Rábida, comúnmente denominado Monasterio de La Rábida, es un monasterio franciscano en el término municipal de Palos de la Frontera, en la provincia andaluza de Huelva ( España).

Erigido en los siglos XIV- XV, sobresalen por su interés artístico la iglesia gótico- mudéjar, las estancias decoradas con frescos de Daniel Vázquez Díaz, el claustro y el museo, donde se conservan numerosos objetos conmemorativos del Descubrimiento de América y una escultura de la advocación mariana bajo la que se encuentra el convento, Nª Sª de los Milagros o Santa María de la Rábida, imagen de estilo gótico del siglo XIII aproximadamente, realizada en alabastro.

El monasterio tiene 2137 m² de extensión y es de planta irregular. A lo largo de sus más de quinientos años de historia ha sufrido modificaciones, sobre todo a raíz del terremoto de Lisboa de 1755. En él se hospedó Cristóbal Colón años antes de partir hacia el Nuevo Mundo, cuando aún se encontraba preparando su proyecto. En este monasterio se encuentra enterrado Martín Alonso Pinzón, que falleció a los pocos días del regreso del primer viaje colombino. Asimismo, al regreso de alguna de sus expediciones de conquista, llegaron a este cenobio franciscano Hernán Cortés, Gonzalo de Sandoval y Francisco Pizarro. Por estas razones forma parte destacada del itinerario histórico artístico conocido como los Lugares colombinos.[1]

El monasterio fue declarado «Monumento histórico y artístico de la Nación» por Real Orden de 3 de febrero de 1856, siendo el tercer monumento nacional en España.[5]

Este monasterio ha mantenido siempre fuertes vínculos con los pueblos iberoamericanos.

Historia

Puerta por donde la tradición indica que pasó Colón. Su arco de medio punto peraltado da acceso a un pequeño zaguán desde donde se accede al monasterio a través de una puerta gótica de sillería de piedra con un arco conopial.[6]

Los orígenes: fundación, tradición y realidad

El monasterio se eleva sobre un alcor, que domina la confluencia de los ríos Tinto y Odiel, conocido desde antiguo como Peña de Saturno.

Sobre los orígenes de "La Rábida" existe una serie de leyendas recogidas en un antiguo códice de fray Felipe de Santiago,[7]

El religioso fray Francisco de Gonzaga, historiador de la orden franciscana ( siglo XVI), fijó el origen de la fundación de La Rábida en 1261.[10] que data del 7 de diciembre de 1412, y que concede a fray Juan Rodríguez y sus compañeros religiosos, moradores del eremitorio de Santa María de La Rábida desde 1403, el permiso pontificio para establecerse en comunidad.

Dado el enclave que ocupaba, el lugar fue desde el principio un refugio o fortaleza para defenderse de los ataques frecuentes de los piratas que merodeaban la costa. El papa Eugenio IV otorgó una bula de indulgencias para todo aquel que ayudara en este sitio a los viajeros necesitados. Gran parte de los edificios conventuales fueron construidos en aquellos años (primeros del siglo XV). Los nobles de la comarca y los vecinos del lugar ayudaron y colaboraron en gran medida.

Descubrimiento y evangelización de América

El monasterio cobró gran importancia en la historia a partir de la llegada de Cristóbal Colón, quien encontró refugio y atención entre los frailes de La Rábida.

En 1485 Colón llegó por primera vez a este cenobio, y en él se hospedó y recibió apoyo para su empresa descubridora. Entre los religiosos de este convento encontró ayuda, tanto científica como espiritual. Hombres como fray Juan Pérez y fray Antonio de Marchena fueron claves para sus intereses, ya que le ayudaron en sus contactos con la corona y con la marinería de la zona. Fueron ellos los que le pusieron en contacto con Martín Alonso Pinzón (codescubridor de América), rico armador y líder natural de la zona, gracias al cual consiguió ayuda económica y reclutó los hombres necesarios para la empresa.[11]

Hernán Cortés, conquistador español, visitó La Rábida al regreso de la conquista de Nueva España.

Martín Alonso Pinzón se encuentra enterrado en este monasterio. Llegó a su villa natal, tras el primer viaje colombino, gravemente enfermo. Murió a los quince o veinte días de su vuelta y fue enterrado en la iglesia del monasterio de La Rábida, a los pies de la Virgen de los Milagros y con hábito franciscano como sudario, según su voluntad.[13]

En mayo de 1528 arribó al puerto de Palos Hernán Cortés, tras conseguir la conquista de Nueva España. Se hospedó en el monasterio. Venía acompañado de su amigo y compañero Gonzalo de Sandoval, quien desembarcó gravemente enfermo, muriendo a los pocos días en una fonda de Palos donde estaba hospedado. Se trasladó su cuerpo sin vida al monasterio, donde fue enterrado, cerca del altar de la Virgen de los Milagros.[15]

También sirvió de inspiración la vida monástica y contemplativa de este cenobio para los hombres que fueron a evangelizar las tierras recién descubiertas: fray Juan de Palos, fray Juan Izquierdo,[17]

Historia contemporánea

Panel de azulejos, homenaje de la ciudad de Huelva a Mariano Alonso-Castrillo y Bayón, gobernador civil en 1882 cuando se realizó la última reforma del edificio.

Después de la Guerra de la Independencia Española y de la Desamortización de Mendizábal, el monasterio quedó casi en la ruina hasta que en 1855 se llevó a cabo una restauración por iniciativa de los duques de Montpensier y de la Diputación Provincial.[18] En 1882, el rey Alfonso XII visitó el monasterio y apoyó una segunda iniciativa de rehabilitación y mejora con el fin de conmemorar, años más tarde, el IV Centenario del Descubrimiento de América, cuya organización estuvo a cargo del Gobernador Civil de Huelva, Mariano Alonso-Castrillo y Bayón, III Marqués de Casa Ximénez, del cual puede verse un retrato en la Sala del Museo Colombino que alberga el monasterio. Dirigió las obras en esta ocasión el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, que supo respetar el ambiente y el espíritu del edificio original.

La toma de posesión oficial del monasterio por los franciscanos tuvo lugar en 1920, una vez cedido el edificio en 1919 a la orden seráfica, según anota el profeso de Asís en La Rábida Luis García Nieto, bibliotecario y cronista de aquella efeméride.[19]

Ya en el siglo XX, el monasterio es testigo del vuelo del Plus Ultra. Los tripulantes de dicha expedición se hospedaron en el monasterio antes de iniciar el raid Palos de la Frontera-Buenos Aires, celebraron una misa frente a la Virgen de los Milagros, que se encontraba circunstancialmente en la parroquia de Palos de la Frontera, y finalmente, el 22 de enero de 1926, partieron del muelle de la Calzadilla de Palos, elevándose el hidroavión frente al convento.[21]

El 3 de agosto de 1992 se celebró en el interior del monasterio un Consejo de Ministros del gobierno de España, presidido por el Rey de España Juan Carlos I.[22]

El 14 de junio de 1993, el Papa Juan Pablo II visitó el monasterio con motivo de la coronación Real y Pontificia de la imagen de Ntra. Sra. de los Milagros.[23]

Celebraciones de la Real Sociedad Colombina Onubense

La Real Sociedad Colombina Onubense, fue creada en 1880 para poner en valor todos aquellos lugares relacionados con el Descubrimiento de América, por lo que desde entonces ha venido desarrollando diferentes actos en el monasterio, considerado por la Sociedad como “sede espiritual”.[24]

Durante los primeros que se celebraron, y con la colaboración de otras instituciones públicas y privadas, esta sociedad se encargó de fomentar las actividades del 3 de agosto en La Rábida, buscando hacer del monasterio el eje de las celebraciones en honor a la partida de la expedición colombina. Así, todos los años preside los actos conmemorativos de la efeméride, participa en la ceremonia religiosa, realiza una salve a la Virgen de los Milagros y oficia una ceremonia de izado de banderas en el exterior. Todo ello finaliza con una sesión extraordinaria de la Real Sociedad en el patio mudéjar. Con motivo del día de la Hispanidad, el 12 de octubre, efectúa también diversos actos en el monasterio.[25]

Other Languages