Microlengua

Microlengua es la lengua que hablan tan pocos hablantes (incluso unas decenas) que puede considerarse a un paso de convertirse en lengua muerta.

Según David Crystal, de la Universidad de Cambridge,[1] hay más de tres mil lenguas en el mundo que no alcanzan siquiera el millar de hablantes.

Entre las lenguas de México existen muchas comunidades lingüísticas que son conformadas por unas decenas de personas. En el caso especial de los kiliwa, en la década de 1970 se documentó un proceso que se dio en llamar suicidio étnico, consistente en que los miembros del grupo habían decidido no seguirse reproduciendo biológica y socialmente.[2] Claro que se trataba de un proceso inconsciente para el grupo y percibido para el que realizó la etnografía. Esto explicaría que los más jóvenes hablantes de kiliwa sean en la actualidad personas de treinta años.

Las microlenguas tienen una dinámica especialísima, y acerca de esta y su significado ha reflexionado Gregorio Salvador, que no les es precisamente favorable:[3]

El drama está en esos cuantos centenares de millones de seres que poseen por su propia condición humana la facultad de hablar, pero que solamente conocen una lengua que comparten con unos pocos miles de coterráneos, cuando no simplemente algunos centenares o incluso menos. Confinados en su propia lengua, su perspectiva vital se reduce a los estrictos límites de sus afanes cotidianos y desconocen el mundo en que viven y se hallan, así, totalmente indefensos entre sus asechanzas... Hay que enseñar las lenguas generales, lenguas de intercambio, convertir en bilingües a todos esos seres aislados tristemente en una lengua local o tribal, generalmente analfabeta, es decir, sin escritura, sin horizonte. El plurilingüismo personal enriquece al individuo, el multilingüismo planetario es una desgracia que nos debe afectar solidariamente a todos y nos debe inducir a desechar determinadas ideas circulantes, de estirpe romántica, y a dirigir nuestros esfuerzos no hacia la artificial conservación de lenguas menores sino a conseguir recuperar para el disfrute de todos los logros y beneficios que ha ido alcanzando, siglo tras siglo, la comunidad humana, instalándolos en eso que ahora llamamos la aldea global, a todos aquellos millones de seres marginados e incomunicados en sus diminutas aldeas lingüísticas.

Lenguas más amenazadas

Se indican por regiones y número de sus hablantes.[4]

Lenguas más amenazadas
Región Lenguas Número de hablantes
Meseta del Pacífico noroccidental
(Estados Unidos-Canadá)
Ktunaxa 10
Siletz Dee-ni 5
Haida del sur 10
Oklahoma y Sudoeste de los Estados Unidos Cahuilla 20
Mojave 7
América del Sur septentrional Tinigua 1
Totora 5
Záparo 5
América del Sur central Muniche 5
Taushiro 1
Uru 1
América del Sur meridional Ofaye 2
Vilela 2
Yagán 1
África meridional N|u[nota 1] 8
Xiri 85
África oriental Ngasa 300
Nindi 100
Omotik 50
Australia septentrional Gurdanji 5
Mati Ke 10
Nyikina 50
Melanesia occidental Piru 10
Usku 25
Woria 10
Taiwan y Filipinas Arta 5
Babuza 5
Pazeh 1
Sudeste Asiático Arem 40
Buxinhua 200
Gelao rojo 20
Siberia oriental Medny Aleut 20
Orok 20
Tundra Yukaghir 50
Siberia central Enets 50
Os 15
Selkup del sur 2
Other Languages