Metro de Lima

Metro de Lima y Callao
Lima Metro logo 2 (full).svg
Matrod.jpg
Trenes del Metro de Lima en la estación Gamarra.
Lugar
Ubicación Av. Aviación 2494 - San Borja Bandera de Perú Lima, Perú
Área abastecida Lima y Callao
Descripción
Tipo Metro
Inauguración 11 de julio de 2011 (5 años)[1]
Características técnicas
Longitud 35 km
Estaciones 26
Ancho de vía 1435 mm
Propietario AATE
Explotación
Estado En servicio
Líneas

6 (Linea 1 operativa) ( Línea 2 en construcción)

(Lineas 3, 4, 5 y 6 aun no construidas)
Nº trenes 24 ( Línea 1)
Nº vagones 125 ( Línea 1)
Pasajeros aprox. 320 mil por día
Frecuencia

De Línea 1[2]

  • 6 a 10 minutos
Flota
Operador GyM y Ferrovías S.A. ( Línea 1)
Mapa
Red-real-del-Metro-de-Lima.png
Red actual del Metro de Lima y Callao (2016). La Línea 1 está completamente operativa. Las Líneas 2 y 4 se encuentran en construcción y serán inauguradas por etapas hasta el 2021.
Notas
Página web

www.metrodelima.gob.pe www.aate.gob.pe www.lineauno.pe

www.metrolima2.com/
[ editar datos en Wikidata]

El Metro de Lima y Callao es un ferrocarril metropolitano que sirve de transporte masivo al Área Metropolitana de Lima, conformada por la conurbación de las ciudades de Lima y Callao de la República del Perú. Este sistema de transporte es administrado por la AATE, entidad que pertenece al Ministerio de Transportes y Comunicaciones a partir del 7 de junio de 2009. Su operación comercial está a cargo por empresas privadas representadas en consorcios.

El Metro de Lima y Callao es un sistema cuya red se encuentra en expansión a través de la Red Básica del Metro de Lima y Callao que fue aprobada en diciembre de 2010 por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones. Cuenta con cinco líneas proyectadas que serán totalmente subterráneas[5]

Actualmente cuenta con una línea operativa, la Línea 1, que recorre el área metropolitana en viaducto elevado con una extensión de 35 km y 26 estaciones. A través de ella se transportan aproximadamente 320.000 pasajeros por día, lo cual superó la proyección de demanda estimada para el 2035.[6]

Junto con la primera línea operativa, se encuentra en construcción dos líneas subterráneas que fueron concesionadas por el Gobierno Peruano en 2014. La Línea 2 que recorrerá el área metropolitana de este a oeste a lo largo de 27 kilómetros de extensión, y los 8 kilómetros de la futura Línea 4 que recorrerá bajo la avenida Elmer Faucett. Está previsto que un tramo de la Línea 2 sea inaugurado en 2017 y la ruta completa de ambas líneas en 2020.

Adicionalmente, se encuentra en estudio dos líneas de metro, de las cuales conforman la ruta restante de la Línea 4 y la ruta completa de la Línea 3. Los estudios de la Línea 3 iniciaron en septiembre de 2014[9]

Historia

Antecedentes

Los primeros estudios para la construcción de un ferrocarril metropolitano empieza en el año 1965. Encargado por la Municipalidad de Lima de ese entonces por el alcalde Luis Bedoya, la consultora Trafikkonsult Ab realizo los estudios el 22 de enero de 1966 para la construcción de las primeras rutas del Metro de Lima que consistía de una red de tres lineas subterráneas de 67,5 km que ascendía un costo de US$ 243 millones, estos estudios fueron entregadas el 20 de junio del mismo año.[12]

Entre 1972 y 1973, el consorcio "Metrolima" elaboró el estudio de factibilidad técnico-económica y el anteproyecto del "Sistema de Transporte Rápido Masivo de Pasajeros en el Área Metropolitana de Lima-Callao", aprobado por el Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas del Perú en 1974.[10]

De esta manera, el proyecto de "Metrolima", que contemplaba un total de 5 líneas de tren subterráneo, quedó archivado de manera permanente.

Inicio

El 20 de febrero de 1986, el primer gobierno de Alan García creó la "Autoridad Autónoma del Proyecto Especial Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao" por Decreto Supremo N° 001-86 MIPRE ratificado luego por la Ley N° 24565 el 30 de octubre de 1986.[15] habiendo sido la principal promesa que hiciera el recién electo Alcalde de Lima y militante del entonces partido de gobierno: Jorge del Castillo. Seguidamente, se inició la construcción de un Patio Taller de 120,000 m2 en el distrito de Villa El Salvador, al sur de la ciudad, destinado al parqueo de los trenes y al mantenimiento preventivo de los mismos. La construcción avanzó con relativa rapidez durante un par de años, pero cuando la Línea 1 llegó al distrito de San Juan de Miraflores (específicamente al llegar a la Estación Atocongo) el país se encontraba en una profunda crisis económica y social, lo cual motivó que se paralizara la obra, luego de una inversión de 226 millones de dólares en cofinanciamiento con el gobierno italiano.

Estación terminal Villa el Salvador. Fue inaugurada en 1990 pese a que la Línea 1 no había sido culminada.

Su recorrido original debía continuar por la Av. Aviación hasta llegar al Hospital 2 de Mayo, en el Centro de Lima, pero el presupuesto asignado se había agotado y esto, sumado a varios cuestionamientos a la transparencia en el manejo de los recursos[16] y a otros factores como la inflación y el terrorismo (este último dejaba a la capital sin energía eléctrica durante largos períodos), dejaron la obra paralizada.

La construcción del viaducto de la línea 1 permaneció paralizada por más de 20 años hasta que fue reiniciada en 2010.

Pese a ser una obra inconclusa, el 28 de abril de 1990, a tres meses de finalizar su gobierno, Alan García dispuso la inauguración de la sección construida. Sin embargo, al ser ésta demasiado corta (9.2 km) por lo que no llegaba a ingresar a los distritos céntricos y de mayor demanda de Lima, la hoy llamada Línea 1 quedó como una obra inutilizable en la práctica. Por tal razón, los trenes operaron en vacío únicamente para evitar su deterioro y excepcionalmente transportaron pasajeros de manera gratuita cuando los transportistas de la capital paralizaban sus labores por causa de algún reclamo gremial.

En diversas ocasiones, candidatos a la presidencia y a la alcaldía utilizaron políticamente la promesa de concluir el proyecto, aunque esto nunca ocurrió. Así, dada la virtual inoperatividad del sistema, los municipios por los que pasaba la vía del metro empezaron a "cubrir" los pilares truncos y/o tramos inconclusos para tratar de menguar, de alguna forma, el impacto negativo ocasionado al paisaje urbano. Así, en la berma central de la Av. Aviación, se hicieron elevaciones de tierra y césped, con el fin de evitar la invasión del comercio ambulatorio (que en ese entonces era un grave flagelo en Lima). Se sembraron árboles, enredaderas y plantas colgantes que trepaban los fierros de la construcción inacabada. Algunos municipios también pintaron sus columnas y muros con paisajes peruanos e imágenes de la naturaleza peruana, como una forma de asumir que el proyecto había quedado trunco.

El 5 de agosto de 2001, la AATE pasó a manos de la Municipalidad Metropolitana de Lima por Decreto de Urgencia N° 058-2001 con la esperanza de que el proyecto fuera relanzado. Sin embargo, el Metro siguió operando con recorridos en vacío con el fin de brindar mantenimiento preventivo a los trenes y evitar su deterioro. Así, pasarían casi veinte años en que el proyecto permanecería abandonado.

En el año 2005 la Secretaría Técnica del Consejo de Transporte de Lima y Callao ST-CTLC (institución adscrita al Ministerio de Transporte y Comunicaciones - MTC) solicitó a la Agencia de Cooperación Técnica del Japón - JICA la formulación de un Plan Maestro de Transporte Urbano, el cual consideró una red de 7 líneas para el Metro de Lima. Sin embargo, el plan fue desestimado.

Relanzamiento del proyecto

En el año 2009 el Gobierno Nacional dispuso que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones retomara la administración de la Autoridad Autónoma del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao (AATE),[17] encargando a una dependencia del ministerio llamada Provias Nacional la organización de una licitación pública internacional para la selección de la empresa que lleve a cabo las obras civiles de la sección faltante del primer tramo de la hoy llamada Línea 1, así como del equipamiento electromecánico del mismo. El financiamiento de la obra provino de una operación de endeudamiento externo con la Corporación Andina de Fomento (CAF) por US$ 300 millones de dólares, aprobado el 18 de agosto de 2009. El 2 de diciembre de ese mismo año, el Ministerio otorgó la buena pro para la construcción al Consorcio Tren Eléctrico Lima, conformado por la empresa brasileña Odebrecht junto a Graña y Montero de Perú. Las obras civiles de continuación de la Línea 1 del Metro de Lima se iniciaron el martes 2 de marzo de 2010.

En este contexto, el gobierno dictó el Decreto Supremo 059-2010-MTC mediante el cual se aprobó la «Red Básica del Metro de Lima». Dicho dispositivo tuvo como finalidad brindar el marco jurídico para la implementación del sistema en su conjunto, considerando en su diseño a la recientemente concesionada Línea 1, y dejando la proyección para las demás líneas que se fueran construyendo en el futuro.

Para enero de 2011, las obras de la Línea 1 ya se encontraban prácticamente terminadas, restando únicamente la electrificación de la nueva vía que estaría a cargo de la empresa alemana Siemens y la renovación del material rodante italiano a cargo de Ansaldo Breda, su fabricante original. En paralelo, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) organizó junto a la Agencia de Promoción de la Inversión Privada ( Proinversión) un nuevo concurso público para la selección del operador del tren. El operador seleccionado fue el Consorcio Tren Lima - Línea 1, consorcio peruano - argentino conformado por la peruana Graña y Montero y la argentina Ferrovías, operadora del Ferrocarril Belgrano Norte y de otros servicios ferroviarios en Buenos Aires.[18] El consorcio conformado por GyM y Ferrovías proveyó el material rodante faltante, consistente en 7 trenes más y 48 vagones adicionales a los ya existentes. El operador se hará hecho cargo de la operación del metro por un período de 30 años.

Inauguración

Tren detenido en la estación Villa El Salvador durante el servicio gratuito por invitados (julio 2011).

El tramo 1 de la Línea 1 fue inaugurado el 11 de julio de 2011 por el presidente Alan García Pérez, en una ceremonia que se celebró en la Estación Multimodal Miguel Grau. El 11 de octubre de 2011 se culminó el proceso de transferencia del Metro de Lima, el cual fue entregado por la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico (AATE) a la empresa operadora GyM Ferrovías S.A. (Línea 1 del Metro de Lima). En el mismo mes empezaron las pruebas en vacío (sin público) de la Línea 1 del Metro de Lima. A partir del 3 de enero de 2012 se iniciaron las pre-operaciones con acceso a 9 estaciones (Villa El Salvador, Parque Industrial, María Auxiliadora, Jorge Chávez, Ayacucho, Angamos, San Borja Sur, Arriola y Gamarra) en horarios limitados. El 6 de enero entraron en funcionamiento las demás estaciones en horario completo (de 6:00 a. m. a 9:00 p. m.), y desde el 9 de enero hasta el 4 de abril de 2012 se realizaron los traslados gratuitos con todo tipo de pasajeros. La operación comercial se inició el 5 de abril del 2012 mediante el cobro por la utilización del servicio, empleando para ello una tarjeta inteligente recargable que puede ser adquirida en las diferentes estaciones.

Nuevo tren de Línea 1 (Estación San Borja Sur).

Paralelamente, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) convocó a licitación pública internacional para la construcción de la segunda etapa de la Línea 1, que une la Estación Intermodal Grau con el distrito de San Juan de Lurigancho.[19] En 10 de noviembre de 2011 comenzaron los trabajos preliminares de construcción del segundo tramo de la línea 1 que se inició a pocos metros del final del viaducto, en el cruce de las avenidas Aviación y Grau, frente al cuartel Barbones en el Cercado o centro de Lima.

El 10 de abril de 2012 se colocó oficialmente la primera piedra de la construcción y se dio inicio a las obras de gran envergadura. Después de casi dos años de trabajos se concluyó el segundo tramo, el cual permitió completar los aproximadamente 35 kilómetros que tiene la Línea 1 en su totalidad, interconectando así a 11 distritos limeños entre Villa El Salvador (VES) y San Juan de Lurigancho (SJL). Según el contrato, se construyeron 12,5 kilómetros de viaducto elevado, 10 estaciones y 2 grandes puentes que cruzan el río Rímac y la Vía de Evitamiento. La obra fue entregada el 12 de mayo del 2014, y luego de tres meses de pruebas en vacío, el 25 de julio de 2014 se dio inicio a las operaciones comerciales con público en la totalidad de la Línea 1 (tramos 1 y 2), la cual permite viajar desde Villa El Salvador hasta San Juan de Lurigancho en 54 minutos, a diferencia de las casi tres horas que tomaba recorrer el mismo tramo en transporte convencional durante las horas punta. La culminación total de esta línea constituyó una fecha histórica para la ciudad de Lima, pues la misma tuvo que esperar más de dos décadas para ver culminada esta fundamental obra de transporte masivo.

Red actual del Metro de Lima y Callao. Las Líneas 2 y 4 están actualmente en construcción.

Expansión

El 15 de febrero de 2012 el presidente Ollanta Humala anunció la decisión del Gobierno Nacional de iniciar las gestiones para la construcción de la Línea 2 del Metro de Lima.[23] Como se había proyectado, la empresa contratista se encargará de construir la Línea 2 que será totalmente subterránea, recorrerá la ciudad de este a oeste, y se interconectará con la Línea 1 en la nueva estación 28 de Julio y con el sistema de buses conocido como Metropolitano en su Estación Central de la Plaza Grau. Adicionalmente deberá construir un ramal de 8 km que corresponde a la futura Línea 4, y que recorrerá en sentido sur - norte desde la estación Carmen de La Legua en el Callao, hasta el Óvalo 200 Millas en conexión con el Aeropuerto Internacional Jorge Chavez.

Paralelamente, el gobierno anunció su decisión de implementar la Línea 3 que deberá recorrer la ciudad de sur a norte, para lo cual se adjudicó los estudios de preinversion al consorcio integrado por Price Water House Coopers, Ingerop, Metropolitana Milanese y Alpha Consult.[25]

Other Languages