Monarquía romana

REGNVM ROMANVM
Monarquía romana

Bandera

753-509 a. C.

Spqrstone.jpg

Roma en el año 753 a. C.
Capital Roma
Idioma principal Latín arcaico
Otros idiomas Etrusco, itálico central
Religión Religión romana
Gobierno Monarquía
Rey
 • 753-716 a. C. Rómulo
 • 716-674 a. C. Numa Pompilio
 • 674-642 a. C. Tulio Hostilio
 • 642-617 a. C. Anco Marcio
 • 617-579 a. C. Lucio Tarquinio Prisco
 • 579-535 a. C. Servio Tulio
 • 535-509 a. C. Lucio Tarquinio el Soberbio
Período histórico Edad del Hierro
 •  Fundación de Roma 21 de abril de  753 a. C.
 • Fundación de la República 509 a. C.

La monarquía romana[1] (en latín, Regnum Rōmānum) fue la primera forma política de gobierno de la ciudad estado de Roma, desde el momento legendario de su fundación el 21 de abril del 753 a. C. hasta el final de la monarquía en el 509 a. C., cuando fue expulsado el último rey, Tarquinio el Soberbio, instaurándose la República romana.

Los orígenes de la monarquía son imprecisos, si bien parece claro que fue la primera forma de gobierno de la ciudad, un dato que parecen confirmar la arqueología y la lingüística. La mitología romana vincula el origen de Roma y de la institución monárquica al héroe troyano Eneas, quien navegó hacia el Mediterráneo occidental huyendo de la destrucción de su ciudad hasta llegar a Italia. Allí fundó la ciudad de Lavinio, y posteriormente su hijo Ascanio fundaría Alba Longa, de cuya familia real descenderían los gemelos Rómulo y Remo, los fundadores de Roma.

Nacimiento de Roma

El origen de la ciudad de Roma puede situarse especialmente cerca del monte Palatino, junto al río Tíber, en un punto en el cual existía un vado natural que permitía su cruce y, además, era navegable desde el mar (ubicado a 25  km río abajo) únicamente hasta esa posición. En ese punto el río discurría entre varias colinas excavadas por su cauce, aisladas entre sí por valles que el Tíber inundaba en sus crecidas, lo que convertía la zona en pantanosa, y por lo que la población de agricultores y ganaderos fue en su origen muy reducida.[2]

Este punto estratégico presentaba una ubicación fácil de defender respecto a la amplia llanura fértil que rodeaba el lugar, protegido como estaba por el Palatino y las otras colinas que lo rodeaban y, además, era un cruce destacado en las rutas comerciales del Lacio central, y entre Etruria y Campania. Todos estos factores fueron los que a la larga contribuyeron al éxito y a la fortaleza de la ciudad.

El origen étnico de la ciudad hay que remontarlo a la fusión de las tribus latinas de la aldea del Germal (Roma quadrata) con los sabinos del Viminal y el Quirinal, creando así la Liga de Septimontium o Septimoncial (Liga de los siete montes), una confederación religiosa preurbana de clara influencia etrusca, el poder hegemónico de Italia en esta época. El nombre de la ciudad podría remontarse hasta la gens etrusca Ruma, si bien existen otras teorías al respecto.

Problemática histórica de la monarquía romana

Las crónicas tradicionales de la historia romana, que han llegado hasta la actualidad a través de autores clásicos como Tito Livio, Plutarco, Virgilio, Dionisio de Halicarnaso y otros, cuentan que en los primeros siglos de la vida de Roma hubo una sucesión de siete reyes. La cronología tradicional, narrada por Varrón, arroja la cifra de 243 años de duración total para estos reinados, es decir, un promedio de 35 años por reinado (mucho mayor que el de cualquier dinastía documentada), aunque ha sido desestimada actualmente, desde los trabajos de Barthold Georg Niebuhr. Los galos, liderados por Breno, saquearon Roma tras su victoria en la batalla de Alia en el 390 a. C. ( Polibio da la fecha del 387 a. C.), de forma que todos los registros históricos de la ciudad resultaron destruidos, incluyendo aquellos de las fases más antiguas, por lo que las fuentes posteriores han de tomarse con cautela.[3] Las crónicas tradicionales analizan las evidencias arqueológicas de los inicios de Roma, que, no obstante, coinciden en señalar su poblamiento a mediados del siglo VIII a. C.

En algún momento desconocido de la etapa monárquica de su historia, Roma cayó bajo el control de los reyes etruscos. Los reinados de los primeros monarcas son bastante sospechosos, debido a la larga duración media de los mismos y al hecho añadido de que algunos parecen estar redondeados en torno a los 40 años de duración. Este curioso dato, que incluso destaca más comparado con los reinados de la actualidad en que la esperanza de vida es mayor, quedaba explicado en las tradiciones romanas debido a que la mayoría de los reyes habían sido cuñados de su predecesor. El arqueólogo Andrea Carandini es uno de los escasos académicos contemporáneos que acepta a Rómulo y Remo como personajes históricos, basado en el descubrimiento en 1988 de una antigua muralla en la ladera norte de la Colina Capitolina en Roma. Carandini fecha la estructura a mediados del siglo VIII a.C. y la denomina Murus Romuli.[4]

Theodor Mommsen incluso pone en duda el dominio etrusco. Según este,[5] es poco probable que Roma estuviese nunca controlada por reyes etruscos, sino que en todo caso se trataría de alguna familia de origen etrusco que accedió a la realeza, pero sin que ello supusiera que Roma o las ciudades de la liga latina pasaran a formar parte del dominio etrusco. Esta hipótesis, cuya única base es la leyenda, resulta muy difícil de justificar según los datos de la filología y la arqueología.

Other Languages
azərbaycanca: Roma çarlığı
català: Regne romà
Zazaki: Qraliya Roma
English: Roman Kingdom
Esperanto: Roma monarkio
français: Royauté romaine
interlingua: Monarchia roman
Bahasa Indonesia: Kerajaan Romawi
ქართული: რომის სამეფო
한국어: 로마 왕정
lietuvių: Romos karalystė
latviešu: Romas karaliste
македонски: Римско Кралство
Bahasa Melayu: Kerajaan Beraja Rom
Nederlands: Romeins Koninkrijk
português: Reino de Roma
română: Regatul Roman
srpskohrvatski / српскохрватски: Rimsko kraljevstvo
Simple English: Roman Kingdom
slovenščina: Rimsko kraljestvo
српски / srpski: Римско краљевство
svenska: Roms kungatid
українська: Римське Царство
粵語: 羅馬王國