Melusina

El descubrimiento del Secreto de Melusina, de Le Roman de Mélusine. Es una de las dieciséis pinturas hechas hacia 1410 por Guillebert de Mets (n. 1390 ó 1391 - f. después de 1436). La original se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia.

Melusina es un hada de la literatura medieval francesa, obra de Jean D´Arras, Couldrette y Thiiring von Ringoltingen, quienes recopilaron una serie de cuentos y narraciones populares ambientadas en la corte del rey Arturo.[n. 1]

Constituye el paradigma que lleva su nombre, el hada melusiniana, la cual abandona su mundo feérico para unirse a un hombre y compartir con él su vida, su fortuna y ser la madre de sus hijos, a cambio únicamente de respetar una promesa. Respeto que generalmente no se mantiene.

Melusina ha inspirado multitud de cuadros, sobre todo en su forma feérica de mujer serpiente, pero también esculturas, canciones y poemas.

Historia

Jean D´Arras creó a este personaje en su obra Mélusine (1392). El fin perseguido era emparentar a los duques de Lusignan con un gran antepasado, en este caso un hada. Algunos años después, entre 1401 y 1405, el librero conocido únicamente por Couldrette publicó La Noble Historia de Lusignan o La historia de Melusina en prosa, ampliando la obra de D'Arras.[n. 2]

Nacimiento

Melusina era la hija mayor del rey Elinás, soberano de Albión, topónimo traducido habitualmente por Reino blanco y ubicado en Escocia.[2]

Hada amante

Cuando las niñas crecieron en la que después sería última morada del rey Arturo usaron sus poderes de hadas y decidieron encerrar a su padre en la montaña mágica de Northumberland. Persina las acusa entonces de ser unas malas hijas, además de no mostrar compasión alguna.[4] para dificultar la búsqueda de marido el sortilegio de su madre contenía una segunda condena:

Tú Melusina que eres la más mayor, la más sabia y la culpable, por este encantamiento te convertirás en serpiente todos los sábados de cintura para abajo (....)

Melusina terminó encontrando a Raimondino, hijo del conde de Forez, en lo profundo de un bosque cuando ella iba ricamente vestida y en compañía de otras dos hadas. La mujer sujetó el caballo del muchacho con decisión y se dirigió a él sin ocultar en ningún momento su atractivo, su riqueza y sus deseos de formar una familia. Solo puso una condición: no ser vista nunca en sábado, cuando sufría su transformación corporal.[5]

El incumplimiento del pacto

El hada cumplió con su parte y del matrimonio nacieron diez hijos, todos con alguna deformación.[1]

El descubrimiento no supuso el final del matrimonio, si le resultó muy doloroso al marido, pero siguieron juntos hasta que uno de los hijos quemó un convento y causó la muerte de varias personas. Llevado por la ira, Raimondin no guardó más el secreto y culpó a su mujer del hecho, achacándola el comportamiento del hijo a su naturaleza serpentiforme. Tras ese arrebato, Melusina abandonó el hogar y su marido para siempre, pero siguió volviendo al castillo para amantar a sus hijos pequeños, así ellos también disfrutaron de su magnífica leche y crecieron igual de bien formados que sus hermanos.[4]

Other Languages
brezhoneg: Mélusine
català: Melusina
Deutsch: Melusine
English: Melusine
Esperanto: Meluzino
français: Mélusine (fée)
Bahasa Indonesia: Melusina
italiano: Melusina
Latina: Melusina
Lëtzebuergesch: Melusina
Nederlands: Melusine
polski: Meluzyna
português: Melusina
română: Melusina
русский: Мелюзина
svenska: Melusina
Tagalog: Melusina
Türkçe: Melusine