Miguel García Vivancos

Firma de Vivancos.

Miguel García Vivancos ( Mazarrón, 19 de abril de 1895 - Córdoba, 23 de enero de 1972) fue un anarquista y pintor español. Miembro de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), durante la Guerra civil mandó varias unidades militares. Con la derrota de la República archó al exilio, donde desarrolló una próspera carrera como pintor.[2]

Biografía

Nació en Mazarrón el 19 de abril de 1895.[4]

Durante la guerra civil mandó la columna Aguiluchos que de Barcelona salió a luchar al frente de Huesca. A diferencia de otros anarquistas, García Vivancos vio la necesidad de la militarización e intentó cooperar con los comunistas.[7]

Huido al finalizar la guerra civil a Francia, fue recluido en 1940 en el Campo de internamiento de Vernet d'Ariège. Permaneció allí al comenzar la ocupación nazi, siendo liberado por la resistencia, incorporándose a la misma.[8]​ Tras la guerra trabajó en muy diversos oficios. Un día comenzó a pintar escenas y paisajes de París en pañuelos para vendérselos a los soldados norteamericanos. Es así como descubrió sus dotes para la pintura comenzando a plasmar sus obras en óleo sobre lienzo.

En el año 1947 conoció a Picasso que lo acogió con cariño ya que había oído de sus acciones durante la guerra civil. Picasso se interesó por su pintura y le buscó a la marchante María Cuttoli para que se ocupase de darlo a conocer. En el año 1948 realizó su primera exposición en París en la galería Mirador. Se fue haciendo nombre y en una de sus exposiciones André Breton le dedicó unas líneas, diciendo: El duende que Vivancos manifiesta en su pintura, es el don del que se place por descubrir el arte por sí mismo; es la invirginal consagración de la vida acaso vencida de antemano, pero junto a la posibilidad de recomenzarla cada vez.

Gravemente enfermo, regresó a España. Falleció en Córdoba el 23 de enero de 1972.[9]