Mitología asturiana

Mitología asturiana es el conjunto de tradiciones fantásticas y leyendas populares del folclore del Principado de Asturias ( comunidad autónoma española situada en el noroeste del país que limita al norte con el Mar Cantábrico, al sur con Castilla y León, al este con Cantabria y al oeste con Galicia). Dicho conjunto enlaza con otras mitologías de la cornisa cantábrica así como con algunas supersticiones y leyendas europeas, aunque también ha desarrollado sus propias especificidades y localismos que enlazan tanto con el entorno agreste y rural de los numerosos pueblos y aldeas astures como con el Bable, la lengua autóctona que se habla (con variaciones, según la zona) en toda Asturias.

Es posible que las creencias folclóricas asturianas, como las de toda Europa, se encuentren vinculadas de algún modo a las religiones paganas de los pueblos precristianos ( astures), las cuales habrían sido más o menos asimiladas y transformadas sincréticamente por el cristianismo. Por desgracia resulta difícil, si no imposible, aseverar nada claro al respecto: la frontera que separa la realidad etnológica seria del mito romántico decimonónico es extremadamente tenue, en parte por la tradición oral con que se propagaban dichos mitos y leyendas. La gravísima situación de analfabetismo que padeció el país a lo largo de muchos siglos de su historia y que se notaba especialmente en la clase obrera ( campesinos, marineros, mineros, etc.), provocó que estas tradiciones orales fueran dejando un escaso rastro de documentos históricos escritos al paso de las eras, ya que debido a la sociedad de clases existente en dichas épocas leer y escribir era un privilegio reservado de forma exclusiva a la nobleza y al clero. Una realidad que perduró hasta bien entrado el siglo XIX, cuando durante el reinado de Isabel II, y para poner fin a centurias de atraso e incultura, se promulga en toda España la Ley Moyano para la educación obligatoria de los niños y la creación de escuelas, permitiendo así a la clase obrera el acceso a la lectura y la escritura (así como el aprendizaje de materias como matemáticas e historia, entre otras).

Dioses

Al igual que otras culturas preindoeuropees, los astures, los primeros pobladores de lo que siglos después sería el Principado de Asturias, tenían como dioses protectores a las fuerzas de la naturaleza. Gracias a las referencias del historiador y geógrafo griego Estrabón (en griego antiguo, Στράβων; Amasia, Ponto, ☆64-63 a.C./†19-24 d.C.) se sabe que adoraban a la Luna como a una diosa básica de lo espiritual y de la fertilidad, lo que afirma que eran matriarcales o que aún estaban en proceso de patriarcalización.

Se conocen algunas divinidades por la toponimia y por la documentación romana y medieval que ha logrado sobrevivir, permitiendo conocer una buena parte de su panteón de deidades sobrenaturales, si bien el origen de algunas de ellas es incierto, siendo fácilmente identificables con dioses de otras mitologías de los antiguos celtas del norte de Europa, como la mitología griega, la gala y la mitología irlandesa, tal vez mediante procesos de migración que llevasen a griegos, galos e irlandeses hasta Asturias, llevándose hasta allí sus mitos para adoptar nuevas formas. Algunas de las divinidades que se saben eran adoradas por los asturianos primigenios son:

Aernus

Posiblemente el dios más importante de los Zoelas, una tribu prerromana que habitaba en las sierras de Nogueira, Sanabria y La Culebra hasta los montes de Mogadouro y Santa Comba (en el norte de España y Portugal). [2]

Aramo

Un protector de las encrucijadas de los caminos, se le recuerda en el monte Aramo, llamado en su honor (sagrado por antonomasia para los astures, situado entre los concejos de Morcín, Riosa y Quirós), en donde hay una importante necrópolis dolménica y por lo tanto ya era un lugar sagrado antes de la época castreña. Su nombre significa "cruce de caminos" o "bifurcación". [3]

Árboles Sagrados

Siendo una cultura profundamente enraizada con la tierra y los elementos, y pese a no ser deidades en un sentido estrictamente antropomórfico como Zeus u Odín, los celtas (y por ende los astures primigenios) desarrollaron una cultura entera entorno a los árboles sagrados, que jugaron un papel fundamental en los funerales, siendo también considerados símbolos de inmortalidad debido a su enorme longevidad, venerándose especialmente a un árbol por encima de todos los demás (como por ejemplo el carbayu), y que con el tiempo se convierte en un símbolo de la propia Asturias: el texu, del que se creía que sus enormes raíces se encargaban de proteger a los muertos en el Más Allá, convirtiendo los sitios donde se encontraban los texus en lugares sagrados para los astures. Posteriormente el Catolicismo medieval introdujo a los texus dentro de su propia cultura, edificando las iglesias y capillas en los distintos pueblos y aldeas al lado de éstos, como símbolo de unión con la tierra y de la resurrección en el Juicio Final. Uno de estos texus se encuentra en el pueblo de Bermiego (concejo de Quirós), conocido precisamente como Tejo de Bermiego y considerado uno de los más longevos de Europa con una edad estimada de unos 2000 años. Otros árboles adorados en épocas remotas eran: haya, abedul, fresno, encina, avellano, sauce, olivo, nogal, saúco, manzano, abeto, acebo, avellano y castaño. [5]

Bandua

También llamado Bandis, es un dios cuya misión era servir como garantía o aval en los pactos. Además de los astures, es una deidad común a los lusitanos y los galaicos. [1]

Belenos

Identificado por historiadores de la Antigüedad con el Apolo de la mitología griega (el Febo de la mitología romana), la figura de Belenos se asocia a la luz, el sol y el fuego. Se le honraba para que conservara el fuego del hogar con una fiesta característica de los pueblos agrícolas y pastoriles al inicio de la época de siembra y del ascenso del ganado a los puertos de montaña. Actualmente se le recuerda en lugares como Beleño, Belén de Ponga o Beloño de Gijón entre otros. Belenos o Belenus es también un dios en la mitología celta. Así mismo, el grupo de folk asturiano Beleño y el equipo avilesino de rugby Belenos RC son llamados en su honor. Su nombre es frecuentemente mencionado, junto a Tutatis, en el cómic Astérix el galo de Goscinny y Uderzo. [7]

Bodus

Dios guerrero, su nombre se traduce como "victoria". Equivalente a Nike en la mitología griega. [8]

Brixit

Diosa de la curación, de las artes y del hogar, su origen podría estar en la mezcla de Hestia, diosa del hogar en la mitología griega, y de Higia (también llamada Higea o Higeia), diosa de la sanación e hija del dios Asclepio (Esculapio). [10]

Candamo

También llamado Cernunos o Cernunnos. Dios de la vegetación y de las fuentes, del que toma su nombre un concejo asturiano. Aún existe en el concejo de León, en el parque natural de La Candamia, una copia de la fuente dejada a Iove Candamus (Júpiter Candamu) por los romanos en señal de sincretismo. En las escasas representaciones que se encuentran de este dios aparece con cuernos en la cabeza, portando un torque de oro en una mano, simbolizando el poder y riqueza, y en la otra una serpiente que representa la abundancia y la fertilidad. Los pueblos de Cermoño (uno ubicado en Salas y el otro en la parroquia de Coro ( Villaviciosa), son llamados en honor a él. [3]

Cosso

También llamado Cosus, Cossuenidoiedius y Cossuesegidiaecus. Vinculado al adjunto de las aguas y comparado al Tutatis es la mitología gala y el Ares de la mitología griega ( Marte en la mitología romana), era el dios de la guerra y protector en la batalla como del castro, y que dio nombre a localidades como Caso y Caxous en Valdés o a Campo de Caso. Es otra deidad común a los lusitanos y los galaicos, siendo llamado Segidiaecus en la mitología celta. [11]

Deidades menores

Comparables a las ninfas y a los faunos de la mitología griega, dentro de los mitos asturianos había una pléyade de genios o dioses menores que, con el paso de los siglos, se convirtieron en una cohorte de mitos y leyendas que conformaron los mitos asturianos en su forma definitiva, pasando a la religiosidad de la cultura asturiana en formas de xanas y trasgus, etc (ver más abajo en "Seres mitológicos").

Dea Astúrica

Diosa de la soberanía, y personificación de la nación de los astures durante el período romano. [1]

Deganta

También llamada Degantae. Diosa de las aguas. [1]

Deis Equeunum

Dioses "equinos", pudiera ser una equivalencia de los centauros de la mitología griega y tal vez protectores de los asturcones, una raza de caballo típicamente asturiana. [12]

Deva

Diosa del agua y de la feminidad, de ella le toman el nombre la montaña Deva y el río Deva, siendo muy importante para los astures ya que el líquido elemento aporta pureza, riega los campos y da de beber a los animales y personas, contribuye en definitiva a lo que era la vida en la tribu. En Asturias existen numerosos manantiales y ríos con este nombre, uno de ellos localizado precisamente a los pies de La Santina, en el Santuario de Covadonga. [3]

Epona

Diosa de los caballos, aparece también en la mitología celta. [3]

Glan

Diosa de la pureza. Su origen podría estar en Glaur, una diosa de la mitología nórdica (madre de Máni, dios de la luna, y de Sól, diosa del sol) cuyo nombre significa "brillo" y que sería la base de la raíz "glor" (gloria), que significa "oro" (oro puro). [13]

Lug

Al parecer, un dios relacionado con las poblaciones celtas del centro y occidente de Asturias. Topónimos como el de Lugones o Lugo de Llanera, cerca de Oviedo, amparan la existencia de este protector, de gran importancia en la mitología celta. [3]

Navia

Diosa de la ría que lleva su nombre, un concejo asturiano también es llamado igual que ella. Al igual que Cosso y Bandua, es común a los lusitanos y los galaicos. [1]

Nimmedo Aseddiago

Una posible deidad local asociada al bosque anexo al pueblo de Mieres, del que apenas se tiene más información. Al traducirse su nombre como "ir al bosque sagrado", pudiera tratarse de la ruta del Camino de Santiago entre Oviedo y León, que atraviesa el concejo de Mieres en su recorrido. [1]

Reue

Dios del cielo vinculado a los ríos y a fenómenos atmosféricos como la lluvia o las ventiscas, relacionado también con las montañas. Al igual que Cosso, Bandua y Navia, es común a los lusitanos y los galaicos. [14]

Segono

Culebra con cabeza de castrón, cuyo nombre es parecido a la localidad de Següenco en Cangas de Onís, situado en el oriente de Asturias donde habitan múltiples leyendas de serpientes aladas que podrían tener su origen en este dios antiguo. Este ser pudo evolucionar en el actual cuélebre de la mitología asturiana. Cerca del mirador de Següencu está el pueblo de Onao, en Cangas de Onís, en el que se contaba una historia sobre un cuélebre que, cuando salía de la cueva donde habitaba, cubría los cuatro picos del valle, ensombreciendo el día. [3]

Taranis

Dios del trueno, la luz y el cielo, representa el ruido, la destrucción y la fuerza sobrenatural de las tormentas. Probablemente tengan relación con esta deidad algunos topónimos como Taranes ( Ponga), Tarañu ( Cangas de Onís), Tarna ( Caso) y Taraña ( Laviana y Siero). Aparece también en la mitología celta. [15]

Telenón

También llamado Tilenus. Dios de la fuerza, el brillo y la lucha. Vivía, según creencias astures, en el monte Teleno, ubicado en La Maragatería, en Castilla y León. Se le consideraba también protector de la agricultura y la economía. [16]

Vagodonnaego

Posiblemente una deidad de carácter infernal o del inframundo, habida cuenta la partícula "donn" en su nombre, que significa "el oscuro" (Donn es un dios de la mitología celta, cuya morada está en un lugar donde van a parar todos los muertos). Dado que la etimología completa de su nombre sería traducida como "yo, el vacío oscuro" (Lat. vago, "vacío"; donn, "el oscuro"; y aego/ego, "yo"), pudiera tratarse del dios de la oscuridad o de los muertos, equivalente al Hades de la mitología griega. Su pronunciación sería algo así como "vagodónego". En una versión alternativa del mito (sin pruebas concluyentes) sería un dios agrícola o de la agricultura, mientras que en otra sería la personificación del río Órbigo, antiguamente parte del reino de Asturias (actualmente perteneciente a Castilla y León). [17]

Vieya

Llamada La Vieya a secas (La Vieja, en español), se trata de una mujer enorme que puede cambiar de aspecto a voluntad, apareciéndose joven o anciana pudiendo cambiar también de tamaño de gigante a humano, a veces montada a caballo (portando a un niño en brazos), y que encarna todos los poderes de la naturaleza, lo que la convierte en una versión asturiana de la Madre Tierra. Capaz de controlar el clima y los elementos a su antojo, así como de proveer que el ganado y las cosechas sean abundantes o escasas mediante hambrunas y/o enfermedades, en tiempos antiguos se consagraban a ella fuentes, rocas grandes y llamativas, cuevas y las altas cumbres de montes y picos. Posteriores revisiones por parte del Imperio Romano le dieron atribuciones propias de Las Parcas, llevando siempre un huso de hilandera en una mano (o una rueca), con el que teje y corta las vidas de los mortales, llegando a tener presencia en algunas festividades como por ejemplo en La Quema de la Vieya en Avilés [19]

Vindonius

También llamado Vindonius el blanco. Figura de gran poder, la propia cordillera cantábrica era conocida tiempo atrás como el Mons Vindius, siempre blanca con sus nieves perpetuas, por lo que Vindonius podría tratarse de un dios del invierno o de la nieve. [3]

Vosegus

Dios de la flora y fauna asturiana, así como protector y guardián de la misma. En su nombre se encontraría la raíz del posterior Busgosu, uno de los seres mitológicos más populares de los bosques asturianos. [21]

Other Languages