Militarismo

Cartel del reclutamiento del Ejército Imperial Japonés.

Militarismo es la ideología según la cual la fuerza militar es la fuente de toda la seguridad. En su forma más leve se postula a menudo con argumentos muy variados, para justificar la preparación militar de una sociedad, todos los cuales tienden a asumir que la «paz a través de la fuerza» es la mejor o única forma de conseguir la paz. Su política se resume en el aforismo latino «Si vis pacem, para bellum» («Si quieres la paz, prepárate para la guerra»).

El militarismo tiende a ser definido en oposición directa con los movimientos por la paz de los tiempos modernos. Históricamente, el término se utilizó haciendo referencia a estados específicos implicados en el imperialismo, por ejemplo: Esparta, el Imperio Japonés, el Imperio Británico, Estados Unidos, el Imperio Alemán y la Alemania nazi, el Primer Imperio Francés, la Italia fascista, la Unión Soviética, Irak bajo Saddam Hussein. Hoy se emplea a menudo el término «militarista» más que nada aplicado en occidente a los países liderados por los Estados Unidos (junto con el Reino Unido y Australia) e Israel, y a otros como China, Francia, Corea del Norte, Irán y Siria.

Caricatura de Art Young en la revista estadounidense The Masses, publicada en marzo de 1916, durante la Primera Guerra Mundial.

El militarismo es en ocasiones contrastado con los conceptos de poder nacional comprensivo, poder duro y poder blando [cita requerida]. Por ejemplo, el liderazgo actual de China sostiene que una China fuerte es necesaria para la seguridad nacional, pero que el militar es sólo un componente del poder nacional y que una atención excesiva en lo militar puede originar la precarización de otras áreas importantes como por ejemplo la economía civil.[cita requerida] Sin embargo, los temas militaristas predominan con frecuencia en las actitudes chinas, tales como la disputa con Taiwán, Rusia o Japón.

Otro aspecto del militarismo es el ascenso de un pequeño grupo de oficiales militares a un poder imbatible, como sucedió en Irak, en la Alemania Nazi y en la mayoría de los países latinoamericanos hasta la década de 1980. Sin embargo, aunque muchos estados militaristas son dictaduras militares, el militarismo no es sinónimo de régimen dictatorial o autoritarismo. La democracia liberal y el militarismo no son términos mutuamente excluyentes.

Generales prusianos en Sadowa (1866): Bismark, general Vogel von Falkenstein, general von Steinmetz, von Roon, general von Fliess y general Herwarth von Bittenfeld.

En el Reino Unido, y en los Estados Unidos, desde fines del siglo XVIII hasta hoy, casi siempre fue un civil el secretario de Guerra y el primer lord del Almirantazgo, o secretario de Marina (en Estados Unidos). Durante las guerras contra Francia, desde la Revolución francesa hasta la caída de Napoleón, sólo hubo un primer lord del Almirantazgo no civil (el almirante Lord St Vincent) y sólo por tres años. Siempre, en esa época y hasta el fin de la Guerra Fría, los secretarios de Guerra (luego de Defensa) fueron civiles.[2]

Una forma de medir el militarismo es el porcentaje del Producto Nacional Bruto que un país emplea en gastos militares. En 2001, Corea del Norte tenía el máximo porcentaje de inversión militar, con un 31,3%, seguida de Angola (22% en 1999), Eritrea (19,8% en 2001), Arabia Saudí (13% en 2000), Etiopía (12,6 en 2000), Omán (12,2% en 2001), Catar (10% en los años 2000/2001), Israel (8,75% en 2002), Jordania (8,6% en 2001) y las Maldivas (8,6% en 2001). El mayor gasto en términos absolutos; sin embargo, es el realizado por Estados Unidos que en 2007, fue de 532.800 millones de dólares representó el 48 por ciento del total mundial.[3]

Género y militarismo

La relación entre género y militarismo pretende dar a conocer el debate planteado sobre la relación entre militarismo y patriarcado, surgido de la confluencia de movimientos feministas y movimientos pacifistas así como desde el mundo académico. Activistas del mundo del antimilitarismo, víctimas de la violencia, feministas y profesionales de la resolución de conflictos han cuestionado los roles sociales y de género con la convicción de que estos forman parte de las causas y consecuencias de la violencia y los conflictos armados. Así, aquellos que buscan replantear los tipos de masculinidad y de feminidad que se dan por «normales» o «naturales» creen que cambiar las estructuras patriarcales contribuirá también a la paz y al fin de la violencia[4]​.

Existen varios ejes de trabajo relacionados con la perspectiva feminista y el militarismo. Se estudia la diversidad de consecuencias que las guerras, la violencia y la cultura de las armas tienen en hombres y mujeres. Las mujeres sufren violencia de género durante los conflictos armados (violación, violencia sexual, prostitución forzada, etc.) y se ven afectadas por los conflictos armados de maneras diversas. Al tiempo que se lucha para erradicar la violencia de género, la perspectiva feminista también pretende huir de la victimización de las mujeres acentuando su papel activo y participación en la construcción de la paz y visibilizando también las consecuencias de la guerra en los hombres a través de la normalización de una determinada masculinidad y heterosexualidad.[5]​ Así, esta perspectiva analiza también cómo los valores y actitudes militaristas afectan a los hombres, atribuyéndoles la fuerza bruta y la cultura de las armas, la protección de las mujeres, o cómo estos son denigrados cuando se oponen o rechazan la guerra o el servicio militar como «menos hombres» o incluso con atribuciones de carácter homófobo.

Varios estudios antropológicos argumentan cómo el patriotismo, la creación del Otro como enemigo, tiene una estrecha relación con la identidad de género. Así, a menudo se identifica la nación como una mujer a la que hay que preservar el honor y defender [6]​. La militarización se identifica a su vez con la masculinidad o con la capacidad sexual. Quedarse sin armas nucleares es una «castración», en palabras del General del Ejército de Pakistán, Aslam Mirza Beg, (Siddiqi, 2013: 39). En el año 2000 se adoptó la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Mujeres, Paz y Seguridad. La resolución manifestaba el impacto de los conflictos armados en las mujeres, la deficiente valorización del trabajo de las mujeres en la prevención de la violencia, el mantenimiento de la paz, la resolución de conflictos o la construcción de paz. Como argumentaba la Liga Internacional de Mujeres para la Paz y la Libertad (WILPF), la resolución fue un hito, pues por primera vez recomendaba varias actuaciones que las feministas llevaban años reclamando:

• aumentar la participación y representación de mujeres en todos los niveles de toma de decisiones,

• atención a las necesidades de protección específicas de las mujeres y niñas en conflictos armados,

• perspectiva de género en los procesos de posconflicto armado,

• perspectiva de género en la programación, informes y misiones del Consejo de Seguridad,

• perspectiva de género y formación en género en las operaciones de apoyo a la paz de Naciones Unidas.

A la resolución de principios de siglo le han seguido otras resoluciones (1820, 1888, 1889, 1960, 2106 y 2122). Sin embargo, organizaciones como WILPF o IANSA han criticado la perspectiva que el desarrollo del concepto está adoptando. Critican la fórmula «añadir mujeres y mezclar», en el sentido de que, hasta ahora, los esfuerzos han ido encaminados a incluir a las mujeres en el ya existente marco de Paz y Seguridad, mientras que algunas consideran que habría que replantear el propio marco de paz y seguridad para incluir nuevas visiones que desafíen las relaciones de género existentes (Enloe, 2014; Acheson, 2014; Wright, 2014).[8]

Pese a que muchas feministas buscan visibilizar el trabajo por la paz realizado por las mujeres y enfatizar una capacidad activa de las mujeres de participación y no de meras víctimas, el debate también pretende huir de la idea de que las mujeres son menos violentas y más pacíficas por naturaleza.

Other Languages
العربية: سياسة عسكرية
asturianu: Militarismu
azərbaycanca: Militarizm
беларуская: Мілітарызм
беларуская (тарашкевіца)‎: Мілітарызм
български: Милитаризъм
català: Militarisme
čeština: Militarismus
Cymraeg: Militariaeth
Deutsch: Militarismus
Ελληνικά: Μιλιταρισμός
English: Militarism
Esperanto: Militarismo
eesti: Militarism
euskara: Militarismo
français: Militarisme
עברית: מיליטריזם
हिन्दी: सैन्यवाद
hrvatski: Militarizam
Հայերեն: Միլիտարիզմ
Bahasa Indonesia: Militerisme
italiano: Militarismo
日本語: 軍国主義
ქართული: მილიტარიზმი
қазақша: Милитаризм
한국어: 군국주의
Кыргызча: Милитаризм
latviešu: Militārisms
македонски: Милитаризам
Nederlands: Militarisme
occitan: Militarisme
polski: Militaryzm
português: Militarismo
română: Militarism
русский: Милитаризм
Scots: Militarism
srpskohrvatski / српскохрватски: Militarizam
Simple English: Militarism
slovenčina: Militarizmus
српски / srpski: Милитаризам
svenska: Militarism
Türkçe: Militarizm
українська: Мілітаризм
oʻzbekcha/ўзбекча: Militarizm
中文: 军国主义
Bân-lâm-gú: Kun-kok-chú-gī
粵語: 軍國主義