Miguel Catalán Sañudo

Miguel Catalán Sañudo
Miguel Catalán Sañudo (c1920).jpg
Información personal
Nacimiento 9 de octubre de 1894 Ver y modificar los datos en Wikidata
Zaragoza, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 11 de noviembre de 1957
(63 años)
Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Español
Información profesional
Ocupación Físico Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
[ editar datos en Wikidata]

Miguel Antonio Catalán Sañudo ( Zaragoza, 1894 - Madrid, 1957) fue un espectroscopista español.

Biografía

Nacido en Zaragoza, obtuvo su título de Química en la Universidad de Zaragoza y se doctoró en Madrid en 1917 con una tesis sobre la espectroquímica del magnesio. Estuvo casado con Jimena Menéndez-Pidal.

Miguel Catalán destacó en sus estudios con calificaciones de excelencia, siendo Premio Extraordinario en el bachillerato y, posteriormente también, en la licenciatura de Químicas, en Zaragoza. Tras una breve estancia en la industria cementera, se traslada a Madrid para iniciar su doctorado en los Laboratorios de Investigaciones Físicas de la Junta para Ampliación de Estudios, JAE, presidida por Santiago Ramón y Cajal. Publica en 1916 su primer trabajo científico, bajo la dirección de Ángel del Campo. Este catedrático es maestro en análisis químico y el introductor de la espectrografía en España. En este su primer trabajo, cita cuatro veces a Alfred Fowler, experto espectroscopista y profesor de astrofísica del Imperial College of Science and Technology de Londres (Antiguo Royal College of Science). Se gradúa también con notas máximas en su doctorado en química, en la especialidad de espectrografía. Su tesis doctoral es publicada en 1917. Tras el doctorado, continúa en Madrid, en el laboratorio de la JAE como investigador, a la vez que inicia una carrera de profesor y catedrático de física y química en segunda enseñanza. Esta dualidad entre la enseñanza y la investigación metódica fue una constante a lo largo de su vida.

En 1920 comenzó a trabajar como investigador en el Imperial College de Londres con una beca de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE). Examinando el espectro del manganeso, determinó que el espectro óptico de átomos complejos contenía grupos de líneas antes desconocidas a los que llamó "multipletes", entre las que existían regularidades características. Catalán demostró que el estudio de los multipletes llevaba a una mejor comprensión de los estados energéticos de los electrones atómicos.[1]

La importancia de sus descubrimientos nos lo indica el hecho de que ya en el mismo año 1921, antes de que haya publicado su memoria, sus resultados fueron rápidamente divulgados por terceros en las revistas científicas. La revista Nature del 28 de julio de 1921, publica un artículo redactado por el científico indio Megnad Saha en el que se informa de sus descubrimientos. Su investigación es conocida rápidamente por prescriptores mundiales de la ciencia como Fowler, Russell, Sommerfeld y Böhr, que en sus propios trabajos se refieren a los descubrimientos de este joven científico español. El profesor Galindo Tixaire recuerda tras la presentación en la Royal Society: «Ese mismo año, en junio (1922), el gran Böhr comentaba los resultados de Catalán en sus conferencias sobe Theory of Atomic Structure desarrolladas en Gotinga, frente alumnos del fuste de Heisenberg y Pauli...»

Debe ser destacada la gran trascendencia de sus múltiples descubrimientos simultáneos: ha encontrado unas regularidades características en el espectro del Manganeso, y ha definido una Ley reiterativa de comportamiento del espectro, lo cual le ha permitido terminar de descifrar el espectro del manganeso, definiendo un nuevo patrón de referencia para este elemento; ha creado un nuevo método científico: los Multipletes, nueva herramienta para el análisis espectroquímico, abriendo la vía para interpretar los espectros de elementos complejos. Catalán, siendo un joven espectroscopista puntero, aunque se inicia en una práctica de laboratorio concebida para analizar los elementos que constituían una muestra concreta, gracias a su habilidad y sus conocimientos, se convierte en precursor. Participa con los mejores de su tiempo en poder determinar las correlaciones existentes entre el espectro de un elemento y el nivel energético de los electrones que orbitan el núcleo de ese átomo y, en consecuencia, en poder determinar la estructura energética de esos electrones y la configuración del átomo.[2]

Por invitación de Arnold Sommerfeld trabajó en la Universidad de Múnich y, tras la creación en Madrid del Instituto Nacional de Física y Química por la JAE -con la ayuda financiera de la Fundación Rockefeller-, en 1930 fue nombrado jefe de la sección de espectroscopia. Fue invitado en numerosas ocasiones por los laboratorios del National Bureau of Standards de Washington, D.C., por la Universidad de Princeton y por el MIT.

Tras haber sido separado de sus puestos en el Instituto Nacional de Física y Química y la Universidad a causa de la Guerra Civil,[3] se le permitió volver a su cátedra en la Universidad Central de Madrid a partir de 1946, y reiniciar su actividad científica en 1950, al ser nombrado director del Departamento de Espectros del Instituto de Óptica del CSIC en Madrid. Crea una nueva escuela de espectrografía: “La Escuela de Madrid”, reconocida internacionalmente. Simultáneamente sigue impartiendo su docencia en la Universidad Complutense, y en el Colegio “Estudio”. En 1952 fue nombrado asesor de la Joint Commission for Spectroscopy (Comisión Conjunta de Espectroscopia), el organismo regulador internacional para este campo. Consigue convertir su especialidad, la espectrografía, en un instrumento fundamental de verificación de los avances en el descubrimiento de la estructura de la materia y también en astrofísica, al determinar posteriormente la composición de nuestro Sol y de las estrellas del firmamento al descifrar el espectro de los elementos polielectrónicos.

Miguel Catalán era un científico, de renombre internacional, un descubridor en los límites del conocimiento humano de aquel momento, un pedagogo especialista en la enseñanza de la ciencia, un deportista, hombre culto y de convicciones, seguro de sí mismo, gran comunicador, perseverante, en resumen, un hombre excepcional, apasionado de su trabajo.[4]

Other Languages