Misiones jesuíticas en la península de Baja California

Las misiones jesuíticas de la península de Baja California fueron el conjunto de misiones que los religiosos de la Compañía de Jesús fundaron en la península de Baja California a partir de finales del siglo XVII con el objeto de evangelizar a los indios pericúes, guaycuras y cochimíes.

El fracasado primer intento misional

Después del fracaso del conquistador español Hernán Cortés en su intento de fundar una población en la Bahía de la Santa Cruz, hoy en día La Paz, transcurrieron más de un siglo y medio de fracasados intentos de colonizar la península de Baja California, perteneciente al Virreinato de México.

En 1683 la Compañía de Jesús fundó la primera reducción en la Península de Baja California a la que denominó la Misión de San Bruno. La fundación se debió a los sacerdotes misioneros jesuitas Eusebio Francisco Kino, Matías Goñi y Juan Bautista Copart que la ubicaron a unos 20 Km. al norte de la hoy ciudad de Loreto.

Pero el riguroso clima de San Bruno fue determinante para la suerte de la misión. El sol evaporó el agua y secó las cosechas. Ante las vicisitudes climáticas el almirante Isidro de Atondo y Antillón, en 1685 sometió a votación el abandono de aquella empresa californiana financiada por la corona española. A la decisión de despoblar la misión se opuso, en vano, el padre Kino. Se dieron órdenes de salvar cuanto pudiera y regresar en los barcos. Así se embarcaron y los tibios vientos alejaron las embarcaciones de las inhóspitas tierras de la península y el sueño de Kino de convertir a los nativos y crear un rosario de misiones en la península de Baja California llegó a su fin. Otros misioneros serían quienes con la cruz en la mano colonizarían la península.

Other Languages