Memoria (proceso)

La memoria es una función del cerebro que permite al organismo codificar, almacenar y recuperar la información del pasado.[1] Algunas teorías afirman que surge como resultado de las conexiones sinápticas repetitivas entre las neuronas, lo que crea redes neuronales (la llamada potenciación a largo plazo) [ cita requerida].

Experimento de memoria espacial en ratones.

La memoria permite retener experiencias pasadas y, según el alcance temporal, se clasifica convencionalmente en: memoria a corto plazo (consecuencia de la simple excitación de la sinapsis para reforzarla o sensibilizarla transitoriamente), memoria a mediano plazo y memoria a largo plazo (consecuencia de un reforzamiento permanente de la sinapsis gracias a la activación de ciertos genes y a la síntesis de las proteínas correspondientes). El hipocampo es una estructura del cerebro relacionada a la memoria y aprendizaje. Un ejemplo que sustenta lo antes mencionado es la enfermedad de alzheimer que ataca las neuronas del hipocampo lo que causa que la persona vaya perdiendo memoria y no recuerde en muchas ocasiones ni a sus familiares.

En términos prácticos, la memoria (o, mejor, los recuerdos) es la expresión de que ha ocurrido un aprendizaje. De ahí que los procesos de memoria y de aprendizaje sean difíciles de estudiar por separado.

El estudio de la memoria suele centrarse sobre todo en los homínidos, puesto que estos presentan la estructura cerebral más compleja de la escala evolutiva. No obstante, el estudio de la memoria en otras especies también es importante, no sólo para hallar diferencias neuroanatómicas y funcionales, sino también para descubrir semejanzas. Los estudios con animales suelen realizarse también para descubrir la evolución de las capacidades mnésicas y para experimentos donde no es posible, por ética, trabajar con seres humanos. De hecho, los animales con un sistema nervioso simple tienen la capacidad de adquirir conocimiento sobre el mundo, y crear recuerdos. Por supuesto, esta capacidad alcanza su máxima expresión en los seres humanos.[2]

El cerebro humano de un individuo adulto estándar contiene unos 100 000 millones de neuronas y unos 100 billones de interconexiones ( sinapsis) entre estas.[5]

No existe un único lugar físico para la memoria en nuestro cerebro.[6] La memoria está diseminada por distintas localizaciones especializadas. Mientras en algunas regiones del córtex temporal están almacenados los recuerdos de nuestra más tierna infancia, el significado de las palabras se guarda en la región central del hemisferio derecho y los datos de aprendizaje en el córtex parieto-temporal. Los lóbulos frontales se dedican a organizar la percepción y el pensamiento. Muchos de nuestros automatismos están almacenados en el cerebelo.

Los primeros estudios sobre la memoria comenzaron en el campo de la filosofía, e incluían las técnicas para mejorar la memoria. A finales del siglo XIX y principios del XX, la memoria pasó a ser el paradigma por excelencia de la psicología cognitiva. En las últimas décadas se ha convertido en uno de los principales pilares de una rama de la ciencia conocida como neurociencia cognitiva, un nexo interdisciplinario entre la psicología cognitiva y la neurociencia.

Historia

Esquema de los varios tipos de memoria como género literario

El psicólogo William James ( 1890) fue el primero en hacer una distinción formal entre memoria primaria y memoria secundaria (memoria a corto y memoria a largo plazo, respectivamente). Esta distinción reside en el centro del influyente modelo de almacenamiento múltiple de Atkinson y Shiffrin ( 1968). [7]

En general, se considera que Hermann Ebbinghaus ( 1885) fue el pionero en el estudio experimental de la memoria, al haberse utilizado a sí mismo para estudiar fenómenos básicos tales como las curvas de aprendizaje y del olvido e inventar sílabas sin sentido para dicho propósito.

Durante gran parte de la primera mitad del siglo XX, la memoria no constituyó un tema respetable para los psicólogos experimentales, lo que refleja el dominio del conductismo. Sin embargo, algunos conductictas —en particular, los estadounidenses— estudiaron la llamada conducta verbal utilizando el aprendizaje de pares asociados, en el cual se representan pares de palabras no relacionadas, donde el primer miembro del par representa el estímulo y el segundo la respuesta.

Este enfoque asociacionista hizo que el estudio de la memoria tuviera una posición firme dentro del marco conceptual conductista, y que desde entonces se le observa de manera más clara en la teoría de interferencia, que es una de las principales teorías del olvido.

Desde la revolución cognoscitiva que tuvo lugar en la década de 1950, la memoria se ha vuelto un tema integral dentro del enfoque del procesamiento de información, cuyo núcleo es la analogía con la computadora.

Other Languages
অসমীয়া: স্মৃতি শক্তি
Aymar aru: Amuyu
azərbaycanca: Yaddaş (psixologiya)
башҡортса: Хәтер
беларуская: Памяць
беларуская (тарашкевіца)‎: Памяць
български: Памет
čeština: Paměť
dansk: Hukommelse
Deutsch: Gedächtnis
Ελληνικά: Μνήμη
English: Memory
Esperanto: Memoro
eesti: Mälu
euskara: Oroimen
suomi: Muisti
Gaeilge: Cuimhne
galego: Memoria
Avañe'ẽ: Mandu'a
עברית: זיכרון
hrvatski: Pamćenje
magyar: Emlékezet
Հայերեն: Հիշողություն
interlingua: Memoria
Bahasa Indonesia: Ingatan
íslenska: Minni
italiano: Memoria
日本語: 記憶
ქართული: მეხსიერება
қазақша: Ес
ಕನ್ನಡ: ನೆನಪು
한국어: 기억
Kurdî: Bîrkan
Кыргызча: Эс
Latina: Memoria
lietuvių: Atmintis
latviešu: Atmiņa
മലയാളം: ഓർമ്മ
Mirandés: Mimória
မြန်မာဘာသာ: မှတ်ဉာဏ်
مازِرونی: حافظه
नेपाल भाषा: लुमन्ति
norsk bokmål: Hukommelse
português: Memória
Runa Simi: Yuyay
română: Memorie
русский: Память
sicilianu: Ricordiu
srpskohrvatski / српскохрватски: Pamćenje
Simple English: Memory
slovenščina: Spomin
shqip: Kujtesa
српски / srpski: Памћење
svenska: Minne
Tagalog: Alaala
Türkçe: Bellek
українська: Пам'ять
Tiếng Việt: Trí nhớ
Winaray: Memorya
ייִדיש: זכרון
中文: 記憶
Bân-lâm-gú: Kì-ek