Moiras

Las tres Moiras. Relieve, tumba de Alexander von der Mark, por Johann Gottfried Schadow. Old National Gallery, Berlín

En la mitología griega, las Moiras (en griego antiguo Μοῖραι, ‘repartidoras’) eran las personificaciones del destino. Sus equivalentes en la mitología romana eran las Parcas o Fata, las Laimas en la mitología báltica y las Nornas en la nórdica. Vestidas con túnicas blancas y de semblante imperturbable, su número terminó fijándose en tres.

La palabra griega moira (μοῖρα) significa indistintamente ‘destino', ‘parte', ‘lote' o ‘porción', en referencia a su función de repartir a cada mortal la parte de existencia y de obras que le corresponden en el devenir del cosmos. Controlaban el metafórico hilo de la vida de cada ser humano desde el nacimiento hasta la muerte, y aun después en el Hades.

Mitología

En principio, las Moiras eran concebidas como divinidades indeterminadas y abstractas, quizá incluso como una sola diosa. En la Ilíada de Homero se habla generalmente de "la Moira", que hila la hebra de la vida para los hombres en su nacimiento[5]

Una vez su número se hubo establecido en tres,[6]​ los nombres y atributos de las Moiras quedaron fijados:

  • Cloto (Κλωθώ, ‘hilandera’) hilaba la hebra de vida con una rueca y un huso. Su equivalente romana era Nona, originalmente invocada en el noveno mes de gestación.
  • Láquesis (Λάχεσις, ‘la que echa a suertes’) medía con su vara la longitud del hilo de la vida. Su equivalente romana era Décima, análoga a Nona.
  • Átropos (Ἄτροπος, ‘inexorable’ o ‘inevitable’, literalmente ‘que no gira’,[8]​ Su equivalente romana era Morta (‘Muerte’), y es a quien va referida la expresión "la Parca" en singular.

En la tradición griega se aparecían tres noches después del alumbramiento de un niño para determinar el curso de su vida. Originalmente podrían haber sido diosas de los partos, si bien esta función acabaría asumida por la deidad de origen minoico Ilitía; paralelamente, la posterior adquisición de su papel como señoras del destino las vincularía y a la vez diferenciaría de otras divinidades de la muerte propiamente dicha, como Tánatos y las Keres. Por ello, y en especial por el predominante papel de Átropos, las Moiras inspiraban gran temor y reverencia, aunque podían ser adoradas como otras diosas: las novias atenienses les ofrecían mechones de pelo y las mujeres juraban por ellas.

Un texto bilingüe eteocretense[9]​ tiene la traducción griega ομοσαι δαπερ ενορκίοισι (omosai d-haper enorkioisi, ‘pero puede jurar [estas] mismas cosas a las Guardianas de Juramentos’). En eteocretense esto se escribe —S|TUPRMĒRIĒIA, donde MĒRIĒIA puede aludir a las divinidades que los helenos conocían como las Moiras.

Diversas versiones de las Moiras existieron en los niveles mitológicos europeos más antiguos. Es imposible no relacionarlas con otras diosas hilanderas del destino indoeuropeas, como las Nornas en la mitología nórdica o la diosa báltica Laima y sus dos hermanas.

Other Languages
Afrikaans: Skikgodin
asturianu: Moires
azərbaycanca: Moyralar
български: Мойри
brezhoneg: Moira
bosanski: Mojre
català: Moires
čeština: Moiry
dansk: Moirer
Deutsch: Moiren
Ελληνικά: Μοίρες
English: Moirai
Esperanto: Mojroj
eesti: Moirad
euskara: Moirak
فارسی: مویرای
français: Moires
galego: Moiras
עברית: מוירה
hrvatski: Mojre
magyar: Moirák
Հայերեն: Մոյրաներ
Bahasa Indonesia: Moirai
íslenska: Örlagagyðjur
Basa Jawa: Moirai
한국어: 모이라
Lëtzebuergesch: Moiren
lietuvių: Moiros
latviešu: Moiras
Nederlands: Moira (mythologie)
norsk: Moirer
polski: Mojry
português: Moiras
română: Moirae
русский: Мойры
srpskohrvatski / српскохрватски: Mojre
Simple English: Moirai
slovenščina: Mojre
српски / srpski: Мојре
svenska: Moirerna
ไทย: มอยเร
Türkçe: Mireler
українська: Мойри
Tiếng Việt: Moirai
中文: 摩伊赖