Misterio (teatro)

Misterio de Elche, escena del descenso del ángel en la "Mangrana".

Misterio, en el contexto teatral europeo, es el drama religioso medieval que pone en escena pasajes de las Sagradas Escrituras y, con preferencia, de la vida, pasión y muerte de Jesucristo. Por su carácter arcano, simbólico y mágico, los misterios medievales pueden considerarse herederos de los rituales celebrados en Eleusis (cerca de Atenas), en la antigua Grecia y continuados posteriormente por el Imperio romano.[2]

Su práctica y desarrollo fue común en gran parte de Europa entre los siglos XIII y XVI. Se representaban inicialmente dentro de los templos o en sus pórticos, y más tarde en las plazas de las poblaciones.

Significados y desarrollo

El significado del término misterio (del latín «mysterium», ceremonia) es doble: por una parte alude al tipo de representación y, por otro lado, toma su raíz y hace referencia al mester, oficio de los gremios responsables de conservar y representar estos dramas religiosos.[3]

La evolución que acabó convirtiendo los diálogos dramatizados (que daban vida al drama litúrgico) en prototipos del drama sacro, es decir, los milagros, los juegos («jeux») y los misterios, puede concretarse en cinco factores:[4]

  1. aumento del número de participantes en la representación;
  2. integración de actores laicos en el drama;
  3. se abandona el interior de las iglesias (el espectáculo sale a las calles y, en algunos casos, llega a hacerse itinerante);
  4. el latín se queda para los oficios de los templos y los dramas, más populares, comienzan a construirse y representarse en lengua vulgar y de carácter vernáculo ( lenguas romances);[nota 1]
  5. la ampliación de la temática religiosa (ya no es suficiente la vida y milagros de Cristo);[nota 2]

El valor histórico del milagro es haber servido de contexto a la evolución de la Edad Media hacia la Edad Moderna.[5] Buen ejemplo de ello son los Misterios de la Pasión de Arnoul Greban (con treinta y cinco mil versos, más de doscientos personajes y cuatro jornadas de puesta en escena), o el de Jean Michel: 65.000 versos, diez jornadas y pasajes entre lo costumbrista y lo truculento, como los amores de Judas Iscariote y la vida profesional de María Magdalena.

Other Languages
čeština: Mirákl
English: Mystery play
hrvatski: Mirakul
日本語: 神秘劇
ქართული: მისტერია
қазақша: Мистерия
Кыргызча: Мистерия
lietuvių: Misterija
Nederlands: Mysteriespel
norsk bokmål: Mysteriespill
polski: Misterium
русский: Мистерия
srpskohrvatski / српскохрватски: Mirakul
Simple English: Mystery play
slovenščina: Mirakel
svenska: Mysteriespel
українська: Містерія