Mezcla de audio (grabación)

Consola de mezcla digital Sony DMX R-100 utilizada en proyectos de estudios de grabación

En reproducción y grabación de sonido, la mezcla de audio o mixdown es el proceso por el cual múltiples sonidos grabados se combinan dentro de uno o más canales, por ejemplo estéreo de 2 canales. En el proceso, el nivel, contenido armónico, dinámicas, y posición panorámica son manipulados con posibilidad de que efectos como reverberación puedan ser agregados. Esta práctica, estética, y tratamiento creativo se realiza con la finalidad de producir una mezcla que sea más atractiva para los escuchas.

La mezcla de audio se hace en estudios con la finalidad de crear un álbum o single. La etapa de mezcla sigue a menudo una grabación multipistas. Este proceso generalmente se lleva a cabo por un Ingeniero de mezcla, aunque en algunas ocasiones la realiza el productor musical, o incluso el artista, quien mezcla el material grabado. Después de mezclar, un Ingeniero de masterización prepara el producto final para su reproducción en CD, radio, u otros medios.

Antes de la aparición de los digital audio workstations (DAWs), el proceso de mezcla comúnmente se llevaba a cabo en una mesa de mezcla. Actualmente, más y más ingenieros y artistas independientes están usando computadoras personales en este proceso. Las mesas de mezcla continúan jugando un papel importante en el proceso de grabación. Usualmente son usadas en compañía de un DAW, aunque el DAW solo se puede utilizar como grabadora multipista y para editar o secuenciar, mientras la mezcla real se lleva a cabo en la consola.

El rol de la mezcla de audio

Equipo de un ingeniero de audioAn-Najah National University

El rol de un productor musical no es necesariamente uno técnico, ya que el aspecto físico de la grabación es asumido por el Ingeniero de audio, por lo tanto los productores comúnmente dejan la técnica de mezcla similar a lo que requieren para que un especialista en mezcla de audio lo realice. Incluso los productores con un conocimiento técnico prefieren que un especialista en mezcla se encargue de la etapa final del proceso de producción. El productor y mixer Joe Chiccarelli afirma que muchas veces es mejor para un proyecto que una persona externa intervenga porque:

"Cuando inviertes meses en un proyecto, te llegas a quedar estancado en el detalle y no brindas todo el entusiasmo a la etapa final de la mezcla como te gustaría. Se necesita a alguien más para tomar la responsabilidad para que tú puedas respirar un momento y recuperar la objetividad y perspectiva". [1]

Sin embargo, como Chiccarelli explica en algunas ocasiones presupuestos limitados obligan a que los productores también se hagan cargo de la mezcla.[1]

Other Languages