Metropolitan Line

Metropolitan line
Color en el mapa Morado
Año de apertura 1863
Tipo de línea Subsuperficial
Material rodante Serie S
Nº de estaciones 34
Longitud de la línea 66,7 km (41,5 millas)
Depósito Neasden
Pasajeros 53,7 millones (al año)
Líneas del Metro de Londres
  Bakerloo
  Central
  Circle
  District
  Hammersmith & City
  Jubilee
  Metropolitan
  Northern
  Piccadilly
  Victoria
  Waterloo & City

Metropolitan Line (Metropolitan) es el nombre de una línea del Metro de Londres, y aparece de color violeta en los mapas de la red. Fue el primer ferrocarril subterráneo del mundo, abierto el 10 de junio de 1863; actualmente, varias secciones del trayecto original ya no forman parte de la línea Metropolitan, aunque siguen operativas bajo las líneas Hammersmith & City, District y Circle.

El trayecto actual de la línea cuenta con un tramo principal entre las estaciones de Aldgate, en la City de Londres, y Amersham; hay ramales hacia Uxbridge, Watford y Chesham. La sección inicial, partiendo desde Aldgate, va por dentro de un túnel en su mayor parte; una vez pasado Baker Street, hacia Finchley Road, la línea sale a superficie. De las 34 estaciones que dispone esta línea, solo 9 son subterráneas. Es la línea más antigua, e inicialmente cubría la mayor parte del entramado del Metro de Londres. A día de hoy es la novena línea más concurrida de toda la red.

Parte de la línea (entre Wembley Park y Moor Park) cuenta con cuatro vías, en lugar de las dos utilizadas habitualmente en la red. Este hecho permite contar con servicios expresos, o rápidos, hacia los barrios más periféricos. Muchos de los trenes que proceden de la periferia utilizan Baker Street como estación terminal. Sin embargo, otros completan todo el recorrido hasta Aldgate.

Es la línea más rápida del Metro de Londres, llegando a alcanzar los 70 mph (113 km/h) en la estación de Harrow-on-the-Hill a comienzos del siglo XXI. Aunque la velocidad se encuentra actualmente limitada a 50 mph (80 km/h), con el fin de equipararla a la permitida en la zona al norte de Finchley Road, sigue siendo una de las líneas más rápidas. Solamente los trenes del National Rail service, el servicio nacional ferroviario, alcanzan velocidades de 60 mph (97 km/h).

La línea Metropolitan, junto con la Central, es una de las dos únicas líneas del Metro que superan los límites del Gran Londres y la autovía circunvalatoria M25.

Historia

El origen de la línea Metropolitan se encuentra en la llamada North Metropolitan Railway, nombre original de la Metropolitan Railway. En 1853 se unió a la Metropolitan District Railway para la construcción de un anillo interior (Inner Circle) ferroviario en Londres. La primera sección del anillo, abierta en enero de 1863, partía desde las cercanías de la estación de Paddington hasta Farringdon Street (actual Farringdon). Las obras, iniciadas en febrero de 1860, se basaban en la técnica del muro pantalla. Debido a las características de la técnica, que implica abrir una zanja por donde se construye el túnel, se generaron múltiples problemas de tráfico; además, el cercano río Fleet llegó a desbordarse, inundando el túnel en construcción.

Desde su inauguración hasta los años treinta, la vía ferroviaria se fue expandiendo hasta alcanzar más de 90 millas (145 kilómetros) de longitud, en parte gracias a la electrificación de las vías a partir de 1905. En 1933, el organismo encargado de la gestión del transporte público de Londres, London Passenger Transport Board, nacionalizó la Metropolitan Railway, convirtiéndola en parte del Metro de Londres con el actual nombre de línea Metropolitan. El tramo ferroviario nordoccidental de la estación de Aylesbury se cerró en 1936, aunque volvió a funcionar hacia la estación de Quainton Road desde 1943 a 1948. Ese mismo año se amplió el servicio a través de las vías de la línea District, entre las estaciones de Whitechapel y Barking. En 1939, la extensión hacia la estación de Stanmore quedó transferida a la línea Bakerloo, pasando en 1979 a formar parte desde entonces de la recién estrenada línea Jubilee.

Unidad de la vieja serie A, a la izquierda, utilizada en la línea Metropolitan. La unidad de la derecha, más pequeña, es de la serie de 1973 y se utiliza en la línea Piccadilly.

Posteriores ampliaciones llevaron a que la Metropolitan Railway (más adelante la línea Metropolitan del Metro) alcanzara zonas de la periferia. Durante muchos años fue una línea muy extensa, hasta que en 1988 se realizó una importante modificación. Las líneas Hammersmith & City y East London, existentes como ramales de la Metropolitan aunque con identidad propia, se separaron para operar de forma independiente. Así, la línea Metropolitan se vio reducida a las extensiones desde Baker Street a la periferia (zona conocida como Metroland), junto con el trazado original a través de los túneles originales de la Metropolitan Railway hacia Aldgate. Las líneas Metropolitan y East London utilizaban los mismos trenes y frecuentemente se los intercambian, ya que aún existen vías que interconectan ambas líneas, aunque se han dejado de utilizar para el servicio de pasajeros.

En 1998 la línea Metropolitan fue parcialmente privatizada en una operación bastante polémica, por la que actualmente es compartida por titularidad pública y privada. Forma parte de la "Sub-Surface Railways" (ferrocarriles bajo superficie), junto con las líneas Circle, Hammersmith & City y District; las líneas y el servicio corren por cuenta pública, mientras que el mantenimiento de las instalaciones está en manos del consorcio privado Metronet.

La influencia de la línea Metropolitan en ferrocarriles subterráneos de todo el mundo ha sido inmensa. El nombre correcto del metro de París es Chemin de fer métropolitain, nombre derivado de la línea Metropolitan. Además, el actual término metro, utilizado ampliamente por todo el mundo en referencia a los trenes urbanos subterráneos, proviene de las primeras letras de la palabra Metropolitan.

Other Languages