Mole Antonelliana

Mole Antonelliana
Mole Antonelliana Torino 2010 RD.jpg
Mole Antonelliana, símbolo de la ciudad de Turín.
Información general
Uso(s) Diseñada originalmente como una sinagoga
Localización Turín, Piamonte, Italia
Coordenadas 45°04′08″N 7°41′35″E / 45.068888888889, 45°04′08″N 7°41′35″E / 7.6930555555556
Inicio 1863
Finalización 1888
Altura 167 metros
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Alessandro Antonelli
[ editar datos en Wikidata]

La Mole Antonelliana es el principal símbolo arquitectónico de la ciudad de Turín, en el norte de Italia. Fue construida entre 1863 y 1888 a cargo del arquitecto Alessandro Antonelli, de cuyo nombre deriva el de la obra.

Historia

Vista lejana de la Mole.
Interior de la cúpula con el ascensor panorámico.
Vista nocturna de Turín y la Mole.

Originalmente, la Mole Antonelliana fue diseñada para ser una sinagoga judía como símbolo de la libertad y la tolerancia religiosa que había sido garantizada a los grupos no- católicos. Sin embargo, la relación entre Antonelli y la comunidad judía no era buena. El arquitecto propuso una serie de modificaciones al diseño original elevando la altura del domo en 47  m, alcanzando los 113 m. Estos cambios, que provocaron un aumento en los costes y en el tiempo de construcción previstos originalmente, no le gustaron a la comunidad judía, que detuvo la construcción en 1869 dejando un techo provisional.

En 1873, la ciudad de Turín intercambió un nuevo terreno para construir una sinagoga a cambio de la Mole Antonelliana, que sería dedicada al Rey Víctor Manuel II. Así, Antonelli pudo retomar las obras aumentando la altura del domo hasta los 167 m.

La vida de la Mole Antonelliana no ha disfrutado nunca de estabilidad. Durante su construcción, el terremoto del 23 de febrero de 1887 obligó a modificar el proyecto para consolidarlo. El ángel colocado a la punta del monumento fue abatido durante el temporal de 11 de agosto de 1904, y fue sustituido por una estrella de borde de cuatro metros de diámetro. Actualmente, el ángel se puede ver en el interior de la Mole.

El 23 de mayo de 1953, otra violentísima tormenta, acompañada de grandes ráfagas de aire, hizo caer 47 metros del pináculo, reconstruido en el año 1961 con una estructura metálica recubierta de piedra. Durante los trabajos de consolidación se decidió estabilizar el interior con grandes arcos de cemento, que no obstante, desnaturalizaban completamente el interior, dando una sensación desagradable de claustrofobia. Por otro lado, también se habían levantado voces críticas, que temían que la excesiva rigidez dada a la estructura con esta cimentación pudiera dañarla, puesto que se reducían las posibilidades de oscilaciones elásticas.

Other Languages