Michel de Certeau

Michel de Certeau ( Chambéry, 17 de mayo de 1925 - París, 9 de enero de 1986) fue un investigador jesuita, historiador, teólogo, y filósofo, considerado una figura inclasificable del pensamiento francés del siglo XX. Sus investigaciones abarcan desde la historia de la mística y las corrientes religiosas de los siglos XVI y XVII, hasta la hermenéutica del Mayo de 1968 francés.

Trayectoria

Michel de Certeau, nacido en 1925 en Saboya, tuvo una educación ecléctica, siguiendo la tradición medieval de la peregrinatio academica. Tras obtener los títulos en lenguas clásicas y en filosofía, en las universidades de Grenoble y de Lyon, estudió las obras de Pedro Fabro (Pierre Favre [1506-1546]) en la École pratique des hautes études (París) con Jean Orcibal.

Inició su formación religiosa en el seminario de la Universidad de Lyon, y entró en 1950 en la Compañía de Jesús. Se ordenó como sacerdote católico en 1956 y obtuvo su doctorado en teología en la Universidad de la Sorbona, de París, en 1960.

Fue un estudioso de las fuentes del primer siglo de operaciones de la Compañía de Jesús (1540-1640) y un historiador de la mística del Renacimiento en la época clásica. Es uno de los fundadores en 1964 de la Escuela Freudiana de París ( Francia), dirigida por Jacques Lacan.

Reflexionó sobre el Mayo francés, momento decisivo en que, a su juicio, se tomó la palabra como se tomó la Bastilla en 1789.[ cita requerida] Es un admirador de las artes del hacer, que organizan la vida cotidiana del hombre común. Debatió muchos postulados de las ciencias sociales y humanas.

Impartió clases de Historia y Antropología en la Universidad de París VIII-Vincenes de 1968 a 1971; y de 1971 a 1978 en París VII-Jussieu.

Michel de Certeau fue director de estudios de l'École des Hautes Études et Sciences Sociales de París y profesor en San Diego y Ginebra.

Como historiador frecuentemente quiso dar explicaciones sobre la historia y su historiografía, pero la cuestión estaba realmente en la profundidad de su manera de concebir y de llegar a practicar su oficio de historiador. Se puede decir que es un apasionado historiador interesado por la epistemología, la mística y las corrientes religiosas de los siglos XVI y XVII.

Su obra La invención de lo cotidiano es fruto de una investigación sobre los problemas de la cultura y la sociedad francesa. Esta obra se realizó en dos tomos: el primero, llamado Artes del hacer, fue escrito completamente por De Certeau, mientras que el segundo tomo, titulado Habitar; cocinar, fue realizado por Luce Giard y Pierre Mayol con la colaboración de Marie Ferrer. Este segundo tomo fue publicado por la Universidad Iberoamericana, el ITESO y el Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, en el año 2000[3]​.

De Certeau y el 68

El llamado Mayo francés provoca una gran impresión en De Certeau. En sus palabras significó "una ruptura instauradora" que generó un cambio en su forma de hacer uso de sus conocimientos. Durante este año, el jesuita recibe diversas invitaciones de círculos intelectuales de izquierda y es buscado por tomadores de decisiones del mundo político francés. Entre mayo y septiembre de 1968 escribe una serie de artículos en la revista mensual jesuita Études donde hace una lectura accesible sobre los acontecimientos de ese año, cuidando no hacer diagnósticos definitivos sino dejando la puerta abierta al debate sobre la situación y, sobre todo, sobre el futuro de la educación y la sociedad fracesas. A raíz de su intervención en este tema, es invitado a ser relator del coloquio internacional de Arc-et-Senans celebrado en abril de 1972, preámbulo de la reunión de 1973 de Helsinki entre Ministerios de de la comunidad donde se definiría la política pública cultural de Europa[2]​.