Miguel Hilarión Eslava

Miguel Hilarión Eslava Elizondo
Hilarión Eslava.jpg
Hilarión Eslava
Información personal
Nacimiento21 de octubre de 1807
Bandera de España Burlada, España
Fallecimiento23 de julio de 1878
(71 años)
Bandera de España Madrid, España
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
OcupaciónCompositor
GéneroÓpera Ver y modificar los datos en Wikidata

Miguel Hilarión Eslava Elizondo (Burlada, Valle de Egüés, Navarra, 21 de octubre de 1807 - Madrid, 23 de julio de 1878) fue un sacerdote, compositor y español del siglo XIX, gran defensor de la ópera española.

Biografía

Infancia y formación

Miguel Hilarión Eslava nació en Burlada, localidad actualmente situada en área metropolitana de la ciudad de Pamplona y que tiene casi 20.000 habitantes, pero que a principios del siglo XIX no era todavía más que una pequeña pedanía del Valle de Egúes, a orillas del río Arga y que no llegaba a los 100 vecinos. Fue el único hijo varón de una familia de labradores relativamente acomodada, que poseía tierras con huertas y cultivos. Su casa natal, llamada "Benitorena", se ubicaba frente al actual ayuntamiento de Burlada. En el solar donde se ubicaba esta casa, en ruinas a finales de la década de 1970[2]

Se dice que fue "descubierto" hacia 1816 por Mateo Jiménez, el director del coro de infantes de la Catedral de Pamplona, quien paseando junto al puente viejo de Burlada vio a un grupo de niños bañándose en el río Arga y se acercó a hablar con ellos. Jiménez vio no solo que Eslava era un chico vivo e inteligente que ya sabía leer y escribir, sino que además contaba con una prodigiosa voz, que le demostró cantando una jota.[1]​ Mateo Jiménez consiguió convencer, no sin problemas, a los padres de Hilarión para que permitieran que el niño ingresara en el seminario y en el coro infantil de la catedral de Pamplona.

Fue niño del coro de la Catedral de Pamplona, donde aprendió solfeo con Mateo Jiménez. Estudió órgano, violín y piano con Julián Prieto. Con 17 años fue nombrado violinista de la capilla de la Catedral. En paralelo a su formación musical cursó estudios de Humanidades en el Seminario destinado a consagrarle como sacerdote.

En 1827 se trasladó a Calahorra, donde estudió composición con el maestro de capilla Francisco Secanilla, allí residente.

Maestro de capilla

En 1828, a pesar de su juventud, Eslava ganó la oposición al puesto de maestro de capilla de la Catedral de El Burgo de Osma. Durante su estancia en esta localidad castellana se ordena diácono.

Poco después, en 1829, oposita a la mucho más prestigiosa plaza de maestro de capilla de la Catedral de Sevilla. La oposición es ganada por Francisco Andrevi, quedando Eslava en segundo lugar. Los hagiógrafos de Eslava consideran que la plaza fue injustamente adjudicada a Andrevi por presiones externas, pero este punto es discutido por otros autores, que consideran la elección de Andrevi como justa. En 1830 Eslava aspira a la vacante en la Capilla Real de Madrid, pero según algunos autores, es desestimado por su corta edad. Andrevi, quien no había llegado a tomar posesión de su cargo en Sevilla, gana la oposición en Madrid y renuncia a su plaza en Sevilla. El tribunal del cabildo catedralicio de Sevilla falla adjudicar la plaza entonces al segundo mejor cualificado en las pruebas de 1829, así que finalmente Eslava es nombrado maestro de capilla de la Catedral de Sevilla el 20 de febrero de 1832. En 1833, estando en Sevilla, Eslava se ordenó sacerdote.

En 1844, a través de una nueva oposición se convierte en maestro de capilla de la Capilla Real de Madrid, cargo que ocupará hasta su muerte. En 1854 es nombrado profesor de composición del Conservatorio de Madrid, centro que once años más tarde pasó a dirigir.

Desde los cargos que ostentaba, le gustó actuar como mentor de sus discípulos entre los que destacó el tenor navarro Julián Gayarre al que unió una relación casi paternal

Formó parte, junto a Hernando, Inzenga y Gaztambide, de una comisión ejecutiva para la organización de los conciertos de la Sociedad Artístico-Musical.

Fallecimiento

En 1871 sufrió una pulmonía que le dejó como secuela una enfermedad crónica respiratoria, de la que acabaría falleciendo años más tarde, el 23 de julio de 1878, en su domicilio de Madrid.

Enterrado originalmente en Madrid, sus restos fueron trasladados en 1899 a Navarra, primero a Pamplona, y desde 1920 a Burlada. Su sepultura se encuentra actualmente en el cementerio de su localidad natal, en un mausoleo que es obra de Mariano Benlliure.