Miguel Núñez de Prado

Miguel Núñez de Prado y Susbielas
NunezPrado.jpg

Gobernador de la Guinea Española
21 de dic. de 1925-4 de ago. de 1931

Director general de Aeronáutica
12 de enero-18 de julio de 1936

Información personal
Nacimiento 30 de marzo de 1882
Montilla
Fallecimiento 24 de julio de 1936
Pamplona
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Militar
Rama militar Regulares-et.svg Regulares
Roundel of the Spanish Republican Air Force.svg Aeronáutica Militar
Rango General de División
Participó en Guerra del Rif
[ editar datos en Wikidata]

Miguel Núñez de Prado y Susbielas ( Montilla, 30 de marzo de 1882 - Pamplona, 24 de julio 1936) fue un militar y aviador español, destacado por su intervención durante la Guerra del Rif y su papel en la Aviación militar española. Fue fusilado por las fuerzas sublevadas al comienzo de la Guerra Civil.

Biografía

Carrera militar

Nació en Montilla el 30 de marzo de 1882.[2]​ Por su heroísmo, obtuvo la Medalla Militar Individual. En esta etapa estuvo al mando del Grupo de fuerzas regulares indígenas n.º 2 «Melilla», que en junio de 1921 estaba compuesto por tres tabores de infantería y un tabor de caballería.

Fue miembro de la masonería,[5]

En 1923 se integró en la Aeronáutica Militar.[10]

Segunda República

Ya instaurada la República, Núñez de Prado se afilió a la Unión Militar Republicana Antifascista (UMRA),[2]

En febrero de 1936 era el director general de la policía, y en calidad de tal, junto con el general Pozas, director general de la Guardia Civil, se opuso a los intentos de Franco, jefe del Estado Mayor, de decretar la ley marcial y dar un golpe de estado durante la crisis del 17-19 de febrero, tras la primera vuelta de las Elecciones generales en las que había triunfado el Frente Popular.[12]​ El nuevo gobierno republicano le mantuvo en su puesto Director general de Aeronáutica, que ostentaba desde enero de 1936. Para entonces este organismo tenía bajo su jurisdicción tanto a las fuerzas aéreas terrestres y navales, como también a la aviación civil.

Con el nombramiento de Núñez del Prado el gobierno pretendía desmontar los posibles núcleos conspiradores, lo que permitió que la mayor parte de las fuerzas aéreas permaneciesen fieles al Gobierno republicano al producirse el golpe de estado que dio lugar a la Guerra civil. Poco después de producirse las primeras rebeliones militares, el gobierno le nombró inspector general de la 2.ª Inspección general del Ejército,[14]

Como responsable de las Fuerzas aéreas, en la madrugada del 17 al 18 de julio de 1936 se aseguró de la fidelidad de los aeródromos y distintas unidades aéreas.[n. 1]