Micología
English: Mycology

Seta en huerto palentino.

La micología (del griego μύκης, hongo, y -λογία, tratado, estudio) es la ciencia que se dedica al estudio de los hongos.[2]

Historia

Tentamen dispositionis methodicae fungorum (1797), una de las primeras obras de referencia sobre los hongos.

Se presume que los humanos comenzaron a recolectar setas como alimento en tiempos prehistóricos. En civilizaciones antiguas como la griega, romana e hindú, los hongos se consideraban alimentos sagrados. Y a partir de datos en la obra de fray Bernardino de Sahagún y de fragmentos del Popol Vuh y del Chilam Balam, también se cree que en las culturas mesoaméricanas prehispánicas, los hongos adquirieron un rango elevado y llegaron a considerarse comida de dioses y reyes. Quizás en Mesoamérica esa relación tenga que ver más con los hongos alucinógenos que con los alimenticios. Esa costumbre de ingerir hongos con un fin místico o enteogénico, continúa en algunas culturas hasta nuestros días.

Las setas aparecen por escrito por primera vez en las obras de Eurípides (480-406 a. C.). El filósofo griego Teofrasto de Ereso (371-288 a. C.) fue quizás el primero en tratar de clasificar sistemáticamente las plantas; las setas fueron consideradas como plantas a las que faltaban ciertos órganos.

Los antiguos no dejaron ningún documento científico sobre los hongos y solamente dos autores merecen ser mencionados: Plinio el Viejo (23-79 d. C.) por su Naturalis historia, donde escribió sobre las las trufas, y Dioscórides (ca. 40 - ca. 90) por los usos terapéuticos de algunas setas en De re medica. Estos textos, que mencionan solo unas veinte especies, tienen sin embargo solo un interés arqueológico, excepto por haber legado a la ciencia palabras como amanita, boletus, manitaria, myco o tuber. La Edad Media vio poco avance en el cuerpo de conocimiento sobre los hongos. Más bien, la invención de la imprenta permitió a algunos autores disipar las supersticiones y los conceptos erróneos acerca de ellas que los autores clásicos habían perpetuado.[3]

Los hongos y las trufas no son ni hierbas, ni raíces, ni flores, ni semillas, sino simplemente la superflua mezcla de tierra, de árboles o madera podrida, y de otras cosas podridas. Esto se debe al hecho de que todos los hongos y trufas, especialmente aquellos que se usan para comer, crecen más comúnmente en un clima tormentoso y húmedo.

Fungi and truffles are neither herbs, nor roots, nor flowers, nor seeds, but merely the superfluous moisture or earth, of trees, or rotten wood, and of other rotting things. This is plain from the fact that all fungi and truffles, especially those that are used for eating, grow most commonly in thundery and wet weather.

Jerome Bock (Hieronymus Tragus) (1552)[4]

Pero en el siglo XVI comienza probablemente el verdadero estudio de los hongos con:

  • la clasificación publicada en (1526) por el humanista italiano Hermolaus(1454-1493);
  • los trabajos de botánicos que, como Matthiole (1569), se aplicaron a comentar a Dioscórides;
  • Junius[5]​ que, en 1564, describió la Phallus impudicus recolectada en Holanda;
  • Reiner Solenander) (1524-1601) que describió Fistulina hepatica (lengua de buey) en Alemania;
  • el erudito italiano Fabi Columna[6]​ (1599) que ilustró e ilustró la jaula roja Clathrus cancellatus;
  • el italiano Porta[7]​ fue el primero en atreverse a afirmar, en 1592, que los hongos se reproducen por semillas.* El sabio flamenco Charles de L'Écluse (1526-1609) hizo pintar 86 acuarelas que representan 42 especies de hongos comestibles repartidos en 22 géneros, 58 especies de hongos venenosos de 25 géneros y 5 especímenes nuevos. En total, 105 especies de ellas 6 amanitas, 9 russulas, 7 lactarias, 12 tricholomas y 14 boletos.

Tal será la base de la micología. Hasta el siglo XVIII, los únicos hongos conocidos eran los macromicetos, que desarrollan cuerpos frutíferos visibles, pero gracias al uso del microscopio se tuvo conocimiento de la existencia de hongos microscópicos. Con el estudio de varias especies gradualmente se logró entender el comportamiento de diversas enfermedades asociadas a los hongos, el efecto de determinadas sustancias secretadas por ellos, su aprovechamiento en la alimentación, la fermentación de bebidas alcohólicas y el desarrollo de antimicóticos. Antoine de Jussieu (1686-1758) creó una clase aparte de plantas para las hongos y líquenes en 1728. El comienzo de la era moderna de la micología comienza con la publicación de Pier Antonio Micheli en 1737 de Nova plantarum genera.[8]​ Publicado en Florencia, este trabajo seminal sentó las bases para la clasificación sistemática de praderas, musgos y hongos.

El estudio científico de los hongos debutó con el sueco Linné (1707-1778) y su obra Species plantarum (1753), aunque los hongos no ocupaban en la obra un lugar separado del resto de las plantas. Fue el botánico francés Paulet (1740-1826) quien fue el primero en proponer (en 1795) la palabra «mycologie» para difundir la ciencia que estudia los hongos (un término que se impuso a fungologie). La palabra micología proviene del griego: μύκης (mukēs), que significa 'hongo', y el sufijo -λογία (-logia), que significa 'estudio'. E inglés, el término mycology (micología) y el complementario mycologist (micólogo) se usaron por primera vez en 1836 por M.J. Berkeley.[9]

El primer trabajo dedicado exclusivamente a los hongos fue publicado en 1801 por el sudafricano Persoon (1755-1837) (Synopsis methodica fungorum), pero se recuerda el trabajo de otro sueco, Fries (1794-1878), quien publicó los tres volúmenes de su Systema Mycologicum entre 1821 y 1832; luego el trabajo del italiano Saccardo (1845-1920), que publicó una obra monumental de clasificación científica al final del siglo XIX Sylloge fungorum omnium hucusque cognitorum. En 1843, el francés Léveillé descubrió la existencia de los basidios, que distinguió de los ascas y propuso una nueva ruptura separando entre los ascomicetos y los basidiomicetos.

El importante trabajo de los micólogos y botánicos del siglo XIX llevó al Código Internacional de Nomenclatura Botánica (CINB), creado en Viena en 1905 y que todavía se considera un precedente. Se observará que aunque los hongos son hoy en día un reino vivo separado del de las plantas, la nomenclatura botánica continúa aplicándose a ellos.

Las micotecas en los museos contienen decenas de miles de especímenes (incluidas especies raras o tal vez extintas) a partir de las cuales los científicos pueden llevar a cabo diversos estudios (bioquímica, filogenia ...). Así, recientemente se ha podido afinar la estructura de la rama de las Agaricales en el árbol de la vida y precisar las relaciones filogenéticas que existen entre las especies reconocidas dentro de ese grupo.[10]

Other Languages
aragonés: Micolochía
العربية: علم الفطريات
asturianu: Micoloxía
azərbaycanca: Mikologiya
башҡортса: Микология
беларуская: Мікалогія
беларуская (тарашкевіца)‎: Мікалёгія
български: Микология
brezhoneg: Foueoniezh
bosanski: Mikologija
català: Micologia
کوردی: کەڕووزانی
corsu: Miculugia
čeština: Mykologie
Чӑвашла: Микологи
Cymraeg: Mycoleg
Deutsch: Mykologie
English: Mycology
Esperanto: Fungoscienco
euskara: Mikologia
suomi: Sienitiede
français: Mycologie
Frysk: Mykology
galego: Micoloxía
עברית: מיקולוגיה
hrvatski: Mikologija
magyar: Mikológia
Bahasa Indonesia: Mikologi
íslenska: Sveppafræði
italiano: Micologia
日本語: 真菌学
Jawa: Mikologi
ქართული: მიკოლოგია
қазақша: Микология
한국어: 균학
Кыргызча: Микология
Latina: Mycologia
Lëtzebuergesch: Mykologie
lietuvių: Mikologija
latviešu: Mikoloģija
македонски: Микологија
Bahasa Melayu: Mikologi
Nederlands: Mycologie
norsk nynorsk: Mykologi
norsk: Mykologi
polski: Mykologia
پنجابی: مائکالوجی
português: Micologia
română: Micologie
русский: Микология
Scots: Mycology
srpskohrvatski / српскохрватски: Mikologija
Simple English: Mycology
slovenčina: Mykológia
slovenščina: Mikologija
shqip: Mikologjia
српски / srpski: Микологија
svenska: Mykologi
Kiswahili: Mikolojia
తెలుగు: మైకాలజీ
тоҷикӣ: Микология
Tagalog: Mikolohiya
Türkçe: Mikoloji
татарча/tatarça: Микология
українська: Мікологія
oʻzbekcha/ўзбекча: Mikologiya
Tiếng Việt: Nấm học
Winaray: Mikolohiya
吴语: 真菌学
中文: 真菌學
Bân-lâm-gú: Chin-khún-ha̍k