Miguel Miramón

Miguel Miramón
General Miguel Miramón.jpg

Escudo de la Segunda República Federal de los Estados Unidos Mexicanos.svg
Presidente de los Estados Unidos Mexicanos
Interino
2 de febrero de 1859-13 de agosto de 1860
Designado porPlan de Tacubaya
PredecesorFélix María Zuloaga
SucesorJosé Ignacio Pavón

15 de agosto de 1860-24 de diciembre de 1860
Designado porPlan de Tacubaya
PredecesorJosé Ignacio Pavón
SucesorFélix María Zuloaga

Información personal
Nacimiento29 de septiembre de 1832
Bandera de México Ciudad de México, México
Fallecimiento19 de junio de 1867 (35 años)
Bandera de México Cerro de las Campanas, México
Causa de la muerteFusilamiento Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepulturaCatedral de Puebla
NacionalidadMexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCatólico
Partido políticoConservador
Familia
CónyugeConcepción Lombardo
Educación
Alma máterHeroico Colegio Militar de México
Información profesional
OcupaciónMilitar
Miguel Gregorio de la Luz Atenógenes Miramón y Tarelo
Miguel Miramon uniform.jpg
General Miguel Gregorio de la Luz Atenógenes Miramón y Tarelo
General de División
Años de servicio1846-1867
Apodo«El joven Macabeo»
LealtadEjército Mexicano, 1846-1867
Unidad
  • Batallón Activo de Puebla
  • Batallón de la Baja California
  • Batallón de Cazadores
  • Batallón 11° de Línea
Participó en
Información
Nacimiento29 de septiembre de 1832
Ciudad de México, Distrito Federal
Fallecimiento19 de junio de 1867
Cerro de las Campanas, Querétaro

Miguel Gregorio de la Luz Atenógenes Miramón y Tarelo (Ciudad de México, 29 de septiembre de 1832-Cerro de las Campanas, 19 de junio de 1867)[1]​ fue un general conservador mexicano que destacó primero de manera especial durante la Guerra de Reforma. Primero como segundo jefe y más tarde primer jefe del ejército conservador consiguiendo grandes victorias sobre el ejército liberal. Era conocido como "el joven Macabeo". En 1859 fue nombrado Presidente Interino de México por el Partido Conservador bajo la ideología del Plan de Tacubaya, en oposición al Presidente liberal Benito Juárez, quien había accedido al poder siendo presidente de la Suprema Corte de Justicia a través de la renuncia de Ignacio Comonfort. Miguel Miramón es el presidente más joven que ha tenido México en su historia y durante los siguientes dos años se distinguió como el máximo líder de los conservadores. También fue el primer presidente nacido como ciudadano mexicano ya que todos sus predecesores nacieron como súbditos del Virreinato de la Nueva España.

Tras fracasar en su intento de derrotar a Juárez en Veracruz, gracias a la intervención estadounidense a favor de Juárez, su buena suerte terminó, siendo derrotado de manera definitiva en la Batalla de Calpulalpan y con él todo el Partido Conservador. Tras su derrota se vio obligado a abandonar el País junto con Juan Nepomuceno Almonte y José María Gutiérrez de Estrada, entre otros distinguidos conservadores. Nunca participó en las negociaciones que finalmente culminaron en el ofrecimiento de la corona de México a Maximiliano de Habsburgo en 1863. Regresó finalmente en 1867 tras la salida de los franceses para ponerse al servicio de Maximiliano. En el Sitio de Querétaro fue derrotado y capturado junto con los demás partidarios del Imperio. Murió fusilado al lado de Maximiliano de Habsburgo y Tomás Mejía.

Primeros años

Nació en la Ciudad de México el 29 de septiembre de 1832, en el seno de una familia acomodada, descendiente del marqués de Miramón, quien murió al lado de Francisco I, y de ascendencia francesa. Era hijo del coronel Bernardo de Miramón y de su esposa Carmen Tarelo, quienes tuvieron, según parece, doce vástagos. Algunos de ellos fueron Joaquín, Carlos y Mariano; estos figuraron al lado de su hermano en sus diversas campañas militares.

Miguel Miramón era, según narra Luis Islas García «un chiquillo débil, soñador, voluntarioso e inteligente». Miguel asistió al elegante Colegio de San Gregorio; en una ocasión y aprovechando un descuido de los que cuidaban la puerta del colegio, escapó en compañía de cuatro alumnos más y llegó hasta San Agustín de las Cuevas, Tlalpan, deteniéndose a pedir alimento y trabajo en una casa que resultó ser la del juez de Tlalpan, quien se encargó de regresarlos a sus respectivas casas de la Ciudad de México.

El padre de Miguel Miramón, furioso por la travesura, lo envió al Colegio Militar como castigo y con la esperanza de así disciplinarlo; ingresó de manera oficial el 10 de febrero de 1846 en las instalaciones del Castillo de Chapultepec.[cita requerida]

Other Languages