Meseta Norte

Meseta Norte
Moforlogiaagrária.jpg
Paisaje típico de la meseta Norte (provincia de Valladolid)
Localización geográfica
Continente (o sub) Europa occidental
Región Península ibérica

País(es) Flag of Spain.svg  España
División(es) Flag of Castile and León.svg  Castilla y León
Características geográficas
Tipo Meseta

Límites geográficos Cordillera Cantábrica (N), cordillera Ibérica (E), sistema Central (S) y Macizo Galaico Leonés (O)

Superficie - km²
Longitud - km
Anchura - km
Altitud media 850 msnm

Clima Clima mediterráneo continentalizado
Mapa(s) de localización
Mapa(s)
Red pog.svg
Localización en un mapa de relieve de la península ibérica
Localización en un mapa de relieve de la península ibérica
[ editar datos en Wikidata]

La meseta Norte, denominación que recibe la parte norte de la meseta central española, situada al norte del sistema Central. Abarca la mayor parte de la comunidad autónoma de Castilla y León. Se caracteriza por un clima mediterráneo con rasgos de continentalidad: inviernos largos y fríos y veranos cortos y cálidos. Su peculiar paisaje, llano y desprovisto de vegetación ha dado lugar a la imagen tradicional de la España interior.

Hasta fechas recientes la agricultura de secano ha sido el principal recurso económico de esta región. Sin embargo, desde que en 1986 España ingresase en la entonces Comunidad Económica Europea (actual Unión Europea), la agricultura ha tenido que dejar su sitio a otras actividades y la población activa del sector primario se ha reducido enormemente.

Esta unidad de relieve puede definirse como una extensa cuenca sedimentaria rodeada de robustos márgenes montañosos. La depresión se encuentra cerrada al norte, por la cordillera Cantábrica, con desniveles que alcanzan, a veces, los 500 m. El macizo asturiano, los pliegues cantábricos, las plataformas calcáreas, las loras burgalesas forman una barrera, con desniveles de hasta 500 m, que se prolonga hasta el portillo del puerto de la Brújula, que comunica los depósitos de la cuenca con los de La Bureba, el sector más occidental de la depresión del Ebro.

Por el este son las parameras de la cordillera Ibérica, con desniveles de 100-200 m, las que cierran la cuenca, enlazando, tras las pequeñas áreas sedimentarias del Burgo de Osma y Almazán con las sierras del Sistema Central. Por el sur, el contacto con los bloques del Sistema Central se realiza mediante una amplia franja de tierras de somontano, de varios kilómetros de anchura, suavemente inclinadas hacia el centro de la cuenca, una superficie de erosión labrada en los materiales cristalinos, semejantes a los de las sierras lejanas que se levantan sobre la llanura más de 500 m, superficie que se hunde suavemente bajo los materiales sedimentarios de la depresión.

Por el oeste el desnivel no aparece tan acentuado, si exceptuamos las montañas Galaico Leonesas y Sanabria. El roquedo antiguo, formado por cordales de cuarcitas, se hunde progresivamente en los sedimentos de la cuenca sedimentaria en un borde festoneado que se extiende entre Astorga y la Sierra de la Culebra, aunque a lo lejos destacan los bloques del Teleno y la Sierra Segundera. Solamente en el suroeste, en las provincias de Zamora y Salamanca, desaparece la clara impresión de cuenca hundida que se manifiesta en cualquiera de los otros bordes.

Litología

En la depresión se ditinguen claramente dos tipos de roquedo que van a condicionar no sólo los aspectos morfoestructurales sino también la aptitud de los suelos en el aprovechamiento agrario: los materiales del viejo zócalo del Primario que afloran, sobre todo, en el oeste de la cuenca, así como en los bordes del macizo Asturiano y en el sistema Central, y los materiales sedimentarios ( arcillas, yesos, margas, calizas de los páramos, arenas, conglomerados, gravas), depositados en el Terciario y Cuaternario en el centro de la región.

Los materiales del zócalo Paleozoico (roquedo de la base de las montañas formadas en la era primaria y arrasadas por los procesos de erosión al final de la misma) están constituidos por cuarcitas, y pizarras, granitos y gneis. En el sector occidental, el de las penillanuras, las cuarcitas y pizarras predominan al norte del Duero, excepto en Sanabria, las rocas granitoides en el centro, y de nuevo las cuarcitas y pizarras al sur de Salamanca, con una disposición de noroeste-sureste. En los entornos de Ciudad Rodrigo y Salamanca aparecen, recubriendo la penillanura, materiales de la base del Terciario constituidos por areniscas.

Los dos tipos de materiales señalados condicionan las formas del relieve más características de la cuenca.[1]

Other Languages