Miguel Agustín Pro

Beato Miguel Agustín Pro Juárez S.J.
Miguel Pro (1891-1927).jpg
Presbítero y Mártir
Nacimiento 13 de enero de 1891
Bandera de México Guadalupe, Zacatecas, México.
Fallecimiento 23 de noviembre de 1927
Bandera de México Ciudad de México
Venerado en Iglesia católica
Beatificación 1988
Canonización En proceso, en Roma.
Festividad 23 de noviembre
Patronazgo Teología
[ editar datos en Wikidata]

Miguel Agustín Pro Juárez ( Guadalupe, Zacatecas, México 13 de enero de 1891 - Ciudad de México, 23 de noviembre de 1927) fue un presbítero católico, miembro de la Compañía de Jesús, acusado de participar en actos de sabotaje y terrorismo, en el contexto del conflicto Iglesia-Estado que afectó a México entre 1926 y 1929 (la denominada Guerra Cristera). Murió, sin juicio alguno ni desahogo de pruebas, junto con su hermano Humberto Pro Juárez, fusilado por un pelotón en una comandancia de la policía de la ciudad de México, ubicada entonces en lo que es ahora el Edificio El Moro de la Lotería Nacional. Fue beatificado por el papa Juan Pablo II en 1988.[1]

Marco histórico y biografía de Miguel Agustín Pro

Luego de que el gobierno de México decidió reglamentar los artículos 27 y 130 de la Constitución política del país en materia de relaciones Estado-Iglesia, una ola de descontento y protestas cundió por todo el país. Como consecuencia de ello se crearon la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa y otras organizaciones de laicos, religiosos y sacerdotes católicos en México.

El padre Pro brindó durante ese periodo sus servicios como consejero espiritual y sacerdote a varias de esas organizaciones. Se hizo rápidamente popular entre los católicos mexicanos y, por ello mismo, fue visto con recelo por las autoridades que resentían su disposición a retar, muchas veces de manera jocosa, las restricciones impuestas por la nueva legislación.

Por ello fue acusado, junto con su hermano Humberto y otros laicos y religiosos mexicanos, como Concepción Acevedo de la Llatala madre Conchita (no confundir con Concepción Cabrera de Armida, otra religiosa mexicana frecuentemente identificada como este sobrenombre)—, de participar en una vastísima conspiración para oponerse y derrocar a las autoridades del país.

Miguel Agustín Pro momentos antes de su ejecución.

El ministerio público construyó un caso endeble que ha sido frecuentemente criticado tanto por el tipo de pruebas usadas como por las acusaciones levantadas en contra de los hermanos Pro y otros más. Fue decretada su muerte por fusilamiento, sin juicio alguno, solo por orden directa de Plutarco Elías Calles al general Roberto Cruz y a pesar de haberse obtenido un amparo a su favor: no fue permitida la entrada al actuario para presentarlo y lograr que se suspendiera la ejecución. El compositor Agustín Lara fue apresado y, según su propio testimonio en un programa de radio, estuvo encerrado en el mismo lugar donde el padre Pro pasó sus últimas horas.

La debilidad de las acusaciones y el carisma de Pro hicieron que muy pronto su caso se convirtiera no sólo en un ejemplo de los excesos cometidos por el gobierno de México en ese entonces, sino también para que se promoviera su causa de beatificación que, finalmente, fue admitida por la Santa Sede, por lo que ahora se le venera con los títulos de mártir y beato.

Other Languages