Miguel Románov

Miguel Aleksándrovich Románov
Gran Duque de Rusia
Emperador y Autócrata de Todas las Rusias
Mihail II (2).jpg
Gran Duque Miguel Aleksándrovich de Rusia.
Información personal
Nombre secular Miguel Aleksándrovich Románov
(en ruso: Михаи́л Алексáндрович Ромáнов)
Otros títulos Zarévich de Rusia
( 1899- 1904)
Reinado 15 y 16 de marzo de 1917
Nacimiento 22 de noviembre de 1878
Palacio Anichkov, Nevski Prospekt, San Petersburgo, Bandera de Rusia  Imperio ruso
Fallecimiento 13 de junio de 1918 (39 años)
Perm, RSFS de Rusia
Predecesor Nicolás II
Sucesor Gobierno provisional ruso
Cirilo I (emperador en el exilio)
Familia
Dinastía Holstein-Gottorp-Románov
Padre Alejandro III de Rusia
Madre Dagmar de Dinamarca
Consorte Natalia Sheremétievskaya
Descendencia Jorge Mijáilovich, conde Brásov

Lesser CoA of the younger sons of the emperor of Russia.svg
Escudo de Miguel Aleksándrovich Románov

[ editar datos en Wikidata]

Miguel Aleksándrovich Románov, Gran duque de Rusia (1878-1918) fue hijo menor del zar Alejandro III de Rusia, hermano del último zar Nicolás II de Rusia y detentador de los derechos sucesorios al trono imperial , como Miguel II, entre el 15 y el 16 de marzo de 1917, en que renunció a los mismos.

Biografía

Primeros años

Miguel Aleksándrovich nació en el Palacio Aníchkov, en San Petersburgo, como el penúltimo de los hijos del, por entonces, zarévich Alejandro III de Rusia y María Fiódorovna (Dagmar de Dinamarca). Sus abuelos eran el zar Alejandro II de Rusia y el Cristián IX de Dinamarca

Con la muerte de su abuelo en 1881, su padre decidió trasladar a su familia al Palacio de Gátchina, a las afueras de San Petersburgo, donde creía que estarían más a salvo. Miguel se criaría con su hermana pequeña Olga. Miguel se crió en un entorno austero y casi espartano: dormían en camas militares, se bañaban con agua fría, comían un desayuno frugal, etc. En su entorno familiar, Miguel recibió el apodo de Misha. Miguel fue criado por una niñera inglesa, Elizabeth Franklin.

En 1894, cuando Miguel contaba con 16 años, el zar Alejandro III caía gravemente enfermo y fallecía en noviembre de ese mismo año. Su hermano Nicolás se convertía en nuevo zar de Rusia.

Carrera militar y política

En 1898, su hermano Jorge falleció en un accidente y él se convirtió en el heredero del zar ya que este no tenía descendencia masculina. El gran duque conservó esta posición hasta 1904, hasta que nació su sobrino, el zarévich Alekséi; sin embargo, se lo nombró corregente ante una presunta regencia a su sobrino y se lo siguió considerando como fuerte candidato al trono imperial ya que el zarévich era hemofílico y había pocas posibilidades de que llegara a la mayoría de edad.

Al igual que todos los Románov, Miguel siguió la carrera militar. Después de terminar sus estudios en la escuela de Artillería, se unió a la Guardia Montada de Artillería. En 1902 fue comisionado al Regimiento de Coraceros Azules y enviado a Gátchina, sede del regimiento.

En 1901, representó a la familia imperial en los funerales de la reina Victoria y al año siguiente fue nombrado caballero de la Jarretera en la coronación de Eduardo VII.

Vida personal

En 1902, Miguel conoció a Beatriz de Sajonia-Coburgo-Gotha. Ambos mantuvieron una frecuente correspondencia por cartas en inglés (idioma que el Gran Duque hablaba fluidamente) e incluso planearon casarse. Sin embargo, la Iglesia Ortodoxa prohibía los matrimonios entre primos-hermanos, por lo que el zar Nicolás se negó a autorizar el casamiento. Ante esta situación, el romance entre Miguel y Beatriz terminó.

El siguiente romance del Gran Duque Miguel fue con una plebeya, Aleksandra Kosikóvskaya, dama de compañía de su hermana Olga y conocida como Dina. Negándose a mantenerla únicamente como amante, en 1906 Miguel pidió permiso al zar para casarse con ella. Nicolás y su esposa Alejandra se negaron en redondo e incluso Nicolás amenazó con exiliarlo de Rusia si se casaba sin su consentimiento. La emperatriz le ordenó a Olga que expulsara a Dina como su dama de compañía y ella fue mantenida en estrecha vigilancia por la Ojrana, la policía secreta zarista, mientras tanto, Miguel fue enviado a Dinamarca. Ya para 1907, Miguel pareció haber perdido el interés en ella.

En 1906, la prensa británica comenzó a rumorear que Miguel podría casarse con la princesa Patricia de Connaught, pese a que ambos ni se conocían y la propia Casa Real británica lo negó. En 1908, Miguel regresó a Inglaterra y ambos fueron vistos en compañía mutua; se cree que podría haber sido una maniobra de la emperatriz Alejandra para buscarle una esposa «apropiada» al Gran Duque.

En 1907 conoció a Natalia Sheremétievskaya, hija de un abogado de Moscú y esposa de un compañero de armas. Dos años después, en 1909, ambos se hicieron amantes y Natalia se separó de su marido. En un intento por evitar el escándalo, el zar transfirió a su hermano a los Húsares Cherníhov en Orel, pero ambos continuaron con la relación y para 1910 Natalia quedaba embarazada. El niño nació antes de que Natalia concluyera su tercer divorció en medio de la especulación de un pago de 20.000 rublos al ex-marido. Fue bautizado como Jorge, en honor al fallecido hermano de Miguel, y el zar le dio el apellido de Brásov.

En 1912, durante unas vacaciones en Europa, Miguel logró despistar a la Ojrana y cambió su itinerario de Berlín a Cannes desviándose a Viena. Ahí se casó con Natalia el 16 de octubre en la Iglesia Ortodoxa Serbia de San Nava. Luego de pasar por Venecia y Milán, llegaron a Cannes, desde donde Miguel les escribió del matrimonio a su madre y a su hermano. Ambos se mostraron sorprendidos y horrorizados, la emperatriz viuda dijo que era "indescriptiblemente horrible en todos los sentidos" y el zar se mostró engañado de que su hermano hubiera "roto su promesa... de no casarse con ella".

El zar se encontraba particularmente molesto con su hermano por su falta de sentido del deber ya que un matrimonio desigual excluía a Miguel de la sucesión y en esos momentos el zarévich se encontraba gravemente enfermo. En una serie de decretos de finales de 1912 y principios de 1913, Nicolás II lo relevó de sus cargos militares, lo exilió de Rusia, congeló sus activos y lo excluyó de la regencia. La sociedad rusa de la época quedó conmocionada por el acontecimiento.

En los siguientes meses, Miguel y Natalia permanecieron de viaje por Francia, Suiza o Inglaterra, llevando un lujoso estilo de vida. Se asentaron durante un año en Knebworth House, a las afueras de Londres.

Primera Guerra Mundial

Miguel Románov en 1914

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Miguel solicitó a su hermano regresar a Rusia para colaborar con el esfuerzo bélico. Nicolás se lo concedió y Miguel regresó a San Petersburgo (ahora llamada Petrogrado) desde Newcastle.

Durante la guerra, Miguel comandó la llamada «División Salvaje», compuesta nativos de las regiones del Cáucaso, conocidos por su falta de disciplina pero efectividad en combate. Sirviendo en los Cárpatos, Miguel se distinguió en combate y recibió la Orden de San Jorge. En 1915, Miguel solicitó a su hermano que legitimara a su único hijo de forma que pudiera sucederle si caía en el frente; Nicolás aceptó su petición y el pequeño Jorge Brásov fue legitimado por un decreto real en marzo de 1915.

En el frente, Miguel se comportaba como un soldado más e incluso llegó a enfermar de difteria. En febrero de 1916 le fue otorgado el mando de dos divisiones de cosacos que se sumaban a la División Salvaje. Miguel fue ascendido al rango de teniente-general. En verano de ese año, sus divisiones participaron en la Ofensiva Brusílov, donde sus tropas sufrieron muchas bajas, aunque Miguel obtuvo la Orden de San Vladimiro por su acción en combate y fue ascendido al rango de general adjunto. Para finales de ese año, comenzó a sufrir dolores estomacales y fue retirado a Crimea. Por aquel entonces, Miguel estaba muy al tanto de la delicada situación social y política que se vivía en la Rusia imperial y trató de advertir a su hermano de ello.

En enero de 1917, Miguel tenía que regresar al frente. El general Alekséi Brusílov advirtió a Miguel de la necesidad de afrontar reformas drásticas para paliar la delicada situación de Rusia, pero Miguel afirmó que no tenía influencia sobre él. Al mes siguiente, la situación en Petrogrado era crítica y Miguel le recomendó a su hermano que destituyera a sus ministros y nombrara un gobierno liderado por la mayoría parlamentaria de la Duma, pero el zar rehusó, ordenando un despliegue de tropas en Petrogrado.

Miguel se refugió en el apartamento de la princesa Putyatina. El 1 de marzo, junto al presidente de la Duma, Mijaíl Rodzianko, y el Gran Duque Pablo Románov firmaron un documento apoyando la creación de una monarquía parlamentaria en Rusia. Sin embargo, el Sóviet de Petrogrado declaró el documento no válido y exigió la abdicación del zar.

Abdicación de Nicolás

El 15 de marzo de 1917, bajo presión de la Duma y sus generales, el zar abdicó en su hijo Alekséi declarando a Miguel como su Regente. Sin embargo, pronto se desdijo, creyendo que su hijo, que padecía hemofilia, estaba demasiado enfermo como para poder ejercer de forma efectiva. En una segunda declaración, Nicolás abdicaba de sus derechos en favor de su hermano Miguel.

Al día siguiente, Miguel era proclamado como «Miguel II» por las tropas rusas y en las distintas ciudades del imperio, pero su reconocimiento no era unánime. Miguel se reunió con Mijaíl Rodzianko, con el príncipe Gueorgui Lvov, y otros ministros entre los que estaban Aleksandr Kérenski. Tras solo un día como heredero de los derechos de Nicolás, Miguel emitió la siguiente proclama:

Una pesada carga ha caído sobre mí por decisión de mi hermano de transferirme el trono imperial de Rusia en un momento de guerra sin precedentes y de disturbios entre la población.

Inspirado por el pensamiento en toda la nación y por el bienestar de nuestra patria, que debe estar por encima de todo, he tomado la difícil decisión de aceptar el poder supremo sólo en el caso de que tal sea la voluntad de nuestro gran pueblo, de que la asamblea constituyente de representantes del pueblo establezca una nueva forma de gobierno y de que unas nuevas leyes fundamentales sean establecidas para el Estado ruso.

Por lo tanto, hago un llamamiento a la bendición de Dios, pido a todos los ciudadanos del Estado ruso que obedezcan al gobierno provisional que se ha formado y se ha investido con total poder por iniciativa de la Duma del Estado, hasta que una Asamblea Constituyente, que se celebrará en el plazo más breve posible sobre la base del voto general, directo, equitable y secreto, exprese la voluntad del pueblo en su decisión sobre una forma de gobierno.


Miguel

Su renuncia al trono traspasando el ejercicio de sus funciones a la Duma rompió los deseos de los monárquicos y marcó el fin de la dinastía Románov en Rusia. Además, pronto quedó claro que la Asamblea Constituyente tenía poco poder efectivo, teniéndolo realmente el Sóviet de Petrogrado.

Arresto y encarcelamiento

Miguel Románov en su exilio en Perm junto a su secretario Johnson

El 5 de abril de 1917, Miguel fue retirado del servicio militar. Aleksandr Kérenski se hizo con el mando de la Asamblea y envió al zar Nicolás a Tobolsk para alejarlo de sus enemigos de la capital. Miguel realizó alguna visita a su hermano con el permiso de Kérenski, siendo la última vez que ambos se vieron.

En agosto de 1917, Miguel fue puesto bajo arresto domiciliario junto a su esposa Natalia por orden del gobierno provisional. Debido a sus problemas estomacales, Miguel obtuvo permiso del gobierno para trasladarse al Palacio de Gátchina en septiembre. El embajador británico sugirió que la emperatriz viuda María y Miguel se trasladaran a Inglaterra por su seguridad, pero los británicos no quisieron aceptar, creyendo que podría causar una mala recepción dentro del pueblo británico.

Poco después, estallaba la Revolución de Octubre y Miguel planeó en trasladar a su familia a Finlandia, con la ayuda de un antiguo colega suyo de la División Salvaje que ahora era comandante en Petrogrado. Sin embargo, los bolcheviques pronto se enteraron de sus planes y volvieron a poner bajo arresto domiciliario a Miguel y su familia.

Para marzo de 1918, los bolcheviques se habían hecho con el poder de la Asamblea y firmaron el Tratado de Brest-Litovsk, poniendo fin a la guerra. Los bolcheviques trasladaron a Miguel al Instituto Smolny.

Ese mismo mes, los bolcheviques enviaron a Miguel a Perm por orden del Consejo de Comisarios del Pueblo. Tras un penoso viaje, Miguel llegó a Perm donde fue alojado en el mejor hotel de la ciudad. Mientras tanto, su esposa Natalia conseguía trasladarse a Perm junto a su hijo Jorge Brásov con la ayuda de diplomáticos daneses y de la familia Putyatina. Su situación pronto se hizo delicada ante el avance de los checos, que se aproximaban junto al Movimiento Blanco anti-bolchevique.

Asesinato

En junio de 1918, el jefe de la policía local, Gavril Myásnikov, tramó un plan junto a los bolcheviques para asesinar a Miguel. Junto a cuatro hombres, asaltó el hotel donde estaba Miguel y lo obligaron a marcharse, siendo acompañado por su secretario personal, el inglés Brian Johnson.

El grupo cabalgó hasta un bosque cercano a Motovílija. Miguel quiso saber cuál era su destino, y los hombres afirmaron que lo iban a trasladar por tren. A mitad de camino, Miguel y Johnson fueron obligados a descabalgar y fueron asesinados allí mismo con armas de fuego y balas de fabricación casera. Malherido, Miguel fue rematado de un tiro en la cabeza.

Los cuerpos fueron desnudados e incinerados y sus objetos de valor saqueados; tanto el Sóviet Regional de los Urales como el mismo Vladímir Lenin aprobaron su asesinato. Miguel fue el primer Románov en ser asesinado por los bolcheviques, aunque no sería el último ni mucho menos. Su cuerpo nunca fue encontrado.

Other Languages
한국어: 미하일 2세
srpskohrvatski / српскохрватски: Mihajlo Aleksandrovič
Bân-lâm-gú: Mihail Aleksandrovič