Misericordia

La misericordia es la disposición a compadecerse de los sufrimientos y miserias ajenas. Se manifiesta en amabilidad, asistencia al necesitado, especialmente en el perdón y la reconciliación. Es más que un sentimiento de simpatía, es una práctica. En el cristianismo es uno de los principales atributos divinos. La misericordia es también un sentimiento de pena o compasión por los que sufren, que impulsa a ayudarles o aliviarles; en determinadas ocasiones, es la virtud que impulsa a ser benévolo en el juicio o castigo. Su etimología, del latín misere ( miseria, necesidad), cor, cordis ( corazón) e ia (hacia los demás); significa tener un corazón solidario con aquellos que tienen necesidad.

La misericordia y la lástima

No hay que confundir la misericordia con la lástima.

La lástima es un sentimiento menos vehemente y más pasajero que compasión. Así es que de la palabra lástima no se deriva un adjetivo aplicable al que la siente, sino al objeto que la provoca, y lo contrario sucede con la palabra compasión, de que se deriva compasivo. Son lastimeros o lastimosos los infortunios, las enfermedades, el hambre y la persecución. Son compasivas las personas en quienes estos males producen lástima.[1]

La lástima se aplica con más propiedad a la sensación que nos causa el mal que se ofrece a nuestros sentidos; y la compasión al efecto que causa en el ánimo la reflexión del mal: porque aquella no explica por sí sola más que la sensación de la pena, o el disgusto que causa el mal ajeno; pero la compasión añade a esta idea la de una cierta inclinación del ánimo hacia la persona desgraciada, cuyo mal se desearía evitar.[2]

No nos mueve a compasión la suerte de un asesino condenado a muerte, pero nos da lástima el verle padecer en el suplicio. Nos da lástima el ver morir a un irracional; nos da compasión el triste estado de una pobre viuda. La compasión supone siempre un sentimiento verdadero. La lástima se emplea algunas veces para representar un sentimiento tan ligero, que apenas merece el nombre de tal; como: Es una lástima que no haga buen tiempo.[3]

Other Languages
azərbaycanca: Mərhəmət
български: Милосърдие
català: Misericòrdia
čeština: Milosrdenství
English: Mercy
Esperanto: Mizerikordo
français: Clémence
galego: Misericordia
עברית: רחמים
हिन्दी: दया
hrvatski: Milosrđe
Հայերեն: Ողորմություն
italiano: Misericordia
नेपाल भाषा: दया
Nederlands: Barmhartigheid
Piemontèis: Mercy
português: Misericórdia
srpskohrvatski / српскохрватски: Milost
Simple English: Mercy
slovenčina: Milosrdenstvo
српски / srpski: Милосрђе
Kiswahili: Huruma
Türkçe: Merhamet
українська: Милосердя