Mercè Rodoreda

Mercè Rodoreda
Rodoreda.jpg
Mercè Rodoreda i Gurguí
Información personal
Nacimiento 10 de octubre de 1908
Bandera de España Barcelona, España
Fallecimiento 13 de abril de 1983 (74 años)
Bandera de España Gerona, España
Causa de muerte Causas naturales Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Lengua materna Catalán
Información profesional
Ocupación Escritora Ver y modificar los datos en Wikidata
Lengua de producción literaria Catalán
Género narrativa
Obras notables La plaza del diamante, Espejo roto, Aloma
Distinciones

Numerosos a lo largo de su carrera:[2]

  • 1934: Premi del Casino Independent dels Jocs Florals de Lleida por La sireneta i el delfí.
  • 1937: Premi Joan Crexells de narrativa por Aloma
  • 1947: Jocs Florals de la Llengua Catalanapor Rosa, Amor novell, Adam a Eva, Ocell y dos sonetos más sin título.
  • 1948: Jocs Florals de la Llengua Catalana por Món d'Ulisses
  • 1949: Jocs Florals de la Llengua Catalana por Albes i nits (nomenada Mestre en Gai Saber)
  • 1956: Premi d'Assaig Joan Maragall por Tres sonets i una cançó
  • 1956: Premi Joan Santamaria por Carnaval
  • 1957: Premi Víctor Català por Vint-i-dos contes i tres fabules
  • 1966: Premi Sant Jordi por El carrer de les Camèlies
  • 1967: Premi Crítica Serra d'Or de Literatura i Assaig por El carrer de les Camèlies
  • 1969: Premi Ramon Llull de novel·la por El carrer de les Camèlies
  • 1976: Premi Lletra d'Or por Mirall trencat
  • 1980: Premid'Honor de les Lletres Catalanes a la trayectoria literaria
  • 1980: Premi Crítica Serra d'Or por Quanta, quanta guerra...
  • 1980: Premi Ciutat de Barcelona de Literatura Catalana por Viatges i Flors
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Mercè Rodoreda i Gurguí ( Barcelona, 10 de octubre de 1908Gerona, 13 de abril de 1983) fue una escritora española.

Está considerada una de las escritoras de lengua catalana más influyente de su época,[4] Su producción abarca todos los géneros literarios; Rodoreda cultivó tanto la poesía como el teatro o el cuento, aunque destaca especialmente en la novela. Póstumamente se descubrió una vertiente más, la pintura, que había quedado en segundo término por la importancia que Rodoreda daba a la propia escritura:

Escribo porque me gusta escribir. Si no me pareciera exagerado diría que escribo para gustarme a mí misma. Si de rebote lo que escribo gusta a los demás, mejor. Quizás es más profundo. Quizás escribo para afirmarme. Para sentir que soy ... Y acabo. He hablado de mí y de cosas esenciales en mi vida, con una cierta falta de medida. Y la desmesura siempre me ha dado mucho miedo.[5]

Mercè Rodoreda, Prólogo de Espejo roto

Biografía

Infancia (1908-1921)

Mercè Rodoreda nació el 10 de octubre de 1908 en una pequeña casa con jardín de la calle de San Antonio, actualmente calle de Manuel Angelon, en el barrio de San Gervasio de Cassolas, Barcelona. Fue hija única del matrimonio formado por Andreu Rodoreda Sallent y Montserrat Gurguí Guàrdia,[7]

Rodoreda solo cursó la educación primaria durante dos años, desde 1915 hasta 1917, y en dos escuelas diferentes: el Colegio de Lourdes del barrio de Sarriá y otro centro más cercano a su casa, en la calle de Padua, a la altura de la calle de Vallirana, en Barcelona. El abuelo materno, Pere Gurguí, era un admirador de Jacinto Verdaguer -de quien había sido amigo- y había colaborado como redactor en las revistas La Renaixença y L'Arc de Sant Martí.[9] La figura del abuelo marcó intensamente a Mercè y llegó a considerarlo su «maestro». Gurguí le inculcó un profundo sentimiento catalanista y un amor a la lengua catalana y a las flores, que quedaron bien reflejados a lo largo de toda la obra de Mercè Rodoreda.

Recuerdo la sensación de estar en casa cuando, asomada a la barandilla de la azotea, veía caer sobre el césped y las hortensias las flores azules de la jacaranda. No sabré explicarlo, nunca me he sentido «tan en casa» como cuando vivía en la casa de mi abuelo con mis padres.[10]

Mercè Rodoreda, Imatges d'infantesa.

El 18 de mayo de 1913, con solo cinco años, actuó por primera vez en una obra de teatro con el papel de la niña Ketty de la obra El misterioso Jimmy Samson, en el Teatro Torrent de les Flors. Años más tarde este personaje fue en cierto modo recuperado para el cuento El bany dentro de la obra Vint-i-dos contes.[8]

Durante su infancia leyó sobre todo los autores catalanes clásicos y modernos como Jacinto Verdaguer, Ramón Llull, Joan Maragall, Sagarra y Josep Carner, entre otros, seguramente influida, por el ambiente bohemio que se respiraba en la casa familiar.[9]

El 30 de mayo de 1920 participó en el drama Quince días de reinado en el Colegio Nuestra Señora de Lourdes. En el mismo acto también recitó el poema en catalán La negra.[11]

En 1921, a causa de la muerte del abuelo materno, Pere Gurguí, su tío Juan se instaló en la casa de la familia y cambió el estilo vida imponiendo austeridad y orden convencional. Mercè Rodoreda lo tenía idealizado ya desde las cartas que había recibido anteriormente y acabó casándose a los veinte años,[12]

Juventud (1921-1939)

Después de la boda, el matrimonio viajó a París en viaje de boda, y luego se instaló en una casa de la calle Zaragoza en Barcelona. Su marido había ido a Argentina de muy joven y había vuelto con una pequeña fortuna.[13]

El 23 de julio de 1929 nació su único hijo, Jordi Gurguí y Rodoreda. A partir de este momento, Mercè Rodoreda empezó a hacer pruebas literarias para lograr liberarse de la dependencia económica y social que le suponía la monótona vida de casada. Fue así como empezó a concebir la escritura como un oficio.[14] Entretanto, fue proclamada la Segunda República.

Segunda República

En 1931, Mercè Rodoreda empezó a recibir clases en el Liceo Dalmau donde mejoró su conocimiento de la lengua en manos del pedagogo y lingüista Delfí Dalmau i Gener, que le influyó enormemente y le estimuló a formarse, entre ambos surgió un gran vínculo de amistad.[16]

En el año 1932, se publicó la primera novela de Mercè Rodoreda, en la editorial Catalonia, titulada Sóc una dona honrada? -¿Soy una mujer honrada?- y también algunos cuentos para varios diarios. La obra pasó casi desapercibida hasta que optó al Premio Joan Crexells del año 1933, aunque el ganador de aquel año fue Carles Soldevila.[17]

El 1 de octubre de 1933 inició su carrera periodística en la revista semanal de Clarisme donde publicó veinticuatro contribuciones: cinco prosas sobre cultura tradicional, trece entrevistas, dos reseñas, un cuento y tres comentarios de temática político-cultural, musical y cinematográfico.[16]

En la primavera de 1934, Mercè Rodoreda publicó su segunda obra Del que hom no pot fugir, en las ediciones de la revista Clarisme.[19]

Después de escribir esta segunda obra, Joan Puig i Ferreter, director de Ediciones Proa, la visitó y se interesó para publicarle su próxima obra:Un día en la vida d'un home, publicada en el otoño de ese mismo año.[20]

Desde 1935 hasta 1939, publicó un total de dieciséis cuentos infantiles en el periódico La Publicitat, en la sección Un rato con los niños.[14]

Le fue editada en 1936 su cuarta novela Crim (Crimen). Posteriormente Rodoreda rechazaría esta novela junto con las otras tres anteriores por considerarlas fruto de la inexperiencia.[22]

Guerra civil

Al iniciarse la Guerra Civil española, Rodoreda colaboró con el cargo de corrector de catalán en el Comisariado de propaganda de la Generalidad. En este ambiente conoció escritores de la época como Aurora Bertrana y Maria Teresa Vernet, y estableció lazos de amistad con Susina Amat, Julieta Franquesa, Anna Murià y Carme Manrubia.[12]

El Premio Joan Crexells del año 1937 se otorgó a Mercè Rodoreda por su obra aún no publicada Aloma.[24]

En el año 1938, fue publicada por la Institución de las Letras Catalanas la quinta novela de Mercè Rodoreda titulada Aloma. Esta fue la primera obra que Rodoreda aceptó como obra suya, aunque posteriormente la reformó y publicó de nuevo. El mismo año, en representación del PEN Club de Cataluña, viajó junto con el escritor catalán Francesc Trabal, y leyó una bienvenida escrita por Carles Riba en el congreso internacional del PEN club en Praga.[12]

Exilio (1939-1972)

El 23 de enero de 1939 se exilió a Francia, Rodoreda creía que el exilio sería por poco tiempo y dejó a su hijo a cargo de su madre.[27]

Terminó la guerra, y tuvimos que salir de España. Yo, no por nada, porque yo nunca había hecho política, pero el hecho de haber escrito en catalán, y por haber colaborado en revistas, digamos «de izquierdas», etcétera, etcétera. Y aconsejada por mi madre, me fui pensando que al paso de tres, cuatro o cinco meses volvería a mi casa, pero luego se fue eternizando.[26]

Mercè Rodoreda en la entrevista A fondo (1981).

Roissy-en-Brie

Se instaló en los arrabales de París a finales de febrero y a principios de abril se trasladó a Roissy-en-Brie, una localidad cercana al este de la capital donde se instaló en el castillo de Roissy-en-Brie, una construcción del siglo XVIII, que se ofrecía para refugiar a escritores.[25]

En Roissy-en-Brie surgieron varias relaciones amorosas, una de ellas fue entre Mercè Rodoreda y Joan Prat i Esteve, más conocido con el seudónimo de Armand Obiols. El problema en el castillo surgió porque Armand Obiols estaba casado con la hermana de Francesc Trabal y tenían un hijo en común que se había quedado en Barcelona junto con su madre.[27]

Huida de los nazis

El puente de Beaugency.

Mercè Rodoreda, junto con otros escritores que aún se refugiaban en Francia, tuvo que huir de París, a mediados de junio de 1940, por el avance de los soldados alemanes que iban en dirección a Orleans por la vía de Artenay. Josep Maria Esverd pudo conseguir una camioneta para huir de Francia, sin embargo, al día siguiente fue requisada por las tropas francesas.[27]

Entonces, iniciamos la retirada a pie durante tres semanas. Unas tres semanas huyendo de los nazis y caminando por las carreteras francesas [...] Pasamos por un puente a Beaugency que lo estaban minando los artilleros franceses. Era una tarde con un cielo muy oscuro y muy bajo. Comenzaron a bombardear el puente, los alemanes, con unos estukes que daban miedo, y se veían los rosarios de bombas como caían y explotaban allí cerca. [...] Había muertos sobre el puente. Algo terrible! Entonces, nos dirigimos a Orleans, pensando que podríamos allí descansar un día o dos, pero cuando llegamos a las vistas de Orleans ... Orleans estaba en llamas, porque acababan de bombardearla. Fue entonces cuando dormimos en una casa de campo que olía a carne pasada y vino agrio, se notaba que había pasado mucha gente por esa casa; y dormimos allí toda la noche viendo desde las ventanas Orleans ardiendo.[31]

Mercè Rodoreda en la entrevista A fondo (1981)

Durante doce días se resguardaron en una granja hasta la firma del armisticio del 22 de junio de 1940, después de haber atravesado el Loira a través de la localidad de Meung-sur-Loire que se encontraba totalmente destruida. De allí viajaron aún más al sur hasta establecerse esta vez en Limoges.[27]

Limoges-Burdeos

En Limoges, se instaló en una habitación en el número 12 de la calle de las Hijas de Nôtre Dame. Fueron unos años duros para la autora, pues el 5 de junio de 1941 su compañero sentimental Armand Obiols fue detenido, y se quedó sola hasta octubre de ese mismo año.[32]

Durante los meses posteriores, la relación entre Mercè Rodoreda y Armand Oriols fue sobre todo a distancia, y solo esporádicamente se pudieron ver en persona. No fue hasta finales de agosto de 1943, que Rodoreda se trasladó al número 43 de la calle Chauffor de Burdeos donde se reencontró con su amante. En Burdeos vivió momentos muy duros y se dedicó a la costura, según palabras suyas, «hasta el embrutecimiento» en un almacén durante gran parte del día, un trabajo que no le dejaba tiempo para escribir.[32]

He hecho blusas de confección a nueve francos y he pasado mucha hambre. He conocido gente muy interesante y el abrigo que llevo es herencia de una judía rusa que se suicidó con veronal. En Limoges se quedaron con un ovario mío, pero lo que no dejaré en Francia será mi energía y mi juventud, hasta cincuenta años pienso conservar un cierto genre fregate[...] Y, sobre todo, quiero escribir, necesito escribir, nada me da tanto placer desde que vine al mundo, como un libro mío recién editado y con olor a tinta fresca. Lamento no haberme ido con vosotros, me habría sentido más acompañada, habría trabajado, me pesan todos estos años inútiles, desmoralizadores, pero me vengaré. Haré que sean útiles, estimulantes, que tiemblen mis enemigos. A la menor ocasión volveré a hacer una entrada de caballo siciliano. No habrá quien me pare.[33]

Mercè Rodoreda, Extracto de la carta a Anna Murià ( Burdeos, 19 de diciembre de 1945)

París

El regreso a París tuvo lugar en septiembre de 1946 cuando Rodoreda y Armand Obiols se trasladaron a la casa de Rafael Tasis i Marca en el exilio, que se encontraba en el número 9 de la calle Coëtlogon. Poco tiempo después, la pareja se trasladó a la sexta planta del número 21 de la calle Cherche-Midi, muy cerca de la zona residencial de Saint-Germain-des-Prés, que era un lugar de reunión para muchos intelectuales del momento. Este fue su hogar durante ocho años y, de hecho, no se desligó totalmente hasta el año 1977.[32]

A principios de 1947, pudo dejar el trabajo de costurera para pasar a trabajar otra vez como colaboradora en la Revista de Catalunya. Aparte de publicar durante ese año narraciones en las diversas ediciones de la revista, también pudo publicar algunas en Chile y México.[34]

En Los Juegos Florales de la Lengua Catalana celebrados en Londres en 1947, ganó su primera Flor Natural con seis sonetos: Rosa, Amor novell, Adam i Eva, Ocell y dos sonetos más sin título.[37] Ese mismo año visitó Barcelona por primera vez después de su exilio.

En el año 1951, interesada por las obras de pintores como Pablo Picasso, Paul Klee y Joan Miró , hizo algunas creaciones propias, en una carta a Armand Obiols del año 1954, explica que ya tiene un «estilo y un mundo» en la pintura, sin embargo reconoce que su lugar se encuentra en la escritura.[38]

Ginebra

En el año 1954, Mercè Rodoreda y Armand Obiols se trasladaron a un apartamento de la calle Violet, en un barrio burgués de la ciudad de Ginebra. En esta ciudad, siempre se sintió exiliada, incluso, reconoció que Ginebra «es una ciudad muy aburrida, apta para escribir».[13]

Vivo en un estudio muy bonito, sobre un parque, con una casa de siete pisos por delante, pero bastante lejos. En un lado se ve parte de un lago, y por el otro, el Salève. Vista desde mi terraza, es una montaña bastante fea, porque tiene muchos trozos pelados y parece que esté enferma. Cuando el día está claro, veo la cima del Mont Blanc.[40]

Mercè Rodoreda, Entrevista por Baltasar Porcel a Mercè Rodoreda (1972)

En el año 1956, ganó el Premio de Ensayo Joan Maragall con Tres sonets i una cançó que será publicado en el suplemento literario la Gaceta de Letras de La Nova Revista.[13]

En 1958 se publica el libro de cuentos escritos bajo el nombre de Vint-i-dos contes que un año antes había recibido el prestigioso Premio Víctor Catalán.[44]

Durante la larga estancia en Ginebra y por su afición a las plantas, creó un primer jardín que más adelante repetiría en Romanyá de la Selva. El gran volumen de flores que la rodeaban le sirvió de inspiración para empezar a retratar las flores que acabarían conformando Flors de debò dentro de Viatges i Flors, junto con los viajes que redactaría en Romanyá; este libro no fue publicado hasta el año 1980.[39]

La perla del Llac fue el título de una novela potencial de la autora que quedó incompleta, y se encuentra en el archivo del Instituto de Estudios Catalanes. El título es el nombre de un restaurante a orillas del Lago Léman en un rincón de Ginebra que Mercè Rodoreda frecuentaba. Era un emplazamiento cerca del edificio de las Naciones Unidas donde la autora comía habitualmente, y desde donde ella gozaba de una gran vista en los comedores de los pisos superiores.[45]

En el 1958, presentó Una mica d'història en el Premio Joanot Martorell, aunque no ganó, pues el ganador fue Ricard Salvat con Animals destructors de lleis; sin embargo, esta novela fue publicada en 1967 esta vez con el título de Jardí vora el mar.[13]

Fue en esta ciudad en la que escribió (1960) su obra más aclamada, La plaça del diamant ( La plaza del diamante), considerada como la novela más importante de la narrativa catalana de la posguerra. Ambientada en el barrio barcelonés de Gràcia, la novela narra la historia de Colometa, una mujer como tantas otras a la que la guerra civil destroza la vida y las esperanzas. La plaça del diamant es a la vez una novela histórica, psicológica y costumbrista. La empezó a escribir en 1959 con el nombre de Colometa, aunque en 1962 sería publicada ya con su nombre conocido La Plaza del Diamante por el Club dels Novel·listes.[48]

Explicar la génesis de La plaza del Diamante quizás sería interesante, pero ¿es que se puede explicar cómo se forma una novela, qué impulsos la provocan, qué voluntad tan fuerte consigue que se continúe, que se haya de terminar con lucha lo que se ha empezado fácilmente? ¿Decir que la fui pensando en Ginebra mirando la montaña del Salève o paseando por La Perla del Lago, bastaría? [...] La escribí febrilmente, como si cada día de trabajo fuera el último de mi vida. Trabajaba cegada; corregía por la tarde lo que había escrito por la mañana, procurando que, a pesar de las prisas con que escribía, el caballo no se me desbocará, aguantando bien las riendas para que no se desviara del camino. [...] Fue una época de una gran tensión nerviosa, que me dejó medio enferma.[45]

Mercè Rodoreda, Prólogo de La plaça del Diamant (26a edición)

En el año 1965, Rodoreda hizo los primeros pasos en la publicación de sus Obras Completas tras una petición de Joaquim Molas para llevarlo a cabo, sin embargo, no serían publicadas en Ediciones 62 hasta el año 1977. La obra no incluyó ninguna de sus primeras cuatro obras (Soy una mujer honrada?, De lo que no se puede huir, Un día en la vida de un hombre y Crimen) porque consideraba que eran fruto de su inexperiencia y aceptó reescribir Aloma para adecuarla al nivel de su obra actual, y que sería reeditada en el año 1969.[49]

Desde 1970 su obra empezó a ser traducida a otros idiomas, aunque su primera obra traducida fue La plaza del Diamante en español el año 1965.[50]

El senyal (referencia a Demian de Hermann Hesse), chalé de Romanyá de la Selva donde Rodoreda vivió de 1972 a 1980 y escribió sus últimas obras. (mapa).

Romanyá de la Selva (1972-1983)

El año 1972 volvió a Cataluña, después de la muerte de su amante en Viena.[51]

Allí completó su novela más ambiciosa, Mirall trencat ( Espejo roto), que había empezado en Ginebra años atrás, esta obra está considerada como la más perfecta de la escritora y se publicó el año 1974. También escribió allí el conjunto de cuentos Viatges i flors (Viajes y flores, 1980) y la novela, Quanta, quanta guerra...,[53]

Igualmente, Rodoreda abandonó el chalé de Manrubia en el cual había producido sus tres últimas obras y se trasladó en un pequeño chalé que se había podido construir en Romanyá mismo, al lado del de Manrubia.[55]

En 1979, escribió la comedia teatral El Maniquí que fue estrenada el mismo año por la compañía Bruixes de Dol en el Festival Internacional de Teatro de Sitges dirigida por Aracel·le Bruch.[53]

En el año 1982, escribió unos artículos biográficos publicados en la revista Serra d'Or, titulados Fitxers d'infantesa, también empezó a escribir La mort i la primavera[49]

Muerte

Tumba de Mercè Rodoreda en el cementerio de Romanyá.

Finalmente, Rodoreda murió en Gerona, a los 75 años de edad, víctima de un cáncer en 1983.[57]

La muerte huyó por el corazón y cuando
ya no tuve la muerte dentro
me morí.[57]

Mercè Rodoreda, La mort i la primavera

La capilla ardiente fue instalada en el Palau Solterra del departamento de Cultura de la Generalidad de Cataluña y por voluntad propia, fue enterrada en el cementerio de Romanyá de la Selva, en un sepelio multitudinario, al cual asistieron muchos compañeros de profesión y otras personalidades del momento.[49]

Querido, estas cosas son la vida.[57]

Mercè Rodoreda, Prólogo de la La plaza del Diamante.
Other Languages
Afrikaans: Mercè Rodoreda
aragonés: Mercè Rodoreda
asturianu: Mercè Rodoreda
беларуская: Мерсэ Радарэда
беларуская (тарашкевіца)‎: Мэрсэ Радарэда
čeština: Mercè Rodoreda
Ελληνικά: Μερσέ Ροδορέδα
emiliàn e rumagnòl: Mercè Rodoreda
Esperanto: Mercè Rodoreda
estremeñu: Mercè Rodoreda
français: Mercè Rodoreda
Fiji Hindi: Mercè Rodoreda
hrvatski: Mercè Rodoreda
íslenska: Mercè Rodoreda
italiano: Mercè Rodoreda
Mirandés: Mercè Rodoreda
Nederlands: Mercè Rodoreda
norsk bokmål: Mercè Rodoreda
português: Mercè Rodoreda
română: Mercè Rodoreda
Simple English: Mercè Rodoreda
slovenčina: Mercè Rodoreda
slovenščina: Mercè Rodoreda
Türkçe: Mercè Rodoreda
українська: Мерсе Родореда