Miquel dels Sants Oliver

Miquel dels Sants Oliver
Miguel de los Santos Oliver.jpg
Retrato publicado en enero de 1920 en la revista Hojas selectas
Información personal
Otros nombres Miguel de los Santos Oliver
Nacimiento 4 de mayo de 1864
Campanet, isla de Mallorca
Fallecimiento 9 de enero de 1920
Barcelona
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación escritor
Género Poesía Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
[ editar datos en Wikidata]
Miquel dels Sants visto por Ramon Casas ( MNAC).

Miquel dels Sants Oliver i Tolrà ( Campanet, Mallorca, 4 de mayo de 1864 - Barcelona, 9 de enero de 1920)[1] fue un escritor español en español y en catalán. Cultivó de forma brillante el periodismo, la poesía, la narrativa y el ensayo.

Biografía

Hijo de un periodista local, se licenció en Derecho en Barcelona, tras lo cual se dedicó al periodismo en Mallorca, donde fundó La Roqueta en 1887. Colaboró y dirigió otros diarios mallorquines (incluido La Almudaina, fundado por su padre), hasta que se estableció en Barcelona en 1904. En la capital catalana ejercició de bibliotecario en el Ateneo Barcelonés (1906-1916), lugar de encuentro de la intelectualidad barcelonesa, y trabajó como redactor en el Diario de Barcelona, siendo director entre 1904 y 1906, hasta que, por desavenencias con la línea del periódico, se integró en La Vanguardia. Desde allí ejercía un mallorquinismo y un catalanismo moderado y conservador en línea con la Lliga Regionalista, que trataba de aproximar al maurismo con el que también simpatizó durante algún tiempo. En toda su obra periodística y narrativa late una crítica razonada al provincianismo ensimismado y una apuesta por la modernización de la sociedad, muy en la línea por tanto del regeneracionismo, pero no exenta de una cierta nostalgia por una sociedad rural y tradicional en vías de desaparición, la que vivió en la Mallorca de su juventud.

Fue uno de los fundadores del Instituto de Estudios Catalanes, que abandonó en 1914 al distanciarse de las posiciones de la Lliga. Desde 1906 fue miembro preeminente de la terna directiva de La Vanguardia, junto con Ezequiel Boixet y Alfredo Opisso, hasta que en 1916 fue nombrado director, convirtiendo La Vanguardia en un gran periódico, como culminación de su carrera periodística. Se convirtió en uno de los periodistas más respetados y prestigiosos del ámbito conservador, ejerciendo como comentarista de temas políticos, históricos y culturales. Escribió también para ABC. En 1917 fue elegido presidente del Ateneo de Barcelona.

Murió en Barcelona en 1920.

Other Languages