Monacato

Muñecos representando monjes.
Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí en Egipto. El monasterio es el lugar donde vive el monje y normalmente se encuentra en lugares apartados que propicien la vida monástica.

El monacato (del griego monachos, «persona solitaria») es la adopción de un estilo de vida más o menos ascético dedicado a una religión y sujeto a determinadas reglas en común. En varias religiones se encuentran formas de vida monásticas, aunque sus características varían enormemente, entre ellas: hinduismo, budismo, Jainismo, taoísmo, shintoismo, cristianismo, etc..[1]

Al miembro de una comunidad que lleva una vida monástica se lo denomina monje o monja. Se rigen por las reglas características de la orden religiosa a la que pertenecen y llevan una vida de oración y contemplación. Algunos viven como ermitaños y otros en comunidad, a la que se llama monasterio.

Monacato en general

Una forma de ascetismo, particularmente estricta de la religión hindú.

En todas las religiones ha existido, más o menos explícitamente, una manera "marginal", pero organizada, de encarnar los valores esenciales de su doctrina o teología. A esta forma "marginal" de vivir es a lo que normalmente se le ha llamado monacato.[1]

Aspecto antropológico

El ascetismo, que es la forma más elaborada y organizada del monacato, tiene un significado antropológico profundo. Por ello, el monacato, antes que un hecho religioso es un hecho antropológico que implica un concepto de orden de vida natural. Existe ante todo una filosofía de vida monástica, que una teología de la misma, donde prevalecen los valores formalmente religiosos.[4]

Aspecto socio-religioso

Las religiones que han alcanzado un cierto grado de evolución pueden tener en común unas determinadas formas de monacato. Este, en cuanto a manifestación concreta de ascetismo, común a todas las religiones, es un fenómeno primario que inicia como contraposición entre lo sagrado y lo profano. Este dualismo ahonda sus raíces en los conceptos de espíritu y materia, pero en un nivel más elevado, el ascetismo confronta extroversión con introversión, realidad circundante con recogimiento hacia aquello que se considera fuente y origen de la vida espiritual. Por ello, en las religiones con un desarrollo histórico como el budismo y el cristianismo, el monje abandona las implicaciones de la vida cotidiana para posibilitar la unificación íntima con el Ser supremo.[5]

Teniendo en cuenta lo anterior, ni el ascetismo ni el monacato son monopolio de alguna religión, por el contrario, es patrimonio común de todas las religiones, e incluso de algunas filosofías. Por eso, es normal que haya dado lugar a una tipología social con numerosos paralelismos en todas las religiones del mundo.[6]

Un monje trapense orando. La vida de oración o meditación constituye uno de los elementos comunes a todas las formas monásticas presentes en todas las religiones.

Elementos comunes

Se pueden entrever en las formas de vida monásticas de todas las religiones que las poseen, la coincidencia de una serie de elementos bien determinados. Con ello no se quiere decir que todas sean iguales, lo particular de cada forma monástica será lo específico de cada religión. En rasgo generales se pueden identificar los siguientes elementos:[7]

  • una cierta separación del mundo y de la sociedad,
  • la promesa por un tiempo o para siempre de continencia o virginidad,
  • una preeminencia de la oración o meditación y de la vida litúrgica o ritual,
  • un determinado grupo de prácticas penitenciales,
  • la sujeción a una Regla de vida,
  • la sumisión a un superior o director espiritual,
  • una vida austera de pobreza,
  • un tiempo de iniciación o noviciado o guía de un padre espiritual,
  • un cambio de nombre que signifique la renuncia de todo su pasado,
  • un hábito o vestido diferente o algún signo externo que indique su pertenencia o su opción,
  • y un sistema penitencial para quienes infrantan la Regla y las costumbres de la comunidad monástica.

Si bien en cierto que existen formas paralelas o semejantes en el monacato de las diversas religiones, también lo es el hecho de que cada una de estas, le da una impronta propia, con rasgos específicos, al estilo de vida monacal que surge en ellas.[8]

Other Languages
български: Монашество
čeština: Mnišství
Deutsch: Mönchtum
dolnoserbski: Mnichojstwo
English: Monasticism
Esperanto: Monaĥismo
eesti: Munklus
euskara: Monakotza
فارسی: رهبانیت
français: Monachisme
עברית: נזיר
Bahasa Indonesia: Monastisisme
italiano: Monachesimo
Nederlands: Monastiek
polski: Monastycyzm
português: Monasticismo
русский: Монашество
srpskohrvatski / српскохрватски: Monaštvo
српски / srpski: Монаштво
svenska: Monasticism
українська: Чернецтво
Tiếng Việt: Đan sĩ
ייִדיש: מאנאך
中文: 修行制度