Mi marido tiene familia

Mi marido tiene familia (también conocida como Mi marido tiene más familia para la segunda temporada y estilizada en pantalla como Mi marido tiene + familia),[7]

La telenovela está protagonizada por Zuria Vega, Daniel Arenas, Diana Bracho, Rafael Inclán y Silvia Pinal, con la adición de nuevos actores para la segunda temporada, como Susana González, Arath de la Torre y Carmen Salinas.

Durante la transmisión de la primera temporada se fomentó la prevención de accidentes por quemaduras de piel gracias al apoyo de Virginia Sendel, quien es la presidenta de la Fundación Michou y Mau, Institución de Asistencia Privada (IAP) que ayuda a niños mexicanos quemados.[8]

Trama

Primera temporada

Julieta (Zuria Vega) y Robert (Daniel Arenas) tienen una relación perfecta: ambos tienen su trabajo, comparten sus sueños y han aceptado no casarse. Para ellos, el secreto de su relación radica en dos puntos: la comunicación y el hecho de que la familia adoptiva de Robert vive en otro país, salvándolos de los problemas de tratar con los suegros. Sin embargo, el destino le prepara una sorpresa cuando deciden mudarse a un nuevo apartamento en una zona modesta de Oaxaca. Allí conocen a los dueños del edificio, la familia Córcega, y sin saber que son la verdadera familia de Robert y que su verdadero nombre es Juan Pablo. A partir de ahí, Robert y Julieta tendrán que aprender a vivir con sus suegros, Blanca (Diana Bracho) y Eugenio (Rafael Inclán), con todas las exigencias que esto conlleva: una batalla entre la tradición y la modernidad será muy complicada «incluso para que la pareja se case». Si quieren lograr la felicidad que estaban buscando, Julieta y Juan Pablo deberán aprender a vivir con su nueva familia, inclusive si esto resulta más complicado de lo que pensaban.

Segunda temporada

Mas es mejor... bueno, no siempre...

Finalmente, Julieta ha logrado mantener una vida personal y profesional con equilibrio, al lado de Robert y sus hijos: David, de 4 años y Blanquita, pequeña de un año y medio de edad. Nuevamente, la familia Córcega enfrentará una serie de problemas cuando Robert encuentre a su abuelo, Canuto "Tito" Córcega, el "difunto" padre de Eugenio, Tulio y Audifaz, quien doña Imelda les hizo creer que había muerto cuando este le fue infiel con Crisanta hace décadas. Por otra parte, Julieta pasa por sofocones con la llegada de Susana Córcega, como su nueva jefa, pero Susana es nada más y nada menos que la hija que Canuto y Crisanta procrearon en Baja California, y juntos llegan a conocer a los demás Córcega hasta Oaxaca. Susana pondrá a prueba la capacidad de superación de Julieta; ella no puede creer que su nueva jefa sea tía consanguínea de Robert y, por lo tanto, su tía política. Creyendo que el destino se empeña en ponerle más obstáculos de los que ya ha tenido que atravesar, definitivamente así lo es, pues ahora Julieta tiene más familia política, cosa de la que ella siempre quiso huir.

Daniela y Gabriel "Los osos", han construido un matrimonio estable ante los conflictos de sus familias: los Córcega y los Musi. Daniela asumirá un mayor desafío cuando Gabriel le pide que tengan un hijo, -de por sí lo fue casarse con él y que su familia la aceptara-. Esto desencadenará aún más problemas entre las familias.

Para Robert, es un verdadero milagro haber encontrado a todos los Córcega, de los cuales también se suman: Sebastián y Axel, hijos de Susana y primos hermanos de Robert. Los miembros restantes de la familia Córcega detonarán un nuevo hilo conductor que serán: las peleas. Esto implica nuevos retos en la vida de los "Oppas"; Julieta y Robert, y juntos demostrarán que, a pesar de los problemas de las familias y los matrimonios modernos, ellos podrán seguir adelante, viendo por su bienestar, y que Julieta rectifique nuevamente que: '¡Mi marido tiene más familia!'