Miguel Ángel Russo

Miguel Ángel Russo
Datos personales
Nacimiento Lanús, Buenos Aires9 de abril de 1956 (60 años)
País Argentina
Carrera como entrenador
Deporte Fútbol
Debut como entrenador 1989
( Lanús)
Carrera como jugador
Posición Centrocampista
Debut como jugador 1975
( Estudiantes de La Plata)
Retirada deportiva 1988
( Estudiantes de La Plata)
Part. 17
[ editar datos en Wikidata]

Miguel Ángel Russo ( Lanús, Buenos Aires, 9 de abril de 1956) es un ex futbolista y actual entrenador argentino. Se desempeñaba como mediocampista y desarrolló una extensa trayectoria en la Primera División de Argentina representando a Estudiantes de La Plata, club en el que jugó a lo largo de toda su carrera, siendo uno de los tres jugadores con mayor cantidad de presencias en la historia profesional de esa institución. Actualmente se encuentra sin equipo.

Trayectoria

Como jugador

Miguel Russo, en Estudiantes de La Plata.

Llegó a las divisiones inferiores del Club Estudiantes de La Plata recomendado por su mentor, el ingeniero naval Pascual Antonio Ortuondo, quien trabajaba ad honorem en las divisiones inferiores del equipo platense, buscando valores en el interior del país. Debutó como profesional en 1975, jugando para Estudiantes, único equipo en el que se desempeñó profesionalmente. Con una extensa carrera de catorce temporadas consecutivas en la Primera División de Argentina, jugó 418 partidos y marcó 11 goles hasta su retiro definitivo en 1988.[1]

Se desempeñaba como mediocampista defensivo, o central, y formó parte del equipo que obtuvo, consecutivamente, el Campeonato Metropolitano 1982, con la conducción técnica de Carlos Salvador Bilardo, y el Nacional 1983, ya con Eduardo Luján Manera, tras el alejamiento de aquel para incorporarse como entrenador del Seleccionado argentino. Integró uno de los más destacados mediocampos del fútbol argentino de la década de 1980, junto a Marcelo Trobbiani, José Daniel Ponce y Alejandro Sabella.

Como entrenador

Comenzó a dirigir en la Segunda División del fútbol argentino, en Lanús, club con el que logró dos ascensos a la máxima categoría: en 1990, como vencedor del Reducido por el segundo ascenso frente a Quilmes; y, tras descender, en 1992.

Entre 1994 y 1995 fue el entrenador de Estudiantes de La Plata, en dupla con Eduardo Luján Manera, logrando, nuevamente como campeón, el ascenso a la Primera División.

Tuvo cuatro etapas en Rosario Central, la primera de ellas en 1997. Su equipo goleó 4 a 0 en un recordado partido a Newell´s en el Clásico rosarino del Torneo Apertura de ese año, y logró clasificar a la Copa Conmebol 1998 por su ubicación en la tabla general.

También dirigió fuera de Argentina: en México, a Monarcas Morelia; en Chile, a Universidad de Chile, equipo con el que llegó a las semifinales de la Copa Libertadores 1996; y, en España, a Unión Deportiva Salamanca.

En 1999 retornó a su país para dirigir a Colón de Santa Fe y luego a Lanús. También se hizo cargo de la dirección técnica de Los Andes, que retornó en 2000 a la Primera División aunque con escaso suceso, ya que con Miguel Russo descendería la siguiente temporada a la Primera B Nacional.

Sobre fines de 2002 volvió a hacerse cargo de Rosario Central, en donde sacó al equipo de los últimos puestos del promedio del descenso y lo ubicó 3.º en el Clausura 2003 y 6.º en el Apertura de ese mismo año, clasificando así al conjunto auriazul tanto a la Copa Sudamericana 2003 como a la Copa Libertadores 2004.

Vélez Sarsfield lo contrató en 2005 y obtuvo el Torneo Clausura de ese año, su primer título como entrenador en Primera División. Esa temporada también alcanzó las semifinales de la Copa Sudamericana.

Tras dos años en Vélez, el 15 de diciembre de 2006 firmó contrato con Boca Juniors para reemplazar a Ricardo La Volpe. Allí se consagró campeón de la Copa Libertadores 2007, el título más destacado de su carrera como entrenador, logrando lo que sus antecesores Juan Carlos Lorenzo y Carlos Bianchi.[2]

En junio de 2008 se incorporó a San Lorenzo de Almagro, aunque no pudo alcanzar el título del Torneo Apertura pese a llegar a tener, durante el desarrollo del campeonato, una ventaja de hasta 8 puntos sobre Boca Juniors, que se coronó tras vencerlo en un triangular de desempate que ambos clubes disputaron junto con Tigre. Y en la Copa Libertadores 2009 fue eliminado en la fase inicial de grupos.

Retornó a Rosario Central para su tercera etapa en la institución en 2009, en reemplazo de Reinaldo Merlo, debiendo revalidar su lugar en la máxima categoría del fútbol argentino disputando la Promoción ante Belgrano de Córdoba. El equipo se mantuvo en Primera pero el presidente del club, Horacio Usandizaga, decidió no renovarle el contrato.

El 16 de febrero de 2010 fue contratado por Racing Club de Avellaneda, luego de que la Comisión Directiva decidiera cesantear a Claudio Vivas.[3]

A mediados de 2011 retornó a Estudiantes de La Plata, institución a la que ya había dirigido profesionalmente entre 1994 y 1995;[4] en donde tuvo que irse por los malos resultados cosechados.

Al año siguiente, nuevamente fue contratado por Rosario Central, para conducir al equipo en el torneo de la Primera B Nacional, durante la temporada 2012/13,[5] donde sucedió a Juan Antonio Pizzi y obtuvo el título para volver a Primera División. Así se convirtió en uno de los técnicos con más partidos dirigidos en la historia de Rosario Central, superando a Edgardo Bauza y por detrás de Angel Tulio Zof (607) y Carlos Timoteo Griguol (254). Es, además, el segundo entrenador del club que no sufre derrotas en los primeros ocho clásicos dirigidos, luego de Miguel Ignomiriello, en la década de 1960.

La temporada posterior al ascenso de categoría, Rosario Central finalizó en el 9.º puesto en la tabla general. Esto le dio el derecho a participar de la Copa Sudamericana 2014.

En el Torneo Transición 2014, si bien el equipo ganó el clásico rosarino, quedó rápidamente afuera de la Copa Sudamericana (eliminado por Boca Juniors en 16vos. de final) y, a la mitad del torneo local, ya se ubicaba muy lejos de los primeros lugares.[7]

Luego de perder la final de esta competencia, y teniendo en cuenta la mala campaña que Rosario Central mostraba en el campeonato de Primera División, al marchar en la 18.ª posición, Miguel Russo renunció a la dirección técnica del equipo rosarino.[10]

Other Languages