Microhistoria

El dato más intrascendente del pasado pudo dejar su huella en la historia, como los desvaríos de un pobre hombre ( Menocchio) que compara al mundo con un queso del que surgen los gusanos. He ahí un tema para la microhistoria.[1]

La microhistoria es una rama de la historia social de desarrollo reciente, que analiza cualquier clase de acontecimiento, personajes u otros fenómenos del pasado que en cualquier otro tratamiento de las fuentes pasarían inadvertidos. La razón por la que llaman el interés del historiador puede ser muy diversa: puede ser lo raro pero también lo cotidiano. En todo caso, demuestra tener posibilidades interpretativas desusadas cuando el historiador introduce la llamada reducción de escala o el examen con lupa del pasado, que constituye el instrumento innovador de esta disciplina.

La definición de Giovanni Levi, padre de la microhistoria, era: La Microhistoria es la historia general, pero analizada partiendo de un acontecimiento, un documento o un personaje específico. Haciendo una analogía, es como si se utilizara un microscopio; se modifica la escala de observación para ver cosas que, en una visión general, no se perciben.[2]

Surgimiento de la microhistoria

Desde mucho antes que surgiera el término hubo reflexiones teóricas sobre la necesidad de una historia más cercana a la cotidianidad (por ejemplo, el concepto de intrahistoria de Miguel de Unamuno), pero no es hasta finales del siglo XX en que, influenciada por la metodología de la historia social renovada por E. P. Thompson, la microhistoria propone aparcar el estudio de las clases sociales para interesarse por los individuos. Siguiendo el destino particular de uno de ellos, se aclaran las características del mundo que le rodea. Esta perspectiva suele acudir a la colaboración de otras ciencias sociales, como la antropología (influencia de Thompson y Clifford Geertz) y la sociología. La historia local también suele ser una disciplina con puntos de contacto con la microhistoria.

Sus impulsores más destacados son los historiadores próximos a la revista italiana Quaderni Storici: Giovanni Levi (cuya aportación ha sido calificada de microhistoria social), Carlo Ginzburg (que ha aportado la microhistoria cultural) , Carlo María Cipolla (con estudios de mucha mayor escala, como Cañones y Velas), entre otros. También pueden encontrarse tratamientos precedentes fuera de Italia, como el citado Geertz, Georges Duby (El Domingo de Bouvines), Emmanuel Le Roy Ladurie (Montaillou, aldea occitana de 1294 a 1324), Natalie Zemon Davis (El regreso de Martine Guerre, llevada al cine), Robert Darnton (La gran matanza de gatos y otros episodios en la historia de la cultura francesa), etc.

La microhistoria se presta muy bien a la reflexión metodológica, como hacen Edoardo Grendi (Microanalisi e storia sociale) y, en España, Justo Serna y Anaclet Pons (Cómo se escribe la microhistoria. Ensayo sobre Carlo Ginzburg)[3]

Other Languages
English: Microhistory
Esperanto: Mikrohistorio
français: Microhistoire
íslenska: Einsaga
italiano: Microstoria
Nederlands: Microgeschiedenis
norsk bokmål: Mikrohistorie
português: Micro-história
русский: Микроистория
svenska: Mikrohistoria